Publicidad

Taraschi Berardo, un exclusivo y artesanal superdeportivo híbrido enchufable de 420 CV que esconde un BMW i8

Taraschi Berardo, un exclusivo y artesanal superdeportivo híbrido enchufable de 420 CV que esconde un BMW i8
18 comentarios

Este impresionante superdeportivo de traje retro se llama Taraschi Berardo y supone el regreso de la histórica firma italiana de modelos de competición Taraschi. Bajo su escultural fisonomía esconde un BMW i8, por lo que se trata de un híbrido enchufable, aunque en su caso llega a los 420 CV.

El nombre lo toma de Berardo Taraschi, fundador de este fabricante italiano que estuvo en activo entre 1947 y 1961. De hecho ha sido su hijo Tazio Taraschi quien ha decidido devolver a la vida esta firma, en colaboración con 1-Off y Squadra Corse Tarachi, aunque de momento de la mano de este superdeportivo cuya producción será tan exclusiva como limitada.

Y hablando de revivir, también hace lo propio con el BMW i8, pues el deportivo bávaro ha dejado de producirse precisamente este 2020.

Podría llegar hasta los 520 CV

Taraschi Berardo

Este Taraschi Berardo inspira sus formas en el Taraschi Giaur 750 Sport Champion nacido en 1953, pretendiendo ser una reinterpretación moderna de este modelo de carreras. Todos los paneles de su carrocería son de aluminio y han sido concebidos artesanalmente gracias a la colaboración de Quality Cars. No obstante, algunos de sus elementos van en fibra de carbono, como es el caso del difusor trasero.

Con 4,98 metros de largo, 2,0 metros de ancho, 1,30 metros de alto y una batalla de 2,80 metros, sus imponentes formas se asientan en un BMW i8, del que mantiene por ejemplo las puertas de apertura vertical. Pero sobre todo cuenta con su corazón: la conocida mecánica que combina un propulsor gasolina tricilíndrico de 1.5 litros con uno eléctrico.

Taraschi Berardo
Taraschi Berardo

Eso sí, el Taraschi Berardo eleva su potencia hasta los 420 CV por los 374 CV que firmaba el modelo alemán en su actualización. Aunque la firma está valorando configuraciones de mayor entrega que lleguen a los 470 o incluso a los 520 CV. Con estos ingredientes, este superdeportivo promete acelerar desde parado hasta los 100 km/h en 3,9 segundos y una velocidad punta de 280 km/h.

Al acceder al habitáculo nos encontramos con el del i8, aunque se ha rediseñado ligeramente la consola central y está vestido con cuero marrón y apliques en madera. Sin embargo están presentes la instrumentación digital o el display multimedia de 8,8 pulgadas.

En definitiva una locura deportiva en la que presente y pasado se dan la mano y que solo podrán disfrutar unos pocos afortunados.

En Motorpasión | Supercar Owners Circle, visto desde dentro: espectaculares carreras de aceleración con los coches más absurdamente caros

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios