Compartir
Publicidad
Probamos el Audi RS3 Sportback, el coche compacto más potente y bestia del mundo con 400 CV
Pruebas de coches

Probamos el Audi RS3 Sportback, el coche compacto más potente y bestia del mundo con 400 CV

Publicidad
Publicidad

Son las 6 de la madrugada del día posterior al Salón de Ginebra, todavía es noche cerrada y estoy montado en una bestia parda de 400 CV, escapándome de Madrid por una desierta autopista radial de esas que habrá que rescatar, ya que de día deben pasar por ella los mismos vehículos que circulan a estas intempestivas horas, entre uno y ninguno. La jornada, con 800 kilómetros de autopista y carretera nacional por delante, no podía ser más apetecible. ¿Cuál es el coche que llevo entre manos? Aunque la cifra de potencia puede llevar a equivocaciones, no es un superdeportivo, es un Audi RS3 Sportback que en su última evolución desarrolla ni más ni menos que 400 CV. ¿Te vienes?

Mientras me alejo de la capital viendo por el espejo retrovisor la enorme mancha de contaminación lumínica que desprende la gran ciudad, pienso en la enorme escalada de potencia que han vivido los compactos deportivos en poco más de una década. Hoy conduzco el más potente de todos, pero recuerdo cómo cuando hace apenas 18 años, cuando empecé a probar coches, el referente del segmento era el Audi S3 con sus 210 caballos.

En 18 años, el compacto más deportivo de Audi ha pasado de 210 CV a 400 CV, más de los que entregaba el primer Audi RS4. Palabras mayores.

De aquella primera generación del S3, tuve la suerte de probar varias unidades. La primera, de color amarillo, placa de matrícula de Barcelona y 210 CV. Luego le siguió otra de color rojo, ya con la evolución del 1.8 T de cuatro cilindros llevado hasta los 225 CV. Parecía una cifra de potencia loca para un coche de este planteamiento, pero el segmento de los compactos deportivos ha evolucionado tanto, que hoy este coche que podríamos considerarlo su sucesor natural, tiene casi el doble de caballos.

El compacto deportivo más potente del mercado

Audi RS3 Sportback Prueba lateral

Al igual que su hermano el RS3 Sedán, esta última evolución del RS3 Sportback lleva bajo el capó el maravilloso motor de cinco cilindros turbo que también anima al Audi TT RS. Desde la primera vez que me puse al volante de la generación previa del TT RS Roadster en 2009, el cual usaba la misma base mecánica, supe que este motor iba a marcar una época rememorando las gestas de otros bloques de cinco cilindros que existieron antes en modelos de los cuatro aros tanto de calle como de carreras.

El motor se ha actualizado y ahora es más potente, eficiente y ligero, y todo ello sin renunciar a su inconfundible sonido, un zumbido áspero, ronco y constante que pone los pelos de punta, especialmente cuando circulamos en el modo Dynamic o tiramos hacia atrás de la palanca selectora del cambio S Tronic activando su modo más prestacional.

Audi RS3 Sportback Prueba

Pero eso es algo que, con 400 CV bajo el pie derecho, deberás hacer con el máximo de atención si no quieres pasar con creces los límites de velocidad permitidos en España. Esta bestia pasa de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos y si como es el caso de esta unidad has pagado 1.905 euros, estarás habilitado para alcanzar 280 km/h de velocidad punta. Por algo es el compacto deportivo más potente del mundo.

Por autovía conducir el RS3 Sportback es toda una experiencia, ya que los kilómetros pasan mucho más rápido de lo habitual. En parte, además de por lo mucho que corre, esto es así porque es casi tan confortable como un Audi A3 Sportback con el que comparte forma de carrocería.

Audi RS3 Sportback Prueba

Es cierto que sí se nota algo más rígido de suspensiones, lo cual es lógico si tenemos en cuenta que la altura al suelo se ha rebajado en 20 milímetros respecto a un A3 normal, pero no es nada especialmente crítico si llevas la suspensión Audi Magnetic Ride (1.250 euros) que permite elegir diferentes niveles de confort o deportividad. Podrás viajar cómodamente y hacerlo a ritmos altos sin tener que llevar el motor 2.5 de cinco cilindros especialmente arriba.

