Compartir
Publicidad

La ubicación de los radares móviles y el recochineo ante los ciudadanos

La ubicación de los radares móviles y el recochineo ante los ciudadanos
50 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sobre el uso de radares móviles, que va a ir en aumento a raíz de la última adquisición por parte del Estado, es recurrente una consulta sobre dónde pueden ubicarse los coches de policía, ya sean logotipados o camuflados. Últimamente recuerdo esta pregunta por parte de cupreti y por parte de fumeral. En ambos casos, la respuesta remite al Artículo 68 del Reglamento General de la Circulación.

Sin embargo, la vuelta de tuerca propia de la España de Berlanga la pone esta semana la Policía Local de Vitoria-Gasteiz, a quienes habrá que considerar para el premio... no sé, habrá que crear un galardón. ¿El motivo? Tener plazas reservadas para los coches con radar, que ya tiene su arte, emplazar el coche fuera de estas plazas y, cuando se les pregunta, hacerse el orejas tan ricamente.

Por si alguien se ha perdido, el Artículo 68 dice, en parte, esto:

Los agentes de la autoridad responsable de la vigilancia, regulación y control del tráfico podrán utilizar o situar sus vehículos en la parte de la vía que resulte necesaria cuando presten auxilio a los usuarios de ésta o lo requieran las necesidades del servicio o de la circulación. Asimismo, determinarán en cada caso concreto los lugares donde deben situarse los vehículos de servicios de urgencia o de otros servicios especiales.

¿Qué ocurría en Vitoria? Que la policía dejaba el coche radar en lugares variopintos, y en poco tiempo protagonizó todo un book fotográfico de denuncia ciudadana. Entonces el consistorio alavés aprobó unos emplazamientos fijos para los radares móviles --lo cual es contradictorio ya de saque-- mientras el alcalde aseguraba que el coche dotado de radar sólo utilizaría "esas plazas señalizadas donde los vitorianos saben que puede estar", porque se perseguía un efecto disuasorio.

Ya, pero no. Porque a la práctica la ley ampara que los agentes se pongan donde mejor les venga. Conclusión visual: la foto siguiente, toda una declaración de intenciones por parte de los agentes:

Radar móvil en Vitoria

Y lo más divertido viene cuando un ciudadano se acerca a la policía y pregunta por qué pasan de las promesas del alcalde y emplazan el radar móvil fuera de las plazas reservadas. La respuesta es, como mínimo, incorrecta desde un punto de vista estético, sobre todo viniendo de alguien que cobra un sueldo público y que habla con uno de sus conciudadanos. El vídeo se encuentra en El Correo, y esta es la transcripción:

Aquí está estacionado el coche radar y aquí está el aparcamiento donde debería estar estacionado, con lo cual este vehículo no está bien estacionado. Entonces vamos a preguntar al señor agente, a ver qué nos dice. -- Buenos días, ¿me puede decir usted por qué no está estacionado ahí donde están las marcas viales? -- Pues es que... me ha apetecido ponerme aquí. -- Sí, entonces... ¿el Ayuntamiento por qué pone ese estacionamiento para este vehículo? -- Eso explícaselo a ellos. -- No, eso... han llegado ellos a un acuerdo con ustedes, con la Policía Local de Vitoria, que ustedes deberían estacionar el vehículo radar ahí. -- Bien, vale, vale. -- ¿Vale? Vale, perfecto. -- No saques fotos... -- No, no, no. -- ¡NO SAQUES FOTOS! -- No saco fotos, estoy grabando la conversación de voz. Vale, vale, perfecto.

"Fin de la cita", que decía el filósofo. Que cada uno llegue a las opiniones que considere oportunas (sin caer en el insulto, por favor). Por parte del que esto escribe, la única opinión ya a estas alturas es que este país no se entiende sin haber leído un poco a Mihura y a Jardiel Poncela.

Vía | El Correo (fotos obtenidas de Twitter por El Correo) En Motorpasión | De radares móviles y siestas de cuneta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio