Con hidrógeno o con diésel: así es el motor de MAN que promete más de 1.000 CV y un 80% menos de emisiones de CO₂

Con hidrógeno o con diésel: así es el motor de MAN que promete más de 1.000 CV y un 80% menos de emisiones de CO₂
14 comentarios

Mientras entre los turismos ya está definido un futuro de propulsión eléctrica alimentado por baterías, el mundo del transporte pesado se inclina más por aprovechar la fuerza del hidrógeno, bien en la generación de electricidad o utilizándolo directamente como combustible.

En esta última línea, el fabricante MAN acaba de presentar un motor capaz de funcionar indistintamente con hidrógeno o gasóleo. Desarrolla más de 1.000 CV y, según el comunicado de la marca, puede emitir hasta un 80% menos de CO₂.

Con unas modificaciones mínimas

Man Dual Fuel

La base de este motor (que la marca califica como 'dual') es el propulsor  D2862 LE448. Está destinado a usarse en embarcaciones y cuenta con una bancada de doce cilindros en V para desarrollar 1.019 CV de potencia a 2.100 RPM.

Tal y como declaran desde MAN, las únicas modificaciones con respecto al motor original están en la admisión. Un adaptador permite introducir el hidrógeno directamente en la rampa de inyección y de ahí llega hasta las cámaras de cada cilindro.

La combustión se produce del mismo modo en que lo haría utilizando gasóleo, bajo la supervisión de una unidad de control electrónico cuyo software está optimizado para poder utilizar ambos combustibles sin diferencias en el rendimiento.

Man Dual Fuel

Según los cálculos del constructor alemán, cuando el motor combina diésel e hidrógeno es capaz de reducir sus emisiones de CO₂ hasta un 50% de media, llegando puntualmente a reducciones del 80% si sólo utiliza hidrógeno.

Las dos primeras unidades de este motor dual ya están en servicio instaladas en el 'Hydrocat 48', una embarcación de transporte de personas pensada para movilizar trabajadores entre grandes buques y plataformas situadas en alta mar.

Si bien MAN no parece tener previsto traspasar esta tecnología a su rama de camiones, otros constructores como el estadounidense Cummins ya ofertan motorizaciones aptas para funcionar con hidrógeno y otros combustibles. Así pues, parece que los ya llamados 'motores agnósticos' van ganando terreno poco a poco como método para descarbonizar el transporte pesado.

En cambio, entre los automóviles es otra historia bien distinta: sólo Toyota explora esta vía a través de su equipo de competición en el campeonato japonés Super Taikyu.

Temas
Inicio