Compartir
Publicidad

El día que Albert Einstein 'condujo' un coche a través de las nubes sin tener carnet

El día que Albert Einstein 'condujo' un coche a través de las nubes sin tener carnet
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dicen que Albert Einstein nunca aprendió a conducir, pues le resultaba demasiado complicado y prefería andar. El genio del siglo XX no descubrió cómo hacer a los coches volar, pero unas imágenes que datan de 1931 y recientemente descubiertas nos muestran a Eistein junto a Elsa, su mujer, conduciendo lo que parece ser un Ford Model T por las alturas.

La relatividad hace andar tu coche

87 años después de que las imágenes fueran grabadas, se han exhibido en Nueva York, mostrando una faceta bastante divertida del premio Nobel. Aquel 3 de febrero de 1931 Hollywood quiso demostrar al físico sus propios 'principios' de la relatividad y visitó los estudios de Warner Bros en California junto a Elsa.

Allí les convencieron para ponerse al volante de un coche, aunque no tuviera el permiso de conducir, para que experimentara los efectos especiales de los que eran capaces en la época. Un artículo del New York Times asegura que la grabación original fue destruida y la única copia fue entregada a Einsten.

Sin embargo, una estudiante del Lincoln Center encontró hace poco esta película de 35 mm, guardada entre viejas cajas de películas caseras, y milagrosamente, en buenas condiciones.

Albert Einstein

A pesar de que Einstein no sabía conducir, un estudio científico de la Universidad de Helsinki titulado como 'Relativity and the Lead-Acid Battery' afirma que sin la teoría de la relatividad, las baterías de plomo-ácido que se encuentran bajo el capó de los coches no podrían hacen funcionar el motor, pues los efectos de esta fórmula (cualquier cosa que dependa de la velocidad de la luz) producen el 80-85 % del voltaje de estas baterías.

Sin relatividad, argumentan los autores, el plomo actuaría más como estaño, que está justo encima de él en la tabla periódica y que tiene el mismo número de electrones (cuatro), produciendo un voltaje insuficiente para ser práctico.

Si te interesa, este artículo publicado en la revista científica Physics desentraña el trabajo de los científicos que relacionaron estas dos esferas.

El genio del siglo XX sigue siendo una caja de sorpresas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio