Publicidad

Volkswagen Polo GTI 2015, toma de contacto
Pruebas de coches

Volkswagen Polo GTI 2015, toma de contacto

Publicidad

Publicidad

Han pasado casi 30 años desde que en 1985 el Volkswagen Polo GT G40 dejara ver una cara inédita del que hasta entonces había sido el Volkswagen Polo GT de 1979. Y para 2015 el Volkswagen Polo GTI se actualiza desde la base con un chasis y un motor que prometen dar mucho juego, ya sea con caja DSG-7 o con cambio manual de 6 relaciones. Porque sí: este recupera la caja manual.

Para comprobar de primera mano si el nuevo Volkswagen Polo GTI mejora realmente o si se trata de una simple revisión, nos trasladamos hasta el Circuito Ricardo Tormo de Cheste, en Valencia, y jugamos con el pequeño rebelde en un trazado aderezado con algunas chicanes; también nos damos unas vueltas con él por uno de los circuitos anexos de baja velocidad, además de llevarlo por las carreteras y autovías de la zona. El veredicto lo conoceremos enseguida.

Algunas consideraciones técnicas sobre el nuevo Volkswagen Polo GTI

Volkswagen Polo GTI 2015

Este nuevo Volkswagen Polo GTI se nos descubre con un motor, el EA888, que viene del Golf GTI y que ya ha sido utilizado en el Audi Q5 y también en el Volkswagen Passat. Son 192 CV para un cuerpo cuya masa en vacío es de 1.272 o 1.280 kg, dependiendo de si lleva caja DSG o manual. Este TSI de 1.798 cc aporta 320 Nm de las 1.450 a las 4.200 rpm, y deja el 0 a 100 en 6,7 segundos.

Este motor, que incorpora un nuevo turbo Mono-Scroll, resulta 5,4 kg más ligero que el que montaba la generación previa. Se han adelgazado sus paredes hasta dejarlas en sólo 3 mm, se ha reducido la masa del cigüeñal, se ha integrado el colector de escape en la culata, se ha incorporado una nueva cubeta de aceite fabricada de plástico y ahora incluso los tornillos son de aluminio.

Volkswagen Polo GTI 2015 Contacto

Para reducir el impacto en consumos se ha trabajado en varios frentes. Por una parte está el colector de escape integrado en la culata, que enfría los gases dirigidos al turbo aprovechando el líquido refrigerante, lo que evita enriquecer la mezcla para enfriarla y por tanto en altos regímenes se evita quemar gasolina por esa vía. También se ha trabajado en la gestión electrónica en el cierre de válvulas, que se realiza siguiendo dos contornos para las levas cuyos usos dependen del régimen motor: a bajas se utilizan unas levas que ejercen más fuerza sobre las válvulas, de manera que se aumenta la presión en el paso del fluido.

Finalmente, está la inyección dual de 200 bar: directa y en el colector de admisión, dependiendo de la demanda del conductor. A plena carga, inyección directa; a media carga, en el colector, y así se contribuye a que el motor cumpla con Euro 6. En NEDC combinado, arroja una cifra de 5,6 l/100 km (129 g/km de CO₂). Eso sí, lograrlos en el mundo real no será fácil, sobre todo si nos metemos en el circuito, como estamos a punto de hacer.

Volkswagen Polo GTI 2015

Antes que eso, conviene conocer algunos detalles sobre el chasis, la dirección y la gestión electrónica de control de estabilidad. El chasis Sport Select supone que el Polo GTI incorpore por primera vez gestión electrónica para la suspensión. También es la primera vez que un Polo GTI se maneja con asistencia electromecánica en la dirección, y en el terreno de la estabilidad incorpora bloqueo de diferencial XDS+, heredero del XDS, que reducía el subviraje y mejoraba la tracción.

El chasis Sport Select es un opcional que viene de serie con el Sport Performance Kit, y cuenta con una tecla Sport que ataca a los ajustes de la suspensión, la dirección y el pedal del acelerador, a la vez que activa un altavoz que realza el sonido del motor en el habitáculo. Además, en cajas DSG el modo Sport cambia de modo D a modo S.

En cuanto al XDS+, el bloqueo de diferencial se integra en el control de estabilidad ESC para reducir el ángulo de giro por frenado selectivo de las ruedas. Al actuar sobre las ruedas del interior de la curva, hacen más ágil el giro. Otro punto en el que se mejora la dinámica se encuentra en las ruedas, que ahora incorporan llantas más anchas (7,5 J x 17), lo que incrementa la estabilidad del vehículo.

Impresiones sobre el exterior de un Polo que es GTI

Volkswagen Polo GTI 2015 - prueba - toma de contacto

Visto por fuera, se puede decir que el Volkswagen Polo GTI 2015 ha quedado pintón. A la estética que ya conocíamos de este Polo se le unen ahora, como alternativa a los faros halógenos H7, las ópticas con tecnología LED, que destierran los faros de xenón, y las llantas de 17 pulgadas de serie, que cuentan con dos diseños posibles y que dejan entrever unas bonitas pinzas de freno rojas.

Si nos fijamos un poco más, veremos que el chasis va 15 mm más cerca del suelo —bueno, para afinar tanto hay que fijarse bastante más, o tener el dato— y repararemos en los splitters que nos hacen pensar que el Polo GTI verdaderamente tiene que ser un bichillo de cuidado. Lo mismo, si le echamos un ojo a la trasera y apreciamos el alerón. Es un subcompacto deportivo que gana enteros a medida que lo vamos viendo más en detalle.

Impresiones sobre el interior de un GTI que es Polo

Volkswagen Polo GTI 2015 - toma de contacto - prueba

Al clásico interior GTI de Volkswagen, caracterizado por el estampado de los asientos Clark y por el cuadro de instrumentos GTI, no le falta ni un detalle en esta versión del Polo. Se ve un interior bien acabado, sólido, impecable. Nos cuentan que han rediseñado la consola central y que han mejorado los asientos de diseño Karo en cuanto a agarre transversal. Además, este Polo GTI cuenta con reposabrazos central abatible, cubrepedales con aspecto de aluminio y un interesante compendio de equipamiento que incluye, de serie, desde detector de fatiga hasta iluminación en el área de los pies o el sistema de infotainment Composition Touch. En la parte práctica, es cómodo y fácil de ajustar. Se trata de uno de esos habitáculos en los que uno se encuentra enseguida a punto para la marcha.

A prueba en circuito: aprueba... y con buena nota

Volkswagen Polo GTI 2015 - toma de contacto - prueba

Y a eso vamos. A darle marcha al coche siguiendo a un Golf GTI que vemos en color rojo en las fotos. El recorrido por el Circuito de Cheste tiene como tres puntos especialmente divertidos para probar un coche de estas características: giros repentinos y aceleraciones que sirven para dar buena cuenta de cómo va esa preparación que nos cuentan que le han hecho al Polo GTI 2015. Aunque nunca, con ningún coche de presentación, es cuestión de tomar todo lo que vemos muy al pie de la letra, que ya se sabe que un coche puesto en circuito no siempre reacciona de forma idéntica a como lo hace un coche puesto en la calle. Misterios de la dinámica.

En cualquier caso, los chicos de Volkswagen nos han preparado unas diversiones adicionales en forma de chicanes, con pasos estrechos entre conos que nos harán experimentar hasta qué punto el trabajo realizado sobre el chasis, la dirección y la suspensión están a la altura del trabajo realizado sobre el motor y los frenos. Alternaremos entre los modos Normal y Sport, aprovechando que estas unidades lo incorporan, para comprobar las diferencias entre unos y otros.

Volkswagen Polo GTI 2015

Si hay un punto positivazo que destacar, este se llama XDS+ en comunión con la nueva dirección. Tanto da que nos lancemos a cuchillo contra las curvas del recorrido, como que juguemos con los conos, ya sea en la pista principal como en uno de los circuitos anexos, que nos han preparado para la ocasión y que aprovechamos para movernos por allí con total libertad. El paso por curva es ágil y divertido. Y sobre todo, sobre todo, es un paso fiel a lo que se le pide.

Con los compañeros lo resumimos con una frase que creo que lo dice todo:

Hacía tiempo que no me encontraba con esto: giras el volante... ¡y el coche gira!

Volkswagen Polo GTI 2015 - toma de contacto - prueba

Pues de eso se trata. En algunos de los giros que hago mientras coloco el coche para las fotos, a poca velocidad pero batallando entre conos, prácticamente la sensación es de girar en redondo. Gratamente divertido, me pico conmigo mismo y cada vez voy buscándole más y más las cosquillas. Sin duda es uno de los puntos fuertes de este Polo GTI, y cuenta además con el atractivo de que no hay que ir a un circuito para experimentarlo. En cualquier giro lo vamos a notar.

Pero sigamos en la pista principal del Ricardo Tormo, porque ahora vamos a pulsar el botón Sport. Ya sabemos que actúa sobre los ajustes de la dirección, la suspensión y la aceleración, y como llevamos DSG —una maravilla, por cierto— nos mete de lleno en modo S. Además, está el punto macarrilla del sonido del motor, que de hecho es el aspecto más evidente de todos.

Volkswagen Polo GTI 2015

A decir verdad, y una vez contrastadas mis impresiones personales con las de otros compañeros, el modo Sport se nota levemente, por una sencilla razón: de saque, el coche ya se comporta de forma ágil y asentada, así que pulsar o no pulsar el botón queda a gusto del consumidor. Con semejante caballería bajo el capó, con la impresionante caja DSG con levas —el manual, para quien lo quiera— y con todo lo dicho en cuanto a la gestión electrónica, en modo Normal vas que fascinas.

Si hay que ponerle un punto negativo al Polo GTI, este va para los asientos. Nos han comentado que poseen más agarre transversal, pero a la hora de la verdad no lo notamos (en plural). En parado, da la sensación de que los laterales efectivamente se quedan bien posicionados, ajustándose a la espalda. Sin embargo, una vez metidos en faena resultan algo menos efectivos de lo que nos habían vendido. Y si este agarre es el que presentan tapizados en tela, el opcional de Alcántara puede ser decepcionante, siempre que juguemos a lo que estamos jugando en este circuito.

A prueba en carretera... 'ma non troppo'

Volkswagen Polo GTI 2015 Prueba - toma de contacto

No tenemos mucha ocasión para movernos por carretera y ciudad, lo justo para salir de Cheste, dar una pequeña vuelta por una carretera cercana y volver para acceder al centro de Valencia por la vía más rápida, la A-3. En ese corto trayecto, el comportamiento dinámico del Polo GTI es excelente. Las aceleraciones que se consiguen lo mismo le dan vidilla a los trazados de las carreteras que permiten moverse con agilidad por la ciudad. En cuanto a la suspensión y la dirección, se hace agradable de llevar: es lo suficientemente cómodo, sin perder ese puntito picante que a más de uno le gustará.

Conclusiones sobre el Volkswagen Polo GTI 2015

Volkswagen Polo GTI 2015 - toma de contacto - prueba

Chiquito pero Polo. Y GTI. Y no está nada mal. El segmento de los subcompactos que quitan el hipo se está poniendo muy divertido. Entre este nuevo Polo GTI y el Peugeot 208 GTI 30th, que han llegado tardíos al festival que tenían el Ford Fiesta ST, el SEAT Ibiza Cupra, el Renault Clio RS, la cosa está cada vez más animada. ¿Por cuál decantarse? Como siempre, es cuestión de mirar y probar, pero hay detalles que hacen considerar al Polo GTI como una buena apuesta en este campo. Contra todo pronóstico y por la puerta grande. Eso sí, a precio desde mientras dure, porque salvo la caja DSG el resto de las chucherías no son más que guindas para un pastelito que ya está rico, rico.

Bonus track para nostálgicos
Viaje al pasado con el Volkswagen Polo II GT G40

Volkswagen Polo II GT G40 (1992)

Hay en la pista auxiliar un Volkswagen Golf II GT G40 que fue fabricado en 1992 y que está diciendo cógeme. Me mira con ojos de cordero degollao, lo percibo. La carne es débil y por arte de magia vuelvo más de 20 años atrás, cuando los coches estaban hechos de otra pasta y los conductores, también. Abro la puerta y ya el tacto de la manilla y el asidero me hacen retroceder en el tiempo. Me siento rejuvenecer mientras me encajo en el asiento, que con todo ha envejecido mejor que yo. ¡Qué pequeño se ve todo!

Volkswagen Polo II GT G40

Esta versión fue un facelift realizado en 1990 para el Volkswagen Polo II GT G40, que se había lanzado en 1987 como relevo para el Volkswagen Polo I GT de 1979. Además de cambiar los dobles faros circulares por ópticas rectangulares y de montar nuevos tapacubos, el nuevo Polo II GT G40 incorporó catalizador, lo que le hizo perder casi 4 CV entre el Polo II GT G40 original (115 CV) y la versión probada (111 CV), que pesaba 835 kg en vacío. El Polo GTI 2015 pesa 1.272 kg, o 1.280 kg con DSG.

Volkswagen Polo II GT G40

Había olvidado lo que era llevar un pedalier claramente desplazado hacia la derecha. Bueno, y lo que era una palanca de cambios elástica, con unos recorridos eternos y poco precisos. Y aunque nunca habría olvidado el tacto de una dirección resistida, en alguno de los volantazos que doy entre conos me pego un codazo contra la cara interior de la puerta. ¡Qué tiempos aquellos...!

Volkswagen Polo II GT G40

Aunque también es cierto que algún ritual de la época, como el de ajustar manualmente los retrovisores cada vez que se mueven, sigue teniendo su puntito romántico. Ojo, siempre y cuando los ajustemos con un botoncito colocado en el habitáculo, que lo salir para menear el espejo derecho y luego mirar cómo queda ya se me haría cuesta arriba. Conclusión: A mí que no me quiten ni la dirección asistida ni la ergonomía de los coches actuales. En ese aspecto y en lo relativo a la seguridad, lo pasado, pasado está.

Volkswagen Polo II GT G40

Llegados a este momento, yo pondría algo de música. Quizá mi querida y muy potente 'Smells like teen spirit', de Nirvana, o la conciliadora 'Black or white', de Michael Jackson, o la genial 'Cuéntame un cuento', de Celtas Cortos, pero en vista de que el iPod está vacío —bueno, las bandejas para las cintas de casete— mejor cantaremos la dulce 'Cómo hemos cambiado', de Presuntos Implicados, y acabaremos con la imprescindible 'The show must go on', de Queen. Todas esas fueron hits de la España de 1992.

Volkswagen Polo II GT G40

Y mientras el espectáculo continúa me meto en harina. ¿Qué puedo decir? Los datos principales de esta unidad se muestran en su ficha técnica, pero lo primordial se siente cuando me meto por ahí a hacer el cabra con el Polillo, aunque siempre de forma moderada, que ya tenemos una edad. Los dos. El coche va bien, es cierto, pero aquella energía juvenil que todavía le dura hace años que se quedó muy atrás. También quedó atrás la sensación de viajar sobre una tabla con ruedas. Ah, cómo hemos cambiado...

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir