Aston Martin se ha sacado de la manga un nuevo speedster, y es tan nostálgico que enamora

Aston Martin se ha sacado de la manga un nuevo speedster, y es tan nostálgico que enamora
2 comentarios

Aston Martin celebra el décimo aniversario de su exclusivo departamento de personalización Q by Aston Martin con el lanzamiento de un prototipo que combina lo mejor del pasado de la firma británica con la tecnología que utilizará en los coches del futuro.

Se llama Aston Martin DBR22 y su nombre ya es toda una declaración de intenciones porque rinde tributo a uno de los coches de carreras más populares de la compañía inglesa, el Aston Martin DBR1 de 1956 que llegó a ganar las 24 Horas de Le Mans.

No hay sitio para la electrificación

Aston Martin Dbr22 5

Pero no solo su nombre recuerda al mítico modelo de competición de que pilotaron Carroll Shelby, Stirling Moss, Jack Brabham y Jim Clark, entre otros. Su diseño también está basado en la barqueta de finales de los años 50, aunque también se inspira en su predecesor, el Aston Martin DBR3S de 1953.

Pero el DBR22 no solo busca la inspiración en el pasado. Su aspecto adelanta parte del lenguaje de diseño que veremos en los próximos Aston Martin de producción. De hecho, no ha sido concebido como un simple ejercicio de diseño porque Aston Martin está abierta a fabricarlo de una forma tan limitada como el Vulcan (24 unidades) o el Vantage V600 (14 unidades).

Por ese motivo, Aston Martin ha procurado no ser demasiado futurista, es más, el DBR22 arriesga menos que el Aston Martin V12 Speedster que conocimos en 2020.

El resultado es un speedster que cuenta con todo lo necesario para llegar a las calles y convertirse en uno de los supercars más exclusivos del planeta y en uno de los Aston Martin más codiciados de todos los tiempos.

Aston Martin Dbr22 6

Pero eso no quiere decir que Aston Martin haya dejado a un lado la innovación. Entre las nuevas soluciones de diseño que estrena, destaca la parrilla con entramado de fibra de carbono, en lugar de aluminio, pero también una carrocería fabricada en el mismo material que busca la máxima limpieza de formas utilizando el mínimo número posible de paneles.

El DBR22 ha permitido a la marca británica explorar nuevas técnicas de producción, como la impresión 3D para crear el subchasis trasero. El objetivo es ahorrar peso y aumentar la rigidez. La pintura o las llantas también son nuevas creaciones del departamento Q by Aston Martin.

El interior apuesta por la misma combinación de elementos modernos con toques clásicos. Combina el cuero marrón con la fibra de carbono expuesta y el salpicadero es más minimalista que el de los últimos Aston Martin de producción. La pantalla táctil central tiene más protagonismo y estrena una botonera que une el salpicadero con la consola central.

Aston Martin Dbr22 3

La innovación, por fortuna, no ha llegado a la parte mecánica. La mayoría de los coches que se presentarán esta semana en la Monterey Car Week estarán electrificados, pero el Aston Martin DBR22 nada a contracorriente y utiliza un motor en peligro de extinción.

Se trata del mismo V12 biturbo de 5.2 litros que da vida al Aston Martin DBS, pero en esta ocasión se conforma con 715 CV y 753 Nm de par (en el DBS entrega 725 CV y 900 Nm).

De transmitir la potencia a las ruedas traseras se encarga una caja de cambios automática de convertidor de par y ocho relaciones que puede manejarse desde las levas ancladas a la columna de dirección.

Los de Gaydon prometen que el Aston Martin DBR22 será capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 319 km/h. Son cifras un poco más discretas que las del Aston Martin DBS, que llega hasta los 339 km/h, pero el objetivo de Aston Martin es que la experiencia de conducción sea más similar a la de un coche de competición que a la de un gran turismo.

Temas
Inicio