Carreteras que perdonan errores: así deberían ser para que bajara la siniestralidad, según la DGT

Carreteras que perdonan errores: así deberían ser para que bajara la siniestralidad, según la DGT
2 comentarios

Basado en la premisa de que el ser humano comete errores por naturaleza, la DGT ha elaborado un informe que engloba cómo debe ser el concepto de 'carreteras que perdonan errores'. Se trata de las cinco medidas de diseño viario más efectivas que reducirían el número de siniestros viales y sus consecuencias.

Según promete Tráfico, son de bajo coste por lo que su implementación no implicaría un gran gasto para el Estado, que atesora un enorme agujero en cuanto a mantenimiento de carreteras se refiere.

La importancia del diseño en la seguridad vial

El principal criterio del diseño viario es que se aplique "un sistema capaz de actuar en caso de error humano, el cual es inevitable, pero sí evitando que sus consecuencias sean graves", según la DGT.

Así, se proponen desde elementos visuales y acústicos, medidas para la separación y delimitación de flujos de tráfico, medidas de ordenación y calmado del tráfico hasta elementos de protección y advertencia.

Cruce inteligente

Cruce Inteligente

Se trata de un sistema de señalización inteligente para intersecciones o cruces peligrosos de carreteras convencionales, cuyo objetivo es evitar colisiones fronto-laterales, explica la DGT.

A través de sensores, la señalización se activa únicamente para advertir a los conductores de la vía principal de la proximidad de otro vehículo que se dispone a efectuar la maniobra de cruce mediante tecnología car-to-X (intercambio de información entre vehículo-infraestructura-vehículo).

A día de hoy, la cifra de cruces inteligentes asciende a 32, que se ubican en 28 provincias del total de 50 que hay en España.

Pavimento pintado

Es un pavimento pigmentado de un color distinto del habitual, generalmente en tonos rojizos, uniforme y llamativo para los usuarios, tanto de día como de noche.

Su objetivo es incrementar la atención del conductor sobre un tramo de vía que es especialmente peligroso, como puede ser una curva muy cerrada, un cruce peligroso, etc.

Se puede aplicar también en la aproximación a travesías, pasos de peatones o ciclistas o en puntos de baja velocidad, y se calcula que reduce la siniestralidad en un 35 %.

Separación de sentidos

Consiste en reforzar la separación entre sentidos opuestos incrementando el ancho de la mediana, instalando una barrera física o una zona central enmarcada por dos líneas longitudinales.

La zona inscrita entre estas dos líneas puede destacarse con pintura de un color diferente o con un cebreado o con texturas diferenciadoras.

Su objetivo es aumentar la distancia lateral entre vehículos que circulan en sentido contrario para evitar colisiones frontales o fronto-laterales. Se puede utilizar también para inducir en el conductor la percepción de que la vía es más estrecha y hacer que circule a menor velocidad y evite adelantar.

Dispositivos salvacuneta

Son sistemas que previenen las graves consecuencias que tiene el impacto de un vehículo contra los pasos salvacunetas en caso de salidas de vía.

Estos pasos son desniveles, tubos o pequeñas estructuras que dan continuidad al drenaje longitudinal de la vía y suelen construirse en intersecciones con caminos o carreteras locales.

El sistema protector es capaz de reconducir la trayectoria vehículo que se ha salido de la vía para evitar un choque directo contra objetos situados detrás del paso.

Guías sonoras

Cruce

Muy comunes en nuestras carreteras, son pequeñas hendiduras o resaltes en el firme que al ser pisadas por el neumático del vehículo producen vibración o sonido.

Se pueden colocar para separar sentidos de circulación o en el borde de la calzada y su función es alertar a los conductores que sufran una distracción o somnolencia de que se están desviando involuntariamente de su trayectoria.

Sirven también para reforzar el cumplimiento de una línea continua o indicar a los conductores que se circula por un tramo peligroso.

Claro que para que estas medidas sean efectivas, el Estado debe cumplir con su obligación de mantener la red de carreteras en buenas condiciones, sobre todo las vías secundarias: son a la vez las más peligrosas y las que acumulan más abandonos.

En Motorpasión | N-540, la carretera del olvido que une Lugo y Ourense

Temas
Inicio