Compartir
Publicidad

Volkswagen Polo R WRC, presentación y prueba (parte 2)

Volkswagen Polo R WRC, presentación y prueba (parte 2)
67 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La primera zona de autopista me sirvió para ir aclimatándome al Volkswagen Polo R WRC. El sonido es deportivo si lo subes de vueltas, pero si lo mantienes en la zona baja del cuenta revoluciones es bastante discreto. El sonido del escape se escucha más en el interior que en el exterior, dónde pasa bastante desapercibido a nivel de decibelios.

Además no nos deleita con esos "petardeos" en retención al que acostumbran los coches deportivos de su segmento hoy en día. El motor entrega la potencia desde muy abajo, y eso anima a hacer los cambios de marcha sin llevarlo hasta el corte de encendido. Tienes potencia suficiente para moverte con soltura sin pasarlo de 5.000 RPM...

Los bajos y medios son sin duda la parte más utilizable del coche, y el motor casa perfectamente con la caja de cambios de seis velocidades que por otro lado, tiene un tacto magnífico. En otro modelo con menos bajos el motor incitaría a estar constantemente jugando con el cambio, pero al tener una franja de potencia tan llena no es necesario hacerlo más de lo básicamente imprescindible.

Volkswagen Polo R WRC

En autopista me pareció que el tarado de suspensiones y la puesta a punto del chasis era bastante cómoda, algo que confirmé cuando por fin escapamos del doble carril para meternos en carreteras de montaña, esas por dónde realmente se disfruta un coche así.

Perfectamente podrás hacer un viaje en el Volkswagen Polo R WRC sin que se convierta en una tortura para tu espalda o cervicales, es un coche deportivo pero confortable al mismo tiempo. Mantiene por tanto una de las principales características del Polo original, el confort.

Tramo 1

El Volkswagen Polo R WRC es un coche que quiere curvas, quiere que lo lleves al límite, pero que al mismo tiempo te permite conducirlo como un simple utilitario generalista como es en origen. Los cambios son muchos respecto al modelo de serie, pero no esperes encontrarte con un coche completamente distinto.

Volkswagen Polo R WRC

Esa fuerza del motor a bajas y medias revoluciones es lo que te anima a pisar el acelerador un poco más de lo habitual al salir de las curvas, a trazarlas con mimo y esmero y a tratar de ir el máximo de tiempo en modo conducción deportiva.

Anima a ello porque es un coche bastante ligero y ágil en el que no hay que estar peleándose con el volante para meterlo en las curvas. Pesa tan solo 1.324 kilos y se nota cuando lo conduces, ya que en cuanto a agilidad no tiene mucho que envidiar por ejemplo al MINI John Cooper Works.

Hay bastantes detalles que cambian respecto al Polo normal para ahorrar peso. Por ejemplo, el capó delantero en lugar de ser únicamente de acero, está compuesto por una lámina de acero, un polímero en medio y otra lámina de acero. Así se consigue reducir el peso en 1,8 kilos respecto a un Polo normal, y se demuestra que este tipo de coches sirven como laboratorio de pruebas para soluciones que luego se aplican a los coches de gran serie. O al menos ese es el objetivo que tiene Volkswagen.

Volkswagen Polo R WRC

A la salida de las curvas eso si, deberás ser fino con el acelerador si no quieres que el morro tienda a irse hacia fuera. Esos 220 caballos al eje delantero no son fáciles de transmitir al asfalto, y por eso en cuanto te pasas un pelo con el acelerador la luz del control de tracción se enciende y se corta la diversión al mismo tiempo que el volante tiende a moverse más de la cuenta.

Lleva el diferencial electrónico XDS, que bajo mi punto de vista no es ni la mitad de efectivo que un diferencial mecánico, pero tampoco le resta prestaciones en este sentido. Además el control de tracción es desconectable, algo que recomiendo hacer cuando quieres salir a carretera con la única premisa de disfrutar de la conducción.

Las suspensiones son firmes, pero no molestas. Cuando apoya la carrocería en el interior de la curva, no tiende a oscilar demasiado y eso da confianza a la hora de atacar. Hoy en día ya es posible combinar deportividad y confort, y en el Polo R WRC lo han conseguido.

Volkswagen Polo R WRC

Los cambios de marcha son un juego divertido, ya que la caja de seis velocidades se sincroniza a la perfección con el resto del conjunto, y por eso es muy agradable jugar con ella cuando estamos en una carretera de curvas. Los pedales de aluminio van bastante juntos, y permiten hacer el juego acelerador-embrague en las reducciones.

