La crisis global de microchips retira la versión más barata del Volkswagen ID.3 del mercado alemán hasta 2022

La crisis global de microchips retira la versión más barata del Volkswagen ID.3 del mercado alemán hasta 2022
5 comentarios

La escasez de semiconductores está retrasando la fabricación y la llegada de muchos nuevos modelos; el último en caer (de momento en Alemania) ha sido la versión Pure, con batería de 45 kW, del Volkswagen ID.3, así como el Volkswagen Golf TSI de 90 CV, que ya no se pueden pedir

Según informan medios alemanes, Volkswagen ha tomado esta decisión debido a los cuellos de botella en el suministro de semiconductores, y apunta que no será hasta el año que viene cuando se puedan realizar nuevos pedidos.

2022 como horizonte de posible mejora

Id3

La compañía ha explicado que se trata de una medida temporal que no afectará a los modelos que ya se han pedido, pero para los nuevos habrá que esperar a 2022.

Aunque el caso del Golf TSI no es un gran problema, ya que "solo alrededor del 2-3% de los compradores del Golf optan por el modelo básico", el popular coche eléctrico con la batería más pequeña (y 330 km de autonomía)  supone hasta 25 % de la demanda.

Aún así, la firma saca un mayor margen de beneficio con versiones más equipadas, y la versión de acceso ha sido la primera en caer ante esta crisis global.

El ID.3 se fabrica en la planta alemana de Dresde desde principios de 2021 y en la renovada Zwickau, en Baja Sajonia, desde finales de 2019. El hardware y el software, sin embargo se montan en Brunswick, junto al paquete de baterías.

Los cuellos de botella obligan a los fabricantes a priorizar los mercados de mayor demanda, y en este caso podría favorecer a mercados tan potentes como Noruega en detrimento de Alemania.

En España, por el momento la versión de entrada del coche eléctrico se puede configurar, aunque es posible que las entregas lleven cierto retraso.

Chip

La mayoría de los analistas ven que la escasez se resolverá para finales de 2021, pero eso supondrá que durante todo 2022, como mínimo, la situación vaya normalizándose. Los pronósticos más pesimistas apuntan a que aún durará años.

Toyota, el mayor fabricante de coches por volumen de ventas, tendrá que reducir la producción global en septiembre un 40 %; una situación que aumentará la escasez de modelos y hará que suban los precios.

En Motorpasión | El día que el Ejército de Estados Unidos liberó la primera fábrica de Volkswagen y nació Wolfsburg tal y como la conocemos

Temas
Inicio