Compartir
Publicidad

Tesla sube un 20 % el precio del Model S y el Model X en China obligada por la guerra tarifaria

Tesla sube un 20 % el precio del Model S y el Model X en China obligada por la guerra tarifaria
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La guerra comercial entre Estados Unidos y China, que 'no era una guerra comercial', en palabras de Donald Trump, se acaba de hacer efectiva. Según informa la cabecera económica Asian Review Tesla ha aumentado los precios del Model X y del Model S en un 20 % en China, donde se ha aplicado un impuesto 'de venganza' sobre los coches importados de Estados Unidos.

Las consecuencias del embiste proteccionista: coches más caros

Musk Y Trump

Los impuestos de importación de productos chinos en Estados Unidos han encontrado respuesta en aranceles, por parte del Gobierno de Pekín, sobre bienes estadounidenses, muy a pesar de Elon Musk. La configuración de menor precio del Model S en China alcanza alrededor de 127.000 dólares, de los 107.000 dólares que costaba inicialmente.

Una buena subida que enmarcará aún más los modelos Tesla en el mercado de coches premium, relegándolos a la élite del país.

Ante esta guerra comercial, el CEO de Tesla se ha mostrado últimamente muy en sintonía con el plan de Trump de introducir impuestos recíprocos en el país asiático.

Unas horas antes de que el presidente republicano hiciera pública su decisión de imponer un 25 % de aranceles a las importaciones de acero y del 10 % a las del aluminio, Elon Musk inició en Twitter un debate acerca de si China y los Estados Unidos deberían tener normativas "igualitarias y justas" en cuanto a la importación de coches. Y añadía: "Por ejemplo, un coche americano que va a China paga un 25% de derechos de importación, pero un coche chino que llega a los Estados Unidos sólo paga un 2,5%, una diferencia de diez veces".

Mientras tanto, Tesla ya tiene en marcha sus planes para establecerse en China, pero hasta entonces, tendrá que seguir aumentando el precio de sus coches en un mercado que representó en 2017 el 3 % de las ventas de vehículos eléctricos de la nación.

Estados Unidos decidió hace unos meses aplicar aranceles a productos chinos por valor de 34.000 millones de dólares; una lista interminable que abarca desde maquinaria, piezas de automóviles, motores hasta aparatos eléctricos y cualquier bien procedente de la industria metalúrgica y automotriz que te puedas imaginar.

Un embiste proteccionista que tiene en vilo a las principales potencias económicas, que responden con más aranceles mientras ven peligrar puestos de trabajo, competitividad y alianzas estratégicas que se han tejido a lo largo de las décadas y que ahora se deshilachan como una fina tela.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio