Tesla le pedía 22.500 dólares por cambiar una batería. Un taller independiente la arregló por 5.000 dólares

Tesla le pedía 22.500 dólares por cambiar una batería. Un taller independiente la arregló por 5.000 dólares
47 comentarios

La batería de un coche eléctrico es el corazón de ese coche. Es cono el motor en un coche de gasolina. Es el elemento más caro y el que marca la diferencia con respecto a marcas y modelos rivales. Y cuando falla fuera de garantía y hay que cambiarla, la factura puede ser épica. Especialmente cuando solo se puede arreglar en un taller oficial de la marca.

El último ejemplo de esta situación nos la da el youtuber Tyler Hoover (Hoovie's Garage) que, como siempre hace, se compró un coche usado en mal estado. En este un Tesla Model S P 85 que al cabo de un tiempo solo tenía una autonomía máxima de unos 80 km. Tesla le pidió 22.500 dólares por cambiar toda la batería.

Así, al más puro estilo del mundillo de Youtube colaboró con otro youtuber, Rich (Benoit) Rebuilds, para que éste -o más bien su taller, Rich Rebuilds' Electrified Garage- arreglase la batería del Tesla. El matiz es importante, pues el equipo de Rich no le cambió la batería sino que cambió dos módulos de celdas de la batería. Estos eran los responsables del fallo generalizado.

Cada módulo costó 1.500 dólares, más la mano de obra, pruebas y líquidos de refrigeración y demás, la factura total subió a 5.000 dólares. Al final, se quedó muy lejos de los más de 22.000 dólares que le pedían en Tesla.

Es llamativo, por supuesto, y ya sabemos que los talleres oficiales son más caros que los independientes. Ya sea en el caso de un Renault o de un Ferrari, el independiente siempre será más barato para un resultado, en principio, como mínimo similar al del taller oficial.

Tesla Bateria 22500 Dolares

Sin embargo, este vídeo pone el acento sobre una realidad propia de Tesla y casi inusitada en el automóvil. Tesla no deja que ningún taller independiente toque sus coches, salvo en el caso de los planchistas autorizados. Y no es la publicación de un manual de mantenimiento básico (cambiar el líquido del limpiaparabrisas, comprobar la presión del neumático o instalr un portamatrículas) para el Model 3 que va a cambiar la cosa.

El derecho a reparar lo que uno ha comprado

Es especialmente cierto en Estados Unidos donde para arreglar un Tesla hay que pasar por un centro oficia sí o sí. Con una excepción, en el estado de Massachusetts donde, legalmente, ninguna marca puede obligar a un cliente a pasar por su taller.

De hecho, el éxito de Rich Benoit viene de ese simple hecho: al residir en Massachusetts, Benoit pudo arreglar y salvar varios Tesla. Lo fue documentando en Youtube y de ahí empezaron a llover peticiones para arreglar Teslas. No sin tener que superar las trabas que le puso la marca de todos modos.

Tesla Bateria 22500 Dolares

Que la ley esté de tu parte no significa que Tesla se lo ponga fácil. Por ejemplo, se puede negar a vender determinados recambios, las herramientas específicas o bien los software de análisis para la batería. Y sin eso, por mucho que la ley esté de tu parte, no se podrá arreglar un coche.

Es algo que también se aprecia en la electrónica de consumo. No se cambia una pantalla rota, se cambia la mitad del móvil. No se cambia o arregla una batería defectuosa, sencillamente se proporciona un teléfono nuevo.

Si bien ese intento de control por parte de las marcas ya no se puede dar a nivel legal en Europa (al menos, en teoría) , sí es posible en Estados Unidos.

De ahí que surgiera la iniciativa popular Electronics Right to Repair. Tratan de que se promulgue una ley que otorgue a los consumidores el derecho a que su producto se repare y no simplemente se deseche y se le dé uno nuevo pagando como si fuera una reparación de importancia.

Así, si bien la reparación per se es legal y factible, a menudo se prohíbe a los propietarios realizar reparaciones o contratar a técnicos de confianza para que les ayuden debido a las limitaciones que pone el fabricante en cuanto al acceso a materiales de reparación como piezas, herramientas, diagnósticos, documentación y firmware.

En ocasiones, es más efectivo, económico y hasta sostenible arreglar un aparato en lugar de cambiarlo por uno nuevo. Claro, que también implicaría una bajada de la facturación por parte del fabricante.

En Motorpasón | Los coches que odio como mecánico (porque repararlos es un infierno)

Temas
Inicio