Renault se mantendrá fiel a las baterías convencionales para conseguir que el coche eléctrico cueste lo mismo que el de gasolina

Renault se mantendrá fiel a las baterías convencionales para conseguir que el coche eléctrico cueste lo mismo que el de gasolina
16 comentarios

El Grupo Renault está actualmente inmerso en su plan 'Renaulution', cuyo único fin es sacar a la firma gala del atolladero financiero en el que está e impulsar su apuesta por el coche eléctrico.

De momento, dejará a un lado tecnologías en desarrollo como las baterías de estado sólido para centrar la inversión en las tradicionales de iones de litio. Su CEO, Luca de Meo, ha asegurado que mantendrán la política de recorte de costes.

"Perdimos de 35 a 40 millones de euros al día"

Luca De Meo

Luca de Meo ha asegurado en Autocar que, si bien las baterías de estado sólido están bien para la Formula 1 o la industria aeroespacial, no tienen aún sentido en vehículos comerciales:

"Las baterías de iones de litio llegaron para quedarse. No es una tecnología disruptiva, es una tecnología progresiva, y ya hay mucho costo de producción invertido en ella".

Razón no le falta. El fabricante que más cerca parece estar de conseguir que esta tecnología sea viable en masa es Toyota, y en todo caso no será hasta 2025, como poco.

Renault quiere llegar a la paridad de costos entre los coches eléctricos y de combustión para 2025, y modelos como el Dacia Spring Electric o el Mégane E-Tech Electric le ayudarán a conseguirlo gracias a la plataforma CMF.

En declaraciones a Autonews, De Meo reconoció que la compañía aún tiene que recuperarse de la pérdida de 8.000 millones de euros que sufrió en 2020: "Perdimos de 35 a 40 millones de euros al día", ha revelado el CEO.

A finales de octubre, Renault aseguró que el plan de Luca de Meo estaba funcionando y que para final de año podrán alcanzar los 2.000 millones de euros en recortes que se habían propuesto. El objetivo, llegar a los 3.000 millones de euro para 2025.

Megane

De momento la pandemia ha dado paso a una crisis casi sin precedentes que afecta al suministro de semiconductores, y que va a costar al grupo francés una pérdida productiva de medio millón de coches; más del doble de lo que se había previsto.

La movilidad, el coche eléctrico y la tecnología son los pilares de este plan, que cuenta además con un impopular director de orquesta: los recortes.

En Motorpasión | La trampa que esconde comprar un coche eléctrico hoy: venderlo de segunda mano en unos años será misión imposible

Temas
Inicio