Compartir
Publicidad
Publicidad

Rolls-Royce 200EX Concept

Rolls-Royce 200EX Concept
Guardar
26 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Rolls-Royce 200EX Concept es un nuevo prototipo que presentará la marca británica en el Salón de Ginebra y que representa un vistazo al futuro modelo de la marca, cuya producción está planificada para 2010. La premisa en su diseño es la de hacer un Rolls-Royce más moderno, ágil y dinámico.

Lo que se ha querido hacer con este Rolls-Royce 200EX Concept es un automóvil más llamativo dentro de la marca, pero conservando los genes que caracterizan a sus lujosos hermanos. En cierto modo, aún con su aspecto tan sobrio, resulta un coche más atrevido dentro de la marca.

Su diseño exterior se caracteriza por grandes superficies e ininterrumpidas, sólo rotas por las líneas horizontales. Todo muy sencillo y a la vez muy elegante, muy propio de Rolls-Royce. Sólo con verlo dan ganas de llamar a Bautista para que te lleve a la partida de golf con tus amigos.

Rolls-Royce 200EX

Uno de los rasgos más representativos de este Rolls-Royce 200EX Concept es su parrilla delantera. Sigue siendo la misma de todos los Rolls-Royce actuales, pero completamente renovada. Su aspecto ahora es mucho más dinámico y está flanqueada por los nuevos faros de LED.

El acabado exterior es en Tungsteno oscuro en contraste con el acabado plateado satinado que se aplica en el capó y en el pilar A. El impacto visual del exterior se remata con las llantas de 20 pulgadas y siete radios.

Rolls-Royce 200EX

“Tal como sucede con cualquier Rolls-Royce, la atención al detalle es fundamental. Queremos crear en el propietario la convicción de que el coche ha sido expresamente creado para él por alguien experto y cuidadoso.”

Creo que las palabras de Alan Sheppard, Diseñador de Interiores en Rolls-Royce, son las mejores para definir como es el interior de este Rolls-Royce 200EX Concept. Elegancia, lujo y sobre todo, sensación de calidez y confort. Como si estuvieses en el salón de tu propia casa.

El acceso a la parte trasera del interior se hace a través de unas puertas con bisagras traseras, con un ángulo de apertura de 83 grados. Con esto se consigue que el acceso sea lo más cómodo posible para el pasajero y además, dan la sensación de mayor amplitud cuando se entra al vehículo.

Como no puede ser de otra forma, la elección de materiales de altísima calidad es una parte fundamental en su desarrollo. Por ejemplo, la tapicería es de fina piel en color Crème Light, las alfombrillas de Cornsilk, el techo está forrado de cachemir y las inserciones de madera del salpicadero son Santos Palisandros.

El salpicadero se muestra muy despejado, con todo colocado donde debería estar. Los elementos con las funciones más importantes están resaltados con cromados para hacerlos más accesibles. Su iluminación es muy suave y se deja ver a través del volante, que presenta unos mandos en forma de clavija de violín.

Respecto a sus datos técnicos, simplemente nos dicen que equipa un nuevo motor V12 del que no dan más detalles. Supongo que para eso habrá que esperar al Salón de Ginebra. Sobre sus medidas, como en todo Rolls-Royce, son igual de impresionantes que el propio coche: 5.399 mm de largo, 1.948 mm de ancho y 1.550 mm de alto, con una distancia entre ejes de 3.295 mm.

Fuente | Rolls-Royce

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos