¡De récord! El exclusivo McLaren F1 Creighton Brown se ha subastado por 20,5 millones dólares en Pebble Beach

¡De récord! El exclusivo McLaren F1 Creighton Brown se ha subastado por 20,5 millones dólares en Pebble Beach
8 comentarios

Casi 20,5 millones de dólares: esa ha sido la cifra que ha alcanzado una nueva unidad del legendario McLaren F1 subastada este fin de semana en Pebble Beach, lo que le convierte en uno de los F1 más caros jamás vendidos.

Su precio estimado era de 15 millones de dólares, que ha superado ampliamente llegando finalmente a los 20,46 millones de dólares, lo que al cambio actual se traduce en unos 17,4 millones de euros.

Fue Gooding & Company quien lo puso a disposición del mejor postor en su subasta enmarcada en la Monterey Car Week, celebrada la semana pasada.

McLaren F1 029 Creighton Brown subastado por 20,5 millones de dólares

Se subastó el viernes 13 de agosto, con el mazo bajando por encima de los 20 millones de dólares. Así, este McLaren F1 se ha coronado como una de las estrellas de esta edición de Pebble Beach y en el coche más caro subastado en lo que llevamos de 2021, según señala CNBC.

Por poner estas cifras en contexto, en esta edición de la Monterrey Car Week se han subastado 25 modelos Ferrari clásicos por 59,4 millones de dólares (50,4 millones de euros). Previamente, otros McLaren F1 han alcanzado números astronómicos: por poner algunos ejemplos, por éste se pidieron 20 millones de euros y esta otra unidad se subastó en 2017 por 15,6 millones de dólares.

Con menos de 400 km recorridos

McLaren F1 029 Creighton Brown subastado por 20,5 millones de dólares

En concreto, la unidad que ha alcanzado esta estratosférica cifra es el McLaren F1 chasis 029, un ejemplar apellidado Creighton Brown y que es único por su tonalidad exclusiva para la carrocería: el marrón Creighton Brown.

Fue el F1 número 25 homologado para carretera y uno de los 64 matriculables que nacieron en las dependencias de la firma. Con VIN SA9AB5AC9S1048029, este McLaren F1 fue concebido ad hoc para Creighton Brown, de ahí su apellido. Brown fue co-propietario de McLaren International con Ron Dennis y contribuyó al nacimiento de McLaren Cars y del propio McLaren F1.

No obstante, como Brown ya disponía de un prototipo del superdeportivo, sugirió a la marca que lo pusiera en venta y así fue. Consta así un coleccionista japonés como su primer propietario: salió de línea de montaje el 23 diciembre de 1994 y le fue entregado a principios de 1995.

Más allá de la tonalidad de la carrocería, su interior viste en cuero marrón claro y Alcántara, con detalles en Brazilian Brown más oscuro. A lo que suma que su odómetro promete que solo ha recorrido 389 km (242 millas), materializando toda una máquina del tiempo.

Y es que según señala Gooding & Company, en los primeros 17 años de vida en los que estuvo en poder de su primer dueño, estuvo esencialmente expuesto. Se cree que la mayor parte de este kilometraje lo firmó en sesiones de grabación en una pista de pruebas cerca de Tsukuba.

En total ha contado con tres propietarios, dos japoneses y un estadounidense. Cuatro si contamos el que acaba de hacerse con sus servicios. En 2013 cruzó el Pacífico y el que era su dueño hasta ahora lo sometió a algunos cambios para que cumpliera con la normativa de emisiones de EE.UU. No obstante, dispone de sus componentes originales por lo que puede regresar a la configuración europea.

McLaren F1 029 Creighton Brown subastado por 20,5 millones de dólares

Más allá de estos cambios, este McLaren F1 se mantiene tal y como era cuando salió de fábrica y ha sido sometido a mantenimiento para estar al día. Por ejemplo, conserva los neumáticos Goodyear Eagle originales como confirma su documentación.

En el menú encontramos los ingredientes habituales de esta obra de la ingeniería: chasis monocasco en fibra de carbono, puesto de conducción central y el conocido propulsor V12 atmosférico de origen BMW de 6.1 litros, que rinde 627 CV, a un máximo de 7.500 rpm, y 652 Nm de par, en el que varios componentes, así como la cubierta, van bañados en oro.

Además de, por ejemplo, unos frenos Brembo con discos ventilados y perforados de 332 mm delante y 305 mm atrás o una suspensión de doble horquilla independiente.

Se desconoce quién es el afortunado que ha pagado el montante de casi 20,5 millones de dólares. Según se detalla la primera puja ya comenzó fuerte: 12 millones de euros, que pasó a 15 para finalmente cerrarse en 18,6 millones de euros a lo que se suman los honorarios de Gooding & Company.

Foto: Gooding & Company.

En Motorpasión | ¡Brutal! El Lamborghini Countach ahora es un superdeportivo híbrido de 814 CV, con supercondensadores y repleto de guiños retro | El maravilloso Isdera Commendatore 112i es el hypercar de los años 90: un coche del Grupo C para calle

Temas
Inicio