Multas más duras para los conductores que lleven detectores de radar y hasta 30.000 euros por la instalación de inhibidores

Multas más duras para los conductores que lleven detectores de radar y hasta 30.000 euros por la instalación de inhibidores
3 comentarios

Con la última reforma de la Ley de Tráfico llegarán medidas más duras para los comportamientos inadecuados en carretera que puedan acarrear riesgos para la seguridad vial. Ejemplo de ello es el uso del teléfono móvil, que ya se penaliza con multas que restan hasta seis puntos del carnet de conducir. Pero el móvil no es el único dispositivo electrónico al que ha declarado la guerra la DGT: los detectores e inhibidores de radar están en el punto de mira.

Y es que la DGT lleva meses recordando que el uso de los avisadores de radares está permitido y es completamente legal, mientras que los detectores y los inhibidores de cinemómetros están prohibidos y conllevan una importante multa. Sobre todo, a quienes los instalen.

Avisadores, detectores e inhibidores de radar

La mayoría de las aplicaciones de navegación que usamos en nuestro coche o en el teléfono como Google Maps, Social Drive o Waze, usan para su funcionamiento una base de datos con la situación de los radares fijos y de tramo de las carreteras españolas, en función de los datos ofrecidos por la DGT, los sitúan en el mapa y alertan al conductor de la proximidad del mismo. Por el momento, esto es legal y está permitido.

En cuanto a los detectores de radar, son dispositivos que rastrean y localizan los radares próximos y pueden avisar al conductor de los radares móviles. Su uso está prohibido, se considera una infracción grave y se sanciona con 200 euros de multa y la retirada de tres puntos del permiso de conducir. Ahora también será ilegal llevarlos, aunque no se esté haciendo uso de ellos (y conllevará la misma multa que usarlos).

En cuanto a los inhibidores de radar, como su propio nombre indica, emplean una tecnología que anula la señal que emite el radar, bloqueando su acción e impidiendo que detecten y sancionen un exceso de velocidad. En este caso, llevar instalados estos dispositivos está tipificado como una infracción muy grave, y la sanción se fija en 6.000 euros y la detracción de seis puntos del carnet.

Hasta 30.000 euros de multa

Segundo H2

Actualmente, la Fiscalía de Seguridad Vial trabaja en un informe jurídico para determinar si las aplicaciones móviles y demás plataformas de avisos de la ubicación de controles y de radares móviles son sancionables.

Además, se ha de tener mucha precaución con los avisadores que poseen la función integrada que alerta de “zonas con probabilidad de encontrar un radar móvil”, pues estos ya no serían legales.

Mientras tanto, con la llegada de la reforma de la Ley se ratifica una de las multas más cuantiosas de la DGT, y está relacionada con los inhibidores: para los talleres que instalen este tipo de dispositivo en cualquier vehículo, habrá sanciones de hasta 30.000 euros.

Otra de las multas más cuantiosas que acarrea la nueva reforma la DGT es la sanción de hasta 20.000 euros a aquellos conductores que causen daños a las vías, manipulen las señales o alteren la circulación. Estos infractores, además de enfrentarse a una sanción económica importante, podrían ser castigados también con penas de cárcel.

En Motorpasión | La nueva Ley de Tráfico es inminente: seis puntos por usar el móvil y se mantiene el margen de 20 km/h para adelantar | La DGT habla sobre los "viejennials" al volante: probabilidad del 170% de saltarse un Stop, pero menos excesos de velocidad

Temas
Inicio