Compartir
Publicidad

Toyota Avensis 2.2 D-4D, prueba (parte 3)

Toyota Avensis 2.2 D-4D, prueba (parte 3)
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Toyota Avensis tiene una filosofía de equipamiento muy oriental. Tenemos tres líneas de equipamiento: Active, Advance y Executive. Cada una de ellas apenas tiene extra alguno y se escogen listas cerradas de equipamiento, lo típico en un coche asiático. Por otra parte esto facilita la vida al comprador cuando busca un coche en stock, es más fácil acertar.

La unidad analizada es la más “sencilla”, Active, y pese a ser la menos equipada su dotación es mucho más completa de lo que cabe esperar. Otra ventaja de estos equipamientos cerrados es que se puede disponer de una dotación muy generosa sin que el precio se vaya a las nubes, es decir, lo que nos pasaría con un coche alemán o francés.

Equipamiento

Muy pocas cosas vamos a echar de menos en el Toyota Avensis. En el equipamiento básico hay climatizador bizona, antinieblas, llantas de aleación, volante y cambio en cuero, equipo de música con MP3, limitador y regulador de velocidad, conexión automática de luces y limpiaparabrisas, ordenador de a bordo, freno de estacionamiento eléctrico, aire acondicionado, etc.

Toyota Avensis

Sólo está disponible como extra el navegador GPS que véis en las imágenes en Active (diferente en Advance y Executive), muy completo y por un precio razonable considerando sus prestaciones y nivel de integración con el coche. Cuesta 1.000 euros, y aparte de eso lo único que se puede elegir es la pintura metalizada. ¿Qué nos deparan las versiones Advance y Executive? Sibaritismo.

Advance suma retrovisores exteriores plegables, calefactables y eléctricos, cortinilla parasol trasera, llantas de 17’‘, inserciones cromadas, pasos de puerta cromados, retrovisor interior electrocrómicos y sistema de entrada y arranque manos libres (con botón de encendido). La Executive suma además regulación eléctrica total de asiento de conductor y pasajero, tapicería de cuero, volante telescópico con memoria y asientos calefactados.

Toyota Avensis

En mi humilde opinión todas esta cosas adicionales son esas sin las que “se puede vivir”, no son realmente importantes sino elementos de confort. Eso sí, la versión superior da acceso a más sistema de seguridad activa que no se pueden pedir por separado. Los faros de xenón son opcionales en Advance y Executive por 1.200 euros más.

No puede tener un equipamiento tan abundante (y caro) que un Premium alemán, pero sí está al mismo nivel o por encima que sus homólogos franceses y desde luego los coreanos. En cuanto a coches americanos, considerando la variedad que tenemos, pues por encima también. Ojo, las versiones 1.6 VVT-i y 1.8 VVT-i automáticas no tienen limitador ni regulador.

Seguridad

Aquí es donde viene la chicha. De serie todos los Avensis tienen un equipamiento de seguridad actual y completo. Todas las plazas tienen chivato de abrochado de cinturón de seguridad, los delanteros tienen pretensores y limitadores de esfuerzo. Hay airbags frontales, laterales delanteros, de cortina y de rodilla para el conductor.

Toyota Avensis - EuroNCAP

La única carencia notable es la de airbags laterales traseros, no están disponibles. Los reposacabezas delanteros son activos, los traseros no. Las plazas laterales traseras tienen conexión ISOFIX, y si se instala una sillita en el asiento del copiloto está muy claro si el airbag está desactivado o no, el indicador es muy visible (ver detalle).

Los intermitentes se activan automáticamente con una frenada muy fuerte y los seguros de cierran automáticamente. Las ayudas a la conducción como ABS, ESP y asistencia al arranque en pendiente vienen de serie. Además, como ya he indicado en el apartado anterior, limitador y regulador de velocidad como los franceses (el limitador limita, no simplemente pita).

Toyota Avensis - EuroNCAP

En cuanto a su calificación EuroNCAP tiene una puntuación muy elevada, con el baremo de puntuación de 2009. Cinco estrellas, y el desglose de puntuación es: 90% protección de ocupantes, 86% infantil, 53% peatones y 86% en seguridad activa. Son resultados sensiblemente mejores que los de sus rivales directísimos, el Mazda6 y Honda Accord.

Ahora bien, lo mejor viene ahora. La versión Executive tiene un paquete de seguridad que incluye elementos de alta tecnología para evitar accidentes. Alerta de cambio de carril (LKA y LDW) con sugerencia de giro, control de crucero activo con radar (ACC) y sistema de frenado preventivo anticolisión (PCS). Lo malo es que tiene que ser motor 2.2 D-4D sí o sí, con paquete Premium y navegador.

Toyota Avensis - Active Cruise Control

Para quien se pierda con estas siglas, significa que el coche nos avisa si abandonamos el carril sin activar el intermitente (distracción), y puede sugerirnos en el volante la vuelta a nuestro lugar. En cuanto al ACC y PCS se basan en un radar instalado en el morro que vigilan el tráfico que tenemos por delante. El ACC mantiene la velocidad sólo si es seguro por la condiciones del tráfico.

En cuanto al PCS, si se detecta riesgo de colisión automáticamente se tensan los pretensores de los cinturones de seguridad y los frenos se aplican con su máxima potencia para evitar el golpe o consecuencias más severas para los pasajeros. La de vidas que salvaría este chisme si todos lo lleváramos en el coche...

Toyota Avensis - Active Cruise Control

Estos elementos cuestan 2.400 euros adicionales, y de momento sólo los tienen coches de alta gama salvo un par de excepciones. Tras haberlos probado en acción con otro coche me parecen una inversión mucho más útil que en tuning estético o comprar un motor más potente (150 CV es el tope de la gama actual). De momento es tecnología cara, pero eso va a ser así unos pocos años.

Así que, a modo de conclusión, pensar en seguridad y en el Avensis es lo mismo. A los hechos me remito. Uno de los mejores de su categoría con diferencia. El Avensis de la generación previa tenía también un nivel de seguridad excelente, su sucesor no podía ser menos.

Continuará...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio