Compartir
Publicidad
Publicidad

Škoda Spaceback, presentación y prueba en Verona

Škoda Spaceback, presentación y prueba en Verona
Guardar
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con la llegada del primer compacto de Škoda a la vuelta de la esquina, la marca checa nos ha invitado a probar este nuevo modelo, que en un principio conocimos como Škoda Rapid Spaceback y que en España se comercializará simplemente como Škoda Spaceback, perdiendo por el camino la denominación Rapid por razones de marketing, al igual que ocurrió con el Škoda Scout (que originalmente era Octavia Combi Scout).

Esperando que ocho de cada diez ventas de Rapid correspondan al Spaceback y con un objetivo de 3.500 unidades comercializadas a año completo, el fabricante lanza este modelo con interesantes promociones y descuentos, marcando un precio de arranque de 12.840 euros para la variante 1.2 TSI de 85 CV y de 13.990 euros para el 1.6 TDI de 90 CV (11.840 euros y 12.990 euros, respectivamente, acogiéndose al Plan PIVE).

Diseño e interior

De diseño sencillo y sobrio, el Škoda Spaceback no deja de ser un vehículo atractivo, que sigue la misma línea de los últimos modelos de la casa, que han mejorado mucho en los últimos años en lo que a estética se refiere. El Spaceback, con 4,3 metros de longitud, se sitúa a medio camino entre el Škoda Fabia y el Octavia, pero a diferencia de lo que pueda parecer, no es una ranchera.

Škoda Spaceback, presentación y prueba en Verona

El modelo, basado en la misma plataforma que utilizan el Škoda Rapid y el SEAT Toledo, más que un familiar es un concepto cercano al del Audi A3 Sportback, es decir, un compacto con algo más de espacio en la parte trasera, aunque pierde 18 centímetros de largo (mantiene, eso sí, la batalla) y reduce en más de 100 litros la capacidad del maletero con respecto al Rapid berlina, con un total de 415 litros frente a 550, y con un máximo de 1.380 litros abatiendo asientos.

A pesar de todo, ofrece un buen volumen de carga dentro del segmento (más que un Golf, un i30 o un C4) y muchas soluciones Simply Clever, desde un doble fondo de maletero o una cubierta de doble cara para el mismo, hasta redecillas para asegurar la carga. Es por dentro donde más sorprende, especialmente en las plazas traseras, ya que es muy amplio y ofrece un espacio para las piernas bastante generoso, incluso si los ocupantes delanteros son altos.

La sobriedad exterior también se traslada al habitáculo, donde no hay muchos adornos. El diseño, clásico y limpio, comparte aspecto y materiales con el Rapid berlina y está protagonizado por un volante de tres radios muy al estilo Volkswagen, con el nuevo logo de Škoda presidiéndolo, y una pequeña pantalla en la consola, que también está tomada del grupo, La seña de identidad de la marca se mantiene en el cuadro de instrumentos, con el diseño típico de Škoda y la particular numeración del cuentavueltas (x100 en lugar de x1000).

Škoda Spaceback, presentación y prueba en Verona

Motorizaciones

Este Spaceback se ofrecerá en España con tres motorizaciones de gasolina y dos diésel, además de una variante 1.6 TDI Greenline de 90 CV, la más frugal de la oferta, que llegará en el mes de noviembre y promete un consumo medio de 3,8 litros a los cien kilómetros y unas emisiones de dióxido de carbono de 99 gramos por kilómetro.

La gama de motorizaciones está compuesta por un 1.2 TSI en variantes de 85 ó 105 CV, un 1.4 TSI de 122 CV unido de serie a la transmisión DSG de doble embrague y 7 relaciones, y dos motores diésel en forma de 1.6 TDI de 90 ó 105 CV. La variante de 90 CV es la única de la gama que puede equipar opcionalmente la caja DSG por 1.650 euros adicionales.

Todas las versiones pueden equipar en opción el paquete Green tec (255 euros ó 260 euros para el 1.4 TSI), que incluye Start/Stop, sistema de recuperación de energía en la frenada y neumáticos de baja resistencia a la rodadura para conseguir mejores cifras de homologación y menores consumos. El único que lo incorpora de serie es el 1.2 TSI de 105 CV.