El equipo de frenos por su parte se comportó francamente bien. Tienes potencia más que suficiente por muy rápido que vayas, y los frenos no mostraron en ningún momento síntomas de fatiga a pesar de que los sometimos a bastante esfuerzo.

En total tuvimos ocasión de hacer unos 40 kilómetros por carreteras casi desiertas del interior de Catalunya, y os aseguro que con el Polo R WRC se puede ir muy rápido y disfrutar mucho al volante. Es un coche perfecto para entrenar un rallye e incluso para hacer unos tiempos más que dignos.

Volkswagen Polo R WRC

Tiene un comportamiento noble que te permite apurar cada vez más las frenadas, hacerlo cuando ya estás casi dentro de la curva y eso se agradece. Fuimos rápido y el coche se comportó de maravilla, sin ningún movimiento extraño.

Luis Moya y un tramo de regularidad

Cuando llegamos a la presentación del Volkswagen Polo R WRC en Tarragona, la sorpresa de la jornada fue contar con la compañía del polifacético Luis Moya. Sin duda el copiloto más famoso del mundo nos iba a deleitar con su experiencia, aunque por desgracia no desde el asiento de al lado.

Como el propio Moya nos decía "a mi solo me gusta ir rápido, eso de la regularidad que vais a hacer vosotros no me atrae". El gallego, que actualmente vive con su familia en Barcelona, pertenece al equipo Volkswagen Motorsport desde el año pasado.

Volkswagen Polo R WRC

Carlos Sainz le llamó para que les ayudase en el desarrollo del Polo WRC, y desde entonces Moya está con ellos acudiendo a todos los rallyes de la temporada, dónde se dedica a hacer sesiones de coaching con los invitados de la marca. Como el mismo decía "me pagan por hablar, que es lo que más me gusta hacer en este mundo".

Mi intención cuando vi a Luis Moya era proponerle grabar un vídeo haciendo el tramo de regularidad que Volkswagen había preparado con el cantándome las notas. Hubiese cumplido un sueño teniéndolo a mi lado, pero por desgracia no pudo ser.

Lo que si pudimos fue hacer un tramo de 10,7 kilómetros casi cerrado al tráfico en el que teníamos que hacer una media de velocidad de 60 kilómetros por hora, una tarea bastante complicada si tenemos en cuenta que el tramo comenzaba y finalizaba en una zona de tierra y que era una carretera de curvas en ocasiones casi imposibles.

Volkswagen Polo R WRC

Allí pudimos sacar el máximo partido del Polo R WRC, comprobar como las buenas sensaciones que nos había transmitido el coche durante el recorrido anterior se reafirmaban, y también destacar cuál es su principal debilidad a nivel dinámico.

Se trata sin duda de las pérdidas de tracción cuando quieres acelerar con fuerza. Le cuesta transmitir esos 220 caballos al asfalto a través del eje delantero, y con las ruedas giradas deberás acelerar con mucho tacto y pecando de ir en una marcha más larga de la recomendable, para así conseguir tracción.

Además me di cuenta en ese tramo que el Polo R WRC esconde bajo su apariencia deportiva y agresiva una característica que no esperaba. Es un coche muy noble y fácil de conducir incluso para conductores no muy experimentados. Es sencillo llevarlo rápido y llevarlo por el sitio. Es un WRC que sirve para casi cualquiera.

Volkswagen Polo R WRC

¿Una opción lógica?

No nos engañemos, el Volkswagen Polo R WRC no es un coche que nadie se compre pensando en la practicidad o la polivalencia. Es un coche que se compra pensando con el corazón, y sinceramente después de haberlo probado creo que está al nivel que esperábamos para tratarse de una edición limitada que simplemente se lanza en honor al WRC.

Su precio es muy alto, lo se. Cuesta 34.860 euros, pero si tenemos en cuenta que únicamente se fabricarán 2.500 unidades “Made in Spain” y que tiene toda la pinta de que el título conseguido este año por Volkswagen en el Campeonato del Mundo de Rallyes será solo el primero de una larga racha, estoy seguro de que con el tiempo este coche mantendrá su valor mucho mejor que cualquier otro Polo.

Volkswagen Polo R WRC

Además ofrece niveles de diversión y una eficacia cuando se le aprietas las tuercas, que no esperaba. Estoy seguro de que los 2 compradores que ya se han lanzado a por el no se arrepentirán, igual que no creo que se arrepientan los entre 30 y 40 siguientes compradores que Volkswagen preve que se quedarán con una de las 2.500 unidades en nuestro país.

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

En Motorpasión | Volkswagen Polo R WRC, presentación y prueba (parte 1)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos