¿Cancelado? El Toyota GR Super Sport puede que no vea nunca la calle por culpa de un accidente

¿Cancelado? El Toyota GR Super Sport puede que no vea nunca la calle por culpa de un accidente
1 comentario

El desarrollo de la versión de calle del hiperdeportivo de Toyota, el GR Super Sport, podría haber sido cancelado tras un grave accidente ocurrido durante las pruebas. Al parecer, uno de los prototipos de 1.000 CV se habría incendiado en el circuito japonés de Fuji Speedway.

Según los medios nipones y Autocar, el programa de desarrollo de la versión de calle podría haber sido cancelado. Sin embargo, esto no afectaría al desarrollo de la versión de competición, el Toyota GR010 que debe participar en las 24 Horas de Le Mans en la nueva categoría de los Hypercar, según indican en Racer.

Y es que Toyota no necesita producir ningún coche de carretera para homologar el GR010 en competición. El GR010 se diseñó de acuerdo con el reglamento técnico para un prototipo de Hypercar, como lo ha hecho también Peugeot con el 9x8, por ejemplo. No se trata de un Hypercar derivado de un modelo de calle, tal y como se había pensado en un primer momento al crear la categoría Hypercar.

Un GR010 de calle, aunque no fuese obligatorio para su homologación FIA

Toyota GR010

Es verdad que el GR Super Sport se anunció en 2018, cuando la normativa de Le Mans para el Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA exigía a los fabricantes que basaran los coche de carrera en coches homologados para uso en carretera. Sin embargo, las nuevas normas eliminaron la necesidad de producir una versión de calle.

Aún así, Toyota se comprometió a producir el GR010 como un modelo halo en serie muy limitada, al estilo del añorado Lexus LFA. Estaba previsto que el GR Super Sport estuviera impulsado por una versión adaptada a la carretera del actual propulsor TS050 Hybrid, un motor híbrido V6 biturbo de 2.4 litros.

Toyota GR010

Más allá de la cifra de potencia de 1.000 CV y que se vendería bajo la forma de un coupé, Toyota nunca desveló más información acerca del coche o de su cadena cinemática, como el número de motores eléctricos o la capacidad de la batería. Tampoco mencionó el precio aproximativo o cuántas unidades preveían fabricar.

De hecho, Toyota estaba todavía en la fase prospectiva para determinar todas esas y otras variables. Recientemente, Toyota había tanteado a los posibles clientes con una encuesta en la que se les preguntaba qué coches poseían y pensaban comprar, si eran propietarios de un Toyota 2000GT o un Lexus LFA o si conducían habitualmente en circuitos y tenían licencia de alguna federación de automovilismo.

En Motorpasión | Probamos el Porsche Taycan Cross Turismo: el silencio y la contundencia de un coche eléctrico que ahora se atreve incluso con algo de campo

Temas
Inicio