De ahí que los consumos reales en autovía puedan llegar a bajar de 8 l/100 km a ritmos normales, y no pasarán de 9 l/100 km si le aprietas un poco. Si le aprietas demasiado, subirá rápidamente de de 12 l/100 km y las posibilidades de que aparezcas en el Telediario son muy grandes. Los faros opcionales Matrix LED (705 euros) son una auténtica maravilla, pintan con su fina luz blanca todo lo que tenemos por delante y hacen que viajar de noche, sea una experiencia maravillosa.

Una silueta que enamora discretamente

Audi RS3 Sportback Prueba

El sol parece comenzar a resplandecer en el horizonte, así que paro a tomar un café en un área de servicio antes de abandonar la autovía. Sentado junto a la ventana, no puedo dejar de ver la silueta del RS3. A pesar de ser un 'simple' compacto deportivo con carrocería familiar, este coche hace que mucha gente se gire a su paso, y no solo por la preciosa pintura opcional Azul Ara Efecto cristal de 1.200 euros.

El Audi RS3 Sportback es el sueño húmedo de muchos jóvenes y no tan jóvenes, y eso que teóricamente no es más que un A3 Sportback con detalles como unas vías delanteras 20 milímetros más anchas, carrocería rebajada 20 milímetros, llantas de 19 pulgadas de color negro (opcionales por 890 euros). Sorprende cómo desata pasiones a su paso.

Audi RS3 Sportback Prueba llanta

Por detrás, solo un alerón ligeramente más grande sobre la luneta posterior y eso sí, las dos salidas de escape ovales en la parte inferior permiten diferenciarlo del 2.0 TDI. Bueno, eso y que en el caso de esta preciosa unidad de pruebas, se había equipado también con el Paquete Exterior RS Negro Brillante (825 euros). Este incluye la parrilla delantera Singleframe con la inscripción 'Quattro' en la parte inferior en gris titanio mate, el splitter frontal en color carrocería, el blade frontal en negro brillante, la moldura del difusor en negro brillante y los imprescindibles embellecedores de las ventanillas en ese mágico negro brillante.

Se hace tarde y salgo para continuar la ruta de hoy hasta la localidad aragonesa de Alcañiz. Pongo en marcha el motor pulsando el botón dispuesto en la consola central y creo que el petardazo que emitió el escape todavía debe resonar en la cabeza del camionero checo que fumaba al lado del coche. Lo siento, lo hace el coche automáticamente cuando lo enciendes con temperatura. Por suerte, si lo haces a primera hora de la mañana, aunque también hay un zumbido y un ralentí sonoro, es menos escandaloso que ahora.

Audi RS3 Sportback escape

Para llegar de Madrid a Alcañiz hay varias rutas. Puedes hacerlo yendo por autovía A-2 hasta Zaragoza y luego cogiendo la N-232 durante unos 100 kilómetros, o haciendo la ruta dando preferencia a la carretera N-211, disfrutando de los poco menos de 300 kilómetros de entretenidas y amenas rectas y curvas mientras atraviesas Aragón, tras haber hecho previamente los rutinarios 135 kilómetros de la A-2 hasta Alcolea del Pinar. Lógicamente, con un compacto deportivo de 400 CV, la segunda opción es mucho más interesante y apetecible.

El interior del RS3 Sportback es una auténtica maravilla, tanto a nivel visual como al tacto. Como es habitual en la casa alemana, la calidad de los materiales elegidos, los ajustes milimétricos de las piezas del habitáculo y en general la disposición de todos los mandos, es insuperable. En el Audi Virtual Cockpit, que tiene una configuración específica RS con el cuentarevoluciones en el centro, veo que fuera hace cuatro grados bajo cero, pero no temo demasiado porque el coche parece ir anclado al asfalto, incluso en las primeras curvas rápidas que todavía guardan algo de humedad y pequeñas placas de hielo en las zonas interiores.

Audi Rs3 Sportback asientos

Me siento muy a gusto en los asientos deportivos S opcionales, tapizados en cuero Nappa fina en tono negro y con detalles en color rojo (Paquete Dinámico RS 3 interior por 1.145 euros), como las costuras o las microperforaciones que decoran su respaldo con las letras RS grabadas a fuego. Por suerte, son unos asientos que tienen un compromiso muy bueno entre confort y sujección lateral, y además también permiten contar con calefacción en los asientos. Sí, en Nürburgring también hace mucho frío.

El tacto del motor es una auténtica delicia. Cuenta con muchos bajos y además se entiende de maravilla con la caja de cambios de doble embrague S Tronic de 7 velocidades, de forma que si vamos en una marcha demasiado larga y de repente le pedimos respuesta hundiendo el pie derecho, instantáneamente bajará una, dos o tres marchas al tiempo que emite un zumbido de tal intensidad que mentalmente no puedo dejar de pensar que las dos salidas de escape traseras deben estar emitiendo fuego.

Audi RS3 Sportback motor

Y esa misma sensación se transmite cuando cojo con fuerza el volante, con la parte inferior plana y los extremos laterales forrados en piel vuelta, piso a fondo el acelerador y siento cómo el motor comienza a dar lo mejor de sí mismo. El turbo sopla a 1,35 bar cuando se le demandan las máximas prestaciones, y el coche sale catapultado hacia adelante vayamos al régimen al que vayamos.

Todo se debe a los 480 Nm de par que entrega de forma constante desde las 1.800 RPM hasta las 5.850 RPM, una fuerza más que suficiente para mantenerte bien pegado al respaldo del asiento mientras todo a tu alrededor todo pasa a velocidad de superdeportivo. Pero, ¿de verdad estoy montado en un compacto?

Precisión en las curvas

Audi RS3 Sportback Prueba

Gestionar la velocidad que permite llevar el Audi RS3 Sportback requiere templanza y frialdad. De otra forma, estarás constamente fuera de la ley, y no solo en tramos rectos de esos que desaparecen en un abrir y cerrar de ojos, también en curvas deberás mantener la cabeza fría.

Tal vez sea ahí donde el Audi RS3 Sportback impresiona más. La dirección ofrece un tacto inmejorable, con un nivel de precisión como el que necesitas cuando vas conduciendo un coche que permite a cualquiera ir a ese ritmo. Un embrague multidisco electrohidráulico controlado electrónicamente, situado en el eje posterior para optimizar los repartos de pesos, se encarga de repartir la fuerza entre el eje delantero y el trasero constantemente.

La tracción del Audi RS3 Sportback es tan bestia que parece que el coche quiere hacer girar el mundo en contra sentido
Audi Rs3 Sportback Prueba

Aunque normalmente el reparto de fuerza favorece al eje trasero para dotarlo de un tacto más deportivo, cuando es necesario el eje delantero también recibe gran parte de la potencia para asegurar un nivel de tracción que puede dejar impresionado a cualquiera. Es imposible hacer que pierda algo de fuerza y tracción, o al menos yo no lo estoy consiguiendo a pesar de que estoy solicitando tanta potencia a la salida de las curvas que llego a marearme un poco.

El punto más curioso a nivel dinámico teórico, es que el Audi RS3 Sportback es el único coche del mercado (junto a su hermano de carrocería Sedán) que cuenta con unas ruedas delanteras más anchas que las traseras. En el eje delantero monta neumáticos de 255/30R19 frente a los 235/35R19 del eje trasero, bucando el mordiente que precisa un juguete así. Imagino que ese será uno de los secretos de esta tracción tan bruta.

Audi RS3 Sportback Prueba

A todo ello se une la sensación de llevar entre manos un coche mucho más ligero de lo que esperaba. El Audi RS3 Sportback declara en báscula 1.510 kilos, 26 kilos menos que la anterior versión de 360 CV gracias al nuevo bloque motor de aluminio. Mientras el anterior me parecía algo tosco en curvas y con una ligera tendencia al subviraje, parece que ese ahorro de peso en la parte delantera ha ayudado a redondear más las trazadas y en definitiva, a hacer más rápido y fácil de conducir esta bestia imbatible en una carretera de curvas.

Para que nos hagamos una idea de lo bestia que es este coche y los ritmos a los que permite ir, basta con decir que es el único compacto deportivo que puede equipar frenos carbono cerámicos, y eso que ahora es casi 100 kilos más ligero y 60 CV más potente que el primer Audi RS3 Sportback que probamos.

Estoy disfrutando como un enano, y todo parece en su sitio para que así siga siendo. Los consumos en conducción deportiva, suben pero no se disparan. Llegué a ver en el ordenador de abordo 12,9 l/100 km en momentos pico, un consumo que no considero precisamente excesivo para el ritmo al que estábamos yendo, lo que estábamos exigiendo al conjunto y sobre todo, que llevamos 400 CV bajo el pie derecho.

Audi RS3 Sportback Prueba

Fueron muchos los kilómetros de disfrute, y el conjunto no parecia desfallecer en ningún momento. El rugido tan característico del motor de cinco cilindros va ganando intensidad a medida que van pasando los kilómetros, o tal vez se me esté desarrollando cierta adicción por esa preciosa melodía enfatizada además en este caso por el sistema de escape deportivo opcional RS (1.080 euros).

Tanto es así que el equipo de música Bang & Olufsen, también como parte de la dotación opcional por 1.005 euros, va apagado la mayor parte del tiempo. ¿Quién quiere escuchar RNE teniendo esa maravilla de ruido modulable con el pedal derecho? A todo ello hay que añadir otro detalle. La unidad de pruebas venía equipada con el equipo de frenos carbono cerámicos, que por 5.905 euros garantizan un tacto perfecto e infatigable a pesar del maltrato.

Audi RS3 Sportback delantero lateral

Audi RS3: nuestra puntuación

8.1

Diseño exterior8
Diseño interior8
Calidad9
Habitabilidad8
Maletero8
Motor9
Seguridad9
Comportamiento8
Comodidad7
Precio7

A favor

  • Motor cinco cilindros
  • Sonido adictivo
  • Efectividad en curva
  • Diseño discreto
  • Frenos cerámicos (opcionales)

En contra

  • Precio base
  • Poco sorprendente
  • Capacidad del depósito justa
  • Consumos en deporitva

La jornada de conducción que viví al volante del Audi RS3 Sportback fue inolvidable. Con tanta potencia en un conjunto de ese tamaño, es lógico que el RS3 imponga respeto. Pero una vez más, como suele ocurrir en las creaciones de Audi, todo en él está perfectamente puesto a punto para que el coche vaya sobre raíles y siga siendo el modelo más efectivo y rápido de su segmento.

Es divertido por lo rápido que permite trazar las curvas y por la descomunal patada que tiene cuando pisas a fondo el acelerador, adictivo por el sonido que emite su motor 2.5 de cinco cilindros y su loco equilibrio. Es la encarnación perfecta de la efectividad, pero tal vez le falte algo de emocionalidad si lo comparamos con un BMW M2. Eso sí, la efectividad hay que pagarla, ya que el precio básico del Audi RS3 Sportback es de 65.360 euros y a nada que empieces a ponerle extras, te irás a un coche que superará con facilidad los 70.000 euros. Sí, es la mitad de lo que cuesta el Audi RS6 Avant de tu padre, y te aseguro que con este podrás mantenerle el ritmo en conducción deportiva.

Audi RS3 Sportback lateral

Ficha técnica

Versión probada   Sportback
Cilindrada2.480 cm³ Tipo de tracciónQuattro
Bloque motorCinco cilindros en línea turbo CombustibleGasolina
Potencia (CV @ rpm)400 @ 5.850 Capacidad del depósito55 litros
Par motor (Nm @ rpm)480 @ 1.700 - 5.850 Consumo urbano11,3 l/100 km
Masa en vacío1.510 kg Consumo extraurbano6,6 l/100 km
Velocidad máxima250 (autolimitada ó 280 en opción) km/h Consumo combinado8,3 l/100 km
Aceleración 0-100 km/h4,1 segundos Capacidad maletero380 litros
TransmisiónS-Tronic de 7 velocidades Precio65.360 euros

El coche para esta prueba ha sido prestado por Audi. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas

Fotografía | Héctor Ares

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio