Compartir
Publicidad

Cuando la seguridad en el coche solo se basa en la anatomía masculina

Cuando la seguridad en el coche solo se basa en la anatomía masculina
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los dummies llevan trabajando y velando por nuestra seguridad desde 1950, cuando la firma de ingeniería Sierra Engineering fabricó el Sierra Sam, el primer dummy. Pero a la industria parece que le ha llevado un tiempo darse cuenta de que usar un único prototipo basado en la anatomía de un hombre en buena forma (además de los que se basan en niños) no es todo lo efectivo que debería.

Hasta 1995 no se desarrolló un maniquí fememino, y tuvieron que pasar ocho año más para que Volvo creara el primer dummie basado en una mujer embarazada. Ahora el fabricante pone sobre la mesa el hecho de que las pruebas de choque se basen únicamente en las características masculinas a pesar de que las mujeres tienen mayores probabilidades de sufrir lesiones en el pecho y el denominado 'latigazo'.

Sobrepeso, edad avanzada, embarazo... si cada cuerpo es diferente, ¿por qué no lo son los dummies?

Nuevos Dummies

El dummie más usado en la industria mide 1,77 m de altura y pesa 76 kg. En Estados Unidos no empezaron a utilizar maniquíes femeninos en las pruebas de choque hasta 2011; Euro NCAP hizo lo propio en 2015únicamente en pruebas de choque frontal.

"En 2019, la mayoría de los fabricantes todavía desarrollan vehículos basados ​​exclusivamente en datos que los maniquíes de prueba masculinos ofrecen durante las pruebas choque", asegura Volvo, que considera que las mujeres corren un mayor riesgo de lesionarse en un accidente de tráfico que los hombres.

Volvo ha recopilado datos de 40 años de investigación: en 1970 se formó el equipo de investigación de accidentes de tráfico de Volvo. Desde entonces, el equipo ha recopilado y analizado datos de más de 40.000 automóviles y 70.000 pasajeros y ha identificado qué lesiones surgen en diferentes accidentes en los que se han visto involucrados hombres, mujeres y niños.

Una de sus conclusiones radica en que la diferente anatomía y fuerza corporal entre hombres y mujeres son determinantes para evaluar los daños provocados por un accidente. Así, las mujeres tienen mayor riesgo de sufrir un latigazo cervical.

Volvo también ha detectado que las mujeres tienen más probabilidades de sufrir una lesión en el pecho en un accidente automovilístico que los hombres debido a las diferencias en la anatomía y la musculatura del pecho.

Claro que esto se puede aplicar a personas de baja estatura, con sobrepeso, ancianos... Cada persona tiene necesidades específicas de protección que no suelen estar representadas en las pruebas de choque.

Estados Unidos es un buen ejemplo: su población tiene una mayor esperanza de vida pero también ha aumentado de peso, por eso el Michigan International Center for Automotive Medicine, ha creado varios prototipos: uno de 123 kilos y otro que imita las características de una mujer, también con sobrepeso, de 70 años.

En un impacto frontal, por ejemplo, los conductores obesos tienden a deslizarse por debajo del cinturón, por lo que tienen más probabilidades de sufrir daños más serios en las extremidades inferiores.

Md1217con1 Oncrash 4

Según explica Volvo, llevan trabajando con dummies femeninos desde 1995, y en 2001 incluyeron un maniquí para pruebas de impacto lateral de tamaño pequeño. Dos años después desarrollaron el que reclaman ser el primer maniquí virtual basado en una mujer embarazada.

De esta forma pudieron determinar cómo afecta el cinturón de seguridad y los airbags al útero y placenta de la mujer en caso de colisión para poder mejorar los sistemas de seguridad.

Nota: Recordamos que las mujeres embarazadas deben colocarse el cinturón entre los senos, por debajo del vientre, a la altura de las ingles, evitando holguras. De ninguna manera debe quedar sobre la tripa.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio