La loca leyenda del unicornio de los McLaren que se perdió en Sinaloa, y nunca más se supo

La loca leyenda del unicornio de los McLaren que se perdió en Sinaloa, y nunca más se supo
6 comentarios

El McLaren F1 es uno de los coches más emblemáticos de la producción mundial. El coche en sí está en lo más alto de la cadena. La firma inglesa fabricó entre 1992 y 1998 tan sólo 106 unidades del McLaren F1, incluyendo los cinco prototipos originales y los modelos de competición.

Los coleccionistas, brokers y demás especialistas de la marca saben más o menos donde están la mayoría de esos 106 de coches. La propia McLaren tiene un registro de todos, obviamente, y sabe donde están. Salvo uno. Un coche que ni McLaren sabría decir donde está y qué ha pasado con él.

Hablamos del McLaren F1 número 39. Hay un aura de misterio que rodea este coche desde el mismo momento que salió de fábrica hasta que se perdió su pista en Culiacán (Sinaloa), México.

El chasis número 39 fue fabricado en 1995 y es uno de los dos McLaren de color marrón que salieron de fábrica. Luce un acabado Brazilian Brown Metallic, con un interior rojo y llantas doradas. Se dice, erróneamente, que se trata del coche de Creighton Brown.

Brown fue durante un tiempo copropietario de McLaren International con Ron Dennis. A finales de 1978, Brown se unió a Dennis en el equipo Project Four y en 1981 la pareja tomó una participación mayoritaria en el equipo McLaren de Fórmula 1. Durante el tiempo de Brown como director en McLaren, el equipo ganó siete títulos de Constructor y ocho Campeonatos Mundiales de Pilotos. En 1989 contribuyó a la creación de McLaren Cars y por tanto al lanzamiento del McLaren F1.

Finalmente dejó la empresa en 1992, justo cuando el coche llegó al mercado. Pero eso no fue impedimento para que tuviera su F1 personal. Así, a finales de 1995, Creighton Brown recibió su F1 personalizado (el número 29), pero dicen que pocas veces lo utilizaba, pues se movía con uno de los prototipos de F1.

McLaren F1 número 29
El McLaren F1 número 29, el de Craighton brown, cuando fue vendido hace unos años por el especialista japonés Art Sports.

En todo caso, su McLaren F1 número 29 y el color marrón del F1 de Sinaloa no es el mismo que el del coche número 39, el F1 que fuera de Brown lleva un color marrón llamado “Craighton Brown”. Lo curioso es que el chasis número 39 era el coche de Ron Dennis, pero según cuenta Ed Bollian en su búsqueda del F1 perdido, a su mujer no le gustó la combinación y lo vendió. Y se hizo con el coche número 50, de color plata.

El rastro se perdió en Sinaloa

McLaren chasis 39 méxico sinaloa culiacán

Y es aquí donde las cosas se complican con el chasis número 39. Sabemos, que no se trata del coche de Craighton Brown y que fue vendido en 1995, tras circular un tiempo en Reino Unido. Nadie sabe con certeza cómo, pero el coche apareció en México en 1997 y desde entonces apenas se sabe nada de él. Lo único que se sabe de ese coche es que por 2003 y 2004 se dejó ver por Culiacán (Sinaloa) con una matrícula inglesa, “P440CPJ”, en el frontal y las llantas pintadas en dorado al más puro estilo rally.

El problema, digamos, es que esa matrícula es de diciembre de 1996 y el chasis 39 es de 1995. Pero lo más problemático es que esa matrícula es del famoso McLaren F1 GTR con la decoración amarilla y verde de Harrod's. Y ese coche estuvo matriculado en el Reino Unido desde 1996. Es decir, el dueño no pudo vender su matrícula a otra persona (algo legal en el Reino Unido).

Mclaren F1 GTR P440CPJ Harrod
El Mclaren F1 GTR con los colores de Harrod's (fotografiado en la Place Vendôme de París), el único modelo realmente matriculado P440CPJ.

Dicho de otro modo, no está claro que el coche ni siquiera esté matriculado e importado correctamente en México. Evidentemente, como el coche se mueve o se movía por Sinaloa, corren un montón de leyendas sobre el dueño del coche.

La más repetida y un tanto loca es la que cuenta que un jefe del cártel de la droga de Culiacán, considerado entonces como el más poderoso de América, compró el coche y se lo trajo para México. Ese narco era Humberto Ojeda, de Colonia las Quintas, Culiacán, Sinaloa. Humberto Ojeda, apodado 'El Robachivas' y 'Beto el de La Loma', era un exitoso narco que habría movido más de 220 toneladas de cocaína, generando para él y su organización más de 300 millones de dólares.

En principio, un narco raras veces llega a la edad de jubilación, y a este lo habría asesinado un cártel rival. Sus familiares habrían entonces escondido el coche en una granja y perdido las llaves.

En caso de que una pequeña parte de esa leyenda sea cierta, puede que el F1 número 39 se convierta para McLaren en lo que el Type 57 Atlantic "La Voiture Noire" es para Bugatti, un unicornio del que nunca se sabrá realmente qué ha pasado con el coche. Y es que, habida cuenta de la situación en Sinaloa, no están las cosas como para ponerse a husmear por las granjas y naves de la zona...

En Motorpasión | A 490 km/h, cada detalle es primordial. Estos son los secretos del récord de velocidad del Bugatti Chiron | Probamos el Aston Martin DBS Superleggera Volante, una bestia de 725 CV y 900 Nm vestida con un traje de alta costura

Temas
Inicio