Škoda Spaceback, presentación y prueba en Verona

Parte de culpa de que la gama del Škoda Spaceback consiga tan buenas cifras en consumo y emisiones (de 3,8 a 5,8 litros) la tiene el reducido peso del conjunto, de sólo 1.055 kilogramos para las versiones más ligeras, y el trabajo aerodinámico realizado por los diseñadores (0,30 Cx).

Primeras impresiones

Una vez acomodados, y habiendo espacio suficiente tanto delante como detrás, tal y como hemos apuntado más arriba, nos disponemos a probar algunos de los motores de la gama, concretamente el 1.2 TSI 85 CV de acceso, el 1.6 TDI de 105 CV y el 1.6 TDI de 90 CV con cambio DSG.

El tacto general del coche es bueno, con ese toque que tienen todos los modelos del grupo VAG que tanto gusta, y el comportamiento es satisfactorio aunque no especialmente deportivo. El Škoda Spaceback es un coche agradable de conducir, al igual que su hermano berlina, con el que las diferencias son mínimas en el apartado dinámico. Quizá sea más cómodo que la berlina, puesto que la marca ha revisado la suspensión y ha cambiado los amortiguadores, aunque no hemos notado diferencia.

Škoda Spaceback, presentación y prueba en Verona

El 1.2 TSI de acceso, a pesar de ser un motor pequeño y de potencia contenida, mueve con soltura al Spaceback y ofrece unas prestaciones aceptables, mejores de lo que esperábamos. Sin ser una bala, ofrece una experiencia de conducción divertida si así lo queremos y permite subirlo de vueltas sin que el sonido se haga desagradable (como en el caso de los diésel, en general). Es más, suena bien para un motor de 1.2 litros.

Esta versión, por aquello de reducir al máximo los consumos, cuenta con unas marchas muy largas que pueden hacernos pensar que el coche no tiene una buena respuesta, aunque lo cierto es que si utilizamos la marcha correcta y jugamos con el cambio, el pequeñín se desenvuelve sin problemas. Para ser el acceso a la gama no está nada, nada mal. Nos quedamos con ganas de probar el 1.4. TSI de 122 CV, con el que debe comportarse realmente bien.

En los 1.6 TDI ya se nota más fuerza, más par motor. La versión de 105 CV es suficientemente enérgica y agradable de conducir. También tiene marchas largas, aunque en este caso no supone tanto problema ya que le cuesta menos esfuerzo ganar vueltas. Es probablemente la opción más adecuada en diésel, por la relación entre prestaciones y consumo, aunque si queremos cambio automático no tenemos otra opción que elegir el TDI 90 CV.

Škoda Spaceback, presentación y prueba en Verona

Con la caja automática DSG de doble embrague y siete marchas, el 1.6 TDI de 90 CV también mueve bien al Spaceback, aunque no está a la altura del 105 CV con cambio manual si lo que buscamos es una conducción ágil. Además, la respuesta del DSG nos resultó algo brusca a bajas velocidades. Hay que cogerle el tacto al pedal del acelerador para no pedirle más de la cuenta al motor.

En general la suspensión es cómoda tanto en carretera como en ciudad y, sin ser un coche demasiado refinado, tampoco se muestra especialmente ruidoso incluso a velocidades elevadas en vías rápidas. Aunque quizá no esté a la altura de los modelos más nuevos del grupo, como el VW Golf, el Audi A3 o el SEAT León, sigue siendo una gran opción en lo que a relación calidad-precio se refiere.

Gama y equipamiento

La gama para España del Škoda Spaceback está estructurada en tres niveles de acabado: Active, Ambition y Elegance, de menos a más en este mismo orden. Los dos únicos elementos opcionales que distinguen al Spaceback del Rapid berlina son el techo panorámico de cristal y los faros de xenón, equipamiento que el Rapid no puede equipar y éste sí.

Škoda Spaceback, presentación y prueba en Verona

Ya desde el nivel básico cuenta con seis airbags, aire acondicionado, llantas de acero de 15 pulgadas, luces de marcha diurna, faros antiniebla, cierre centralizado, elevalunas eléctricos delanteros, anclajes Isofix traseros y sistemas electrónicos de asistencia como el control de estabilidad o el ABS.

La versión intermedia o Ambition suma a lo anterior los cristales tintados, pantalla multifunción, sistema de sonido Swing, asiento de conductor regulable en altura, compartimento para gafas de sol, elevalunas traseros, paquetes cuero y cromo, volante multifunción, conexión USB, control de crucero, reposabrazos central delantero, etc...

Por último, el nivel superior o Elegance añade las llantas de aleación de 16 pulgadas, el climatronic, volante multifunción con mandos para el manos libres, conectividad bluetooth, asiento de pasajero también ajustable en altura, etc...

Škoda Spaceback, presentación y prueba en Verona

Škoda ofrece también algunos paquetes de equipamiento a precios interesantes, con algunos de los elementos más solicitados por los clientes. Además de los tres que detallamos a continuación, también se ofrece un paquete servicios que incluye un año más de garantía (tres en total), tres años de mantenimiento y seis meses de seguro gratuito.

  • Paquete Active: Completa el nivel básico mediante llantas de aleación de 15 pulgadas y elevalunas eléctricos traseros. Tiene un precio de 240 euros.
  • Paquete Ambiente: Añade al acabado intermedio la conectividad Bluetooth, el volante multifuncion y las llantas de aleación de 16 pulgadas por 565 euros.
  • Paquete Elegance: Suma al nivel tope de gama las llantas de 17 pulgadas, sensores de aparcamiento traseros, reposabrazos central trasero y cristales oscurecidos por 215 euros adicionales.
Škoda Spaceback, presentación y prueba en Verona

Precios del Škoda Spaceback 2013

A continuación la relación completa de precios de catálogo de la gama Škoda Spaceback 2013, sin descuentos ni promociones (a los que habría que restar los en torno a 4.000 euros que rebaja la marca en lanzamiento):

  • Škoda Spaceback 1.2 TSI 85 CV Active: 16.940 euros
  • Škoda Spaceback 1.2 TSI Green Tec 105 CV Active: 17.640 euros
  • Škoda Spaceback 1.4 TSI DSG 122 CV Active: 20.090 euros
  • Škoda Spaceback 1.6 TDI 90 CV Active: 18.280 euros
  • Škoda Spaceback 1.6 TDI DSG 90 CV Active: 19.930 euros
  • Škoda Spaceback 1.6 TDI 105 CV Active: 18.980 euros
  • Škoda Spaceback 1.6 TDI Green Tec 105 CV Active: 19.290 euros
  • Škoda Spaceback 1.2 TSI 85 CV Ambition: 18.020 euros
  • Škoda Spaceback 1.2 TSI Green Tec 105 CV Ambition: 18.720 euros
  • Škoda Spaceback 1.4 TSI DSG 122 CV Ambition: 21.170 euros
  • Škoda Spaceback 1.6 TDI 90 CV Ambition: 19.360 euros
  • Škoda Spaceback 1.6 TDI DSG 90 CV Ambition: 21.010 euros
  • Škoda Spaceback 1.6 TDI 105 CV Ambition: 20.060 euros
  • Škoda Spaceback 1.6 TDI Green Tec 105 CV Ambition: 20.370 euros
  • Škoda Spaceback 1.2 TSI 85 CV Elegance: 19.270 euros
  • Škoda Spaceback 1.2 TSI Green Tec 105 CV Elegance: 19.970 euros
  • Škoda Spaceback 1.4 TSI DSG 122 CV Elegance: 22.420 euros
  • Škoda Spaceback 1.6 TDI 90 CV Elegance: 20.610 euros
  • Škoda Spaceback 1.6 TDI DSG 90 CV Elegance: 22.260 euros
  • Škoda Spaceback 1.6 TDI 105 CV Elegance: 21.310 euros
  • Škoda Spaceback 1.6 TDI Green Tec 105 CVElegance: 21.570 euros

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos