Compartir
Publicidad
Publicidad
Mitsubishi Outlander 2016, a prueba: aún más cómodo y silencioso
Mitsubishi

Mitsubishi Outlander 2016, a prueba: aún más cómodo y silencioso

Publicidad
Publicidad

Sin muchos cambios aparentes, pero con mucho más que un simple "lavado de cara", el Mitsubishi Outlander 2016 llega al mercado español este mismo año. Lo hará primero en versión diésel, en octubre, y después como híbrido enchufable o PHEV, ya en el mes de diciembre, aunque por ahora no conocemos los precios de ninguno de los dos. Eso sí, ya los hemos conducido.

Mitsubishi propone una actualización profunda, aunque eso no suponga grandes diferencias a nivel estético con respecto al anterior. Gana sobre todo en comodidad de marcha, refinamiento general, insonorización, rigidez estructural, seguridad y calidad percibida, por dentro y por fuera, si bien las dos motorizaciones también incorporan alguna que otra modificación, a favor de la eficiencia.

Desde su lanzamiento allá por el año 2001, el Mitsubishi Outlander ha vendido ya más de 1,28 millones de unidades en todo el mundo, y del 2012 hasta ahora, el mercado europeo supone un tercio del total de ventas del modelo, que se dice pronto. Mitsubishi fortalece su oferta del segmento D con más de 100 mejoras, que hacen del Outlander 2016 un modelo aún más sólido. Y resulta que, además, el momento es ideal para lanzar su renovado producto estrella, ya que las ventas de la firma en España han credido un 111% este año.

Mitsubishi Outlander 2016 toma de contacto

Nuevo rumbo en el diseño

Los amantes de la parrilla que han paseado los modelos Mitsubishi en Europa durante los últimos años, denominada Jet Fighter y de atractivo aspecto, no estamos precisamente de enhorabuena. Atrás queda esa mirada felina y esa agresiva parrilla de los Outlander de segunda generación o del ASX actual (y lo dice alguien que tiene uno en casa), para dar paso a un nuevo rumbo en el diseño, que ya venía más o menos marcado por ésta última generación del SUV grande de la casa.

La marca ha decidido apostar por una nueva identidad visual del frontal protagonizada por elementos cromados en forma de "C" que flanquean la nueva parrilla y que, según la marca, protegen el emblema de los tres diamantes que preside el frontal. Se llama Dynamic Shield y es realmente distinto a lo que estábamos acostumbrados hasta ahora en los SUV de la firma nipona.

Exteriormente los cambios son muy limitados, incluídos nuevos faros LED, llantas de nuevo diseño de 16 ó 18 pulgadas (éstas últimas bitono), con mayor número de radios y más rígidas, para una menor sonoridad, e incluso algunos cambios a nivel de chapa, ya que las aletas delanteras son nuevas, a pesar de que habitualmente en los facelift se intenta evitar modificar la chapa, precisamente por resultar de lo más caro.

Mitsubishi Outlander 2016 toma de contacto

El Outlander 2016 también crece levemente: ahora mide 4,69 metros de largo (4 centímetros más que antes). En el PHEV, además, se suman biseles en negro brillante para los faros antiniebla delanteros, así como un nuevo color de carrocería disponible, Ruby Black Pearl, que si bien es negro tiene en su composición esquirlas metálicas de color rojo, lo que conlleva un tono rojizo según cómo incida la luz sobre la pintura.

Mejoras, muchas mejoras

Hasta 100 mejoras diferentes asegura Mitsubishi que incorpora el Outlander 2016, y no precisamente estéticas. Recibe desde refuerzos estructurales en acero de alta resistencia, para conseguir una carrocería más rígida, hasta los llamados Dynamic Dampers, pequeños elementos montados en el eje delantero que reducen las vibraciones. También hay nuevos ajustes en la suspensión para ganar en comodidad y efectividad (muelles delanteros más rígidos, amortiguadores traseros más gruesos, etc...).

Uno de los objetivos principales de la marca era reducir la sonoridad que llega al habitáculo, y para ello han tomado diversas medidas: doble acristalamiento en las ventanillas delanteras, parabrisas acústico, ventanillas traseras 4 milímetros más gruesas, mayor uso de aislante en multitud de zonas del vehículo, mejor sellado de puertas (incluído un sonido al cerrarlas más "de coche caro"), etc...

Mitsubishi Outlander 2016 toma de contacto

Las motorizaciones, si bien son las mismas, mejoran algo su eficiencia. El 2.2 DiD de 150 CV homologa un consumo de 5,8 litros a los cien kilómetros (154 g/km de CO2) y reduce considerablemente sus emisiones de NOx (de 139 a 51, mg/km). Por su parte, el híbrido enchufable, que combina dos motores eléctricos (uno por eje) con un 2 litros de gasolina (delante) para un total de 203 CV, mejora su eficiencia consiguiendo reducir sus emisiones de CO2 (ahora 42 g/km). Lo mejor es que sus baterías tienen una garantía de 8 años o 160.000 kilómetros.

Por dentro también mejora sensiblemente, aunque el aspecto general es muy, muy parecido. Son nuevos los asientos delanteros (con más acolchamiento), se ofrece una tapicería en color tabaco beige, hay inserciones de madera y el volante de cuero es de nuevo diseño (también en el PHEV, aunque diferentes entre sí). Además, el híbrido enchufable viene con volante y luna calefactables, retrovisor interior automático, tapicería específica de cuero (negro o beige), iluminación ambiente en tecnología LED y la consola central es ligeramente diferente.

Ambas versiones están disponibles con la tracción total S-AWC (Super All-Wheel Control), capaz de distribuir el par entre ambos ejes pero también entre las ruedas de un mismo eje. El sistema dispone de cuatro modos de funcionamiento: AWC Eco (todo el par se envía al eje delantero), Normal (regulación automática), Snow (específico para superficies deslizantes) y Lock (para un uso todoterreno).

Mitsubishi Outlander 2016 toma de contacto

Por último, la variante PHEV dispone de nuevos sistemas de seguridad y asistencia, que se suman a los que ya tenía (como la alerta de salida de carril, el control de crucero adaptativo o la mitigación de colisión frontal): un sistema para mitigar las consecuencias de una aceleración no intencionada (aparcando, por ejemplo) y un nuevo sistema de visión periférica con vista de pájaro, que ahora cuenta con cuatro cámaras (una delante, una detrás y dos en los laterales).

Al volante del Mitsubishi Outlander 2016

Apenas unos metros después de ponernos en marcha en las inmediaciones de Barcelona, al volante de la variante PHEV, ya queda claro que estamos ante un coche cuya baza más fuerte es la comodidad pero, sobre todo, el confort que proporciona el silencio que envuelve el habitáculo. Si antes era un modelo silencioso, ahora lo es todavía más.

El ruido de rodadura es casi inexistente, salvo sobre asfaltos en mal estado, o de esos rugosos que suenan mucho. Esto se hace aún más evidente cuando bajamos la ventanilla y comprobamos que, efectivamente, el trabajo de insonorización en el interior es de diez. Sólo percibimos algo de ruido aerodinámico procedente de los retrovisores laterales, que son más bien grandes. Además, la suspensión es relativamente blanda y digiere las irregularidades del terreno a la perfección.

Mitsubishi Outlander 2016 toma de contacto

La dirección también resulta más bien blanda, la carrocería balancea y se notan las inercias de un coche de su tamaño, pero lo cierto es que permite una conducción alegre y resulta un coche agradable para el que va tras el volante, pero también para el resto de ocupantes. Ninguna de las dos versiones destaca por unas prestaciones sobresalientes, pero tienen fuerza suficiente para moverse con cierta soltura.

En el caso del híbrido, nos gusta la ración de fuerza que facilita el motor eléctrico cuando aceleramos ligeramente, incluso al salir de curvas lentas. Sin aceleraciones fulgurantes, el coche gana velocidad con facilidad y permite una conducción ágil. Ahora bien, al pisar con decisión el acelerador, entra en juego el motor de combustión, que durante los primeros segundos se revoluciona y comienza a sonar, si bien tarda en aportar su granito de arena a la propia aceleración.

En este sentido, el funcionamiento del sistema nos recuerda a los vehículos con caja de cambios de variador continuo, en los que la velocidad y las revoluciones del motor (y por tanto, el sonido), no van acompasados. De cualquier manera, y salvo los cambios en suspensión y acústica, el modelo sigue siengo casi idéntico al anterior, que ya probamos más extensamente el año pasado.

Mitsubishi Outlander 2016 toma de contacto

Por su parte, la variante diésel también resulta agradable de conducir, y el sonido de su motor es relativamente discreto, siempre y cuando no le pidamos un do de pecho. En carretera, por ejemplo, el run run del motor diésel se esconde en un segundo plano (suena poco a bajas vueltas).

En definitiva, el Outlander MY16 sigue siendo un Outlander, pero más silencioso, más cómodo y con un aspecto más atractivo. Esperamos probarlo a fondo muy pronto.

Precios Mitsubishi Outlander 2016

  • 220 DI-D Motion 2WD 5pl.: 29.400 euros
  • 220 DI-D Motion 2WD 7pl.: 30.400 euros
  • 220 DI-D Motion 4WD: 33.900 euros
  • 220 DI-D AUT Motion 4WD: 35.400 euros
  • 220 DI-D AUT Kaiteki 4WD: 39.300 euros

En Motorpasión | Mitsubishi Outlander 2016

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos