Compartir
Publicidad
Publicidad

Decálogo para dummies de lo que no debes hacer cuando tienes una ambulancia detrás

Decálogo para dummies de lo que no debes hacer cuando tienes una ambulancia detrás
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando oímos una sirena al volante, lo primero que queremos hacer es identificar si se trata de la policía que te va a dar el alto (aumenta la tensión) o si se trata de una ambulancia (disminuye la tensión). Cuando nos encontramos en el segundo caso la reacción suele ser improvisatoria: "a ver qué hacen los demás, igual me voy a la derecha. O la izquierda. O paro. O mejor aprovecho a que pase para abrirme hueco en el atasco".

La respuesta a todas estas improvisaciones es NO. Y como no somos Alemania, un enfermero llamado Asier Muñoz, tras sufrir un percance durante un aviso, ha decidido publicar en su Twitter un decálogo de cosas que no se deben hacer cuando ves una ambulancia detrás de tu coche.

Mejor instruir que maldecir

Enfermero en ambulancias del servicio de salud vasco desde 2010, Asier ha relatado en una entrevista a RNE que sufrió un percance tras un aviso, y en vez de hacer lo que (casi) todos haríamos, que es desahogarnos a través de bonitas palabras, pensó que escribir una serie de recomendaciones sería más efectivo.

Y recuerda: por cada minuto que se tarda en atender una parada cardíaca, se pierde un 10 % de probabilidades de sobrevivir sin daño cerebral. Sé solidario/a.

1. No claves el freno, los frenazos se notan mucho en el interior de una ambulancia

Asier explica que el primer punto de la guía es el más difícil de entender. No se trata de que no te detengas ante la sirena de una ambulancia en ninguno de los casos, sino que no claves el freno. Piensa en todo lo que transporta en su interior (pacientes, equipo médico...), en que este vehículo va más rápido que tú, y en que si tiene que dar un frenazo, la inercia es brutal ahí dentro.

2. Apártate a la derecha, si puedes

La DGT lo explica:

"Normalmente deberá apartarse hacia la derecha, pero esto varía en función del tipo de carretera por la que circule. En vías de doble sentido, es decir, una carretera secundaria o convencional de un carril por sentido, échese a la derecha para que el vehículo prioritario circule por el centro. En carreteras de dos carriles por sentido, el del carril de la derecha deberá pegarse a la derecha y el de la izquierda a la izquierda, dejando libre el centro. Y en carreteras de tres carriles por sentido, el de la izquierda deberá arrimarse a la mediana, y los que están en el carril central y derecho, a la derecha".

3. No te pares en una curva, menos aún al inicio

En un puerto de montaña, el inicio de una curva es el tramo con menos visibilidad, por ende el más peligroso. Mira, y si puedes, apártate al arcén.

4. No cruces varios carriles para dejar paso

"La gente no está acostumbrada a circular por la derecha", relata Asier. Sorpresa. Ir por una autovía en España a veces es como viajar a otra área geográfica, véase Reino Unido: el carril rápido es el de la derecha, el de ir de picnic es el de la izquierda. Cuando pasa una ambulancia, el acto reflejo es el de cruzar tres carriles para ponerte a la derecha, pero ojo: si la ambulancia no va por tu carril, no eres una molestia. Si haces esto, te cruzarás con el vehículo de emergencias y entorpecerás su camino.

5. Con los ojos abiertos se conduce mejor

Increíbl,e pero según este enfermero, ha ocurrido. La gente que se topa con una ambulancia suelta el volante o cierra los ojos cuando sabe qué hacer. Que el destino haga su papel.

6. Aunque lo hagas mal, señaliza los movimientos

La importancia de ese misterioso instrumento de señalización inventado por una valiente mujer llamada Florence Lawrence, radica en avisar a los demás coches de la vía de tus movimientos. Cuando se trata de una ambulancia, su utilización se vuelve fundamental, aunque te vuelvas loco y no sepas lo que estás haciendo, mira y señalízalo. Y cuidado si te vas al arcén, puede haber ciclistas, motoristas u otros vehículos.

7. Canis del mundo: no os piquéis con quien se dirige a salvar vidas

Este punto, de tremendo bochorno en estos tiempos de ensalzamiento nacionalista, no debería estar aquí. Pero lo está. Existen conductores con el coeficiente intelectual nivel "me pico con el de la ambulancia, y si puedo bajo la ventanilla y le insulto". Asier lo cuenta de primera mano, no es del El Milagro de P. Tinto ni nada.

8. No vayas al rebufo de la ambulancia, está feo

Lo más habitual, por suerte o por desgracia, es ver cómo algunos aprovechan el "rebufo" de la ambulancia para ir más rápido. No lo hagas, en serio, lo más probable es que no tengas los reflejos ni las habilidades del conductor del vehículo de emergencias y que te lo acabes comiendo con patatas. Y ni se te ocurra meterte en la zona del accidente; la 'infografía' especifica cómo te van a sacar de ahí si lo haces.

9. Motoristas y ciclistas: no adelantéis por la derecha

Solo en el caso de que la ambulancia haya disminuido la velocidad para parar, es seguro el adelantamiento. Piensa que es un vehículo mucho mayor, y al que le costará más verte.

10. Tu aparcamiento no es importante

Asier relata en RNE que una vez tuvieron que esperar cuatro minutos a que una señora terminara de aparcar porque se negaba a dejar pasar el hueco que había encontrado: era su tesoro. Recordemos que por cada minuto perdido para atender una parada cardíaca, se pierde un 10 % de probabilidades de sobrevivir sin daño cerebral. Imagina lo que suponen cuatro minutos para que tú aparques.

Aplica el sentido común, y recuerda que tus acciones son sancionables

Desde la DGT recuerdan que no facilitar el paso a los vehículos de emergencias supone una infracción grave: 200 euros y la posibilidad de la retirada de cuatro puntos en caso de que se aplique la norma de "aumentar la velocidad o efectuar maniobras que impidan o dificulten el adelantamiento por el conductor del vehículo que va a ser adelantado".

Ambulancia Camilla Madrid Espana 2016 Benjamin Nunez Gonzalez Foto: Wikipedia/Benjamín Núñez González.

El actual Reglamento General de Circulación, en sus artículos 67 y 68, reconoce la prioridad de paso de estos vehículos, que están exentos de cumplir determinadas normas de circulación durante el desempeño de su labor, siempre y cuando no pongan en peligro a ningún usuario de la vía. El artículo 69 de este Reglamento recoge la obligación de los conductores de facilitarles el paso "apartándose normalmente a la derecha o deteniéndose si fuera necesario".

Estas normas no solo se aplican a ambulancias, también a los vehículos de los servicios de policía, extinción de incendios, protección civil y salvamento, y de asistencia sanitaria, pública o privada que circulen en servicio urgente.

Foto | Wikipedia/Constantin Groß.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos