Compartir
Publicidad
Mitsubishi ASX 2017: al volante de un SUV que cambia poco pero mantiene sus bondades
Mitsubishi

Mitsubishi ASX 2017: al volante de un SUV que cambia poco pero mantiene sus bondades

Publicidad
Publicidad

Desde su lanzamiento en 2010, el Mitsubishi ASX ha sido uno de los todocaminos más interesantes del mercado español, sobre todo por su original y diferente diseño, protagonizado por la llamativa parrilla 'Jet Fighter'. Ahora, para seguir cosechando éxitos, la marca japonesa ha decidido actualizar ligeramente su SUV compacto, y el principal cambio está en su frontal, ahora sin la conocida parrilla. Ya está a la venta en España desde 21.100 euros, o 15.900 euros con campañas promocionales.

A partir de ahora, el Mitsubishi ASX luce un aspecto exterior diferente gracias al nuevo frontal Dynamic Shield, que ya estrenó el Mitsubishi Outlander hace un tiempo, si bien sus líneas generales son idénticas (no hay más que mirarlo de perfil o por detrás). En todo lo demás apenas hay cambios, salvo por la nueva antena 'aleta de tiburón', llantas de 18 pulgadas -mismo diseño que en el Outlander- o pilotos traseros LED. Nosotros lo acabamos de conducir y te lo contamos.

Durante los últimos años han sido los SUV de Mitsubishi los que han tirado de las ventas de la marca en España, y especialmente el Mitsubishi ASX, que es el número uno indiscutible de la casa, con más del doble de unidades vendidas que el segundo modelo, el Mitsubishi Outlander. En 2016 se han matriculado en nuestro país 5.995 ASX y el año anterior vendieron casi 300 unidades más.

Mitsubishi ASX 2017, prueba toma de contacto

Puede que el ASX no se encuentre entre los SUV más vendidos del mercado español (donde manda el Nissan Qashqai con 25.202 unidades comercializadas en 2016), pero para la marca nipona es todo un éxito, también a nivel global, con más de 1,1 millones de unidades fabricadas.

Un único gran cambio, pero... ¿acertado?

Como en el resto de mercados del mundo, el ASX pierde su icónica parrilla, un rasgo que muy probablemente ha sido una de las atracciones del vehículo para muchos de sus compradores. Ahora el ASX tiene un aire a su hermano mayor, el Outlander, pero... ¿es acertado? Para alguien que tiene en casa un ASX de hace unos añitos, la pérdida de la parrilla 'Jet Fighter' no es una buena idea, pero quizá el mercado piense de otra manera. Seguro que seguirá funcionando a nivel de ventas.

El resto de modificaciones para el ASX 2017 son bastante superfluas, como la citada aleta de techo, por ejemplo. Equipa un nuevo motor 160 DI-D de 114 CV, que por cierto ya se ofrecía en el ASX desde el año pasado -y por tanto no es novedad-, y recibe el mismo volante multifunción del Outlander (con levas en el caso de las versiones automáticas) o un nuevo navegador.

Mitsubishi ASX 2017, prueba toma de contacto
Mitsubishi ASX 2017, prueba toma de contacto

El interior tiene el mismo aspecto que siempre -no vas a encontrar sorpresas-, lo que significa que combina materiales gomosos muy agradables al tacto (en la zona central del salpicadero) con otros plásticos más duros y de inferior calidad, pero en cualquier caso el nivel de acabados y ajustes es bueno. Mantiene el botón 'Info' a la izquierda del volante, así que has de soltar una mano del volante para cambiar la información del ordenador de a bordo que se muestra en la pantalla del cuadro.

En cuanto a la gama de motores disponibles, el ASX ofrece un gasolina 160 MPI de 117 CV (sólo en tracción delantera o 4x2) y dos turbodiésel. El más pequeño es un 160 DI-D de 114 CV (también únicamente 4x2) y, por último, el diésel tope de gama se denomina 220 DI-D, tiene una potencia de 150 CV y se combina con la tracción integral, el cambio automático y el nivel de equipamiento más alto.

La virtud está en el equilibrio

El Mitsubishi ASX (4,35 metros de largo) nunca ha sido el todocamino más barato, el más deportivo o el más amplio y cómodo, pero tampoco ha destacado nunca por ser 'malo' en ninguno de estos aspectos. La principal virtud -ya sabemos que 'está en el término medio'- del ASX es que cumple bastante bien en todas sus facetas. Quizá no sea el mejor en todo, pero tampoco es el peor en nada, eso desde luego.

Mitsubishi ASX 2017, prueba toma de contacto

El habitáculo del ASX tiene una amplitud más que correcta, tanto para los pasajeros delanteros como para los traseros, que cuentan con un generoso espacio para las piernas (en parte gracias a una batalla de 2,67 metros). La altura al techo no es mucha y, si mides más de 1,80 metros y te sientas correctamente -con los riñones bien apoyados en el respaldo-, rozarás el techo, pero precisamente el hecho de que haya hueco con el asiento delantero permite que puedas escurrirte un poco y buscar una postura cómoda.

En el interior cuenta con una guantera de generosas dimensiones, un hueco bajo el reposabrazos central delantero que cuenta con una toma USB para cargar dispositivos o reproducir música, compartimentos portaobjetos en las puertas delanteras -en los que no caben botellas grandes-, un tercer reposacabezas en la fila trasera o reposabrazos también para los ocupantes traseros (a partir del acabado intermedio).

El maletero (ver foto), que cuenta con un útil doble fondo, tiene un volumen de 442 litros, ampliable a 1.219 litros con los asientos traseros abatidos (que, por cierto, no dejan una superficie lisa -ver foto-). Así pues, tiene más capacidad que un Nissan Qashqai (4,38 metros y 439 litros) o un Toyota CH-R (4,36 metros y 377 litros), pero menos que un Ford Kuga (4,52 metros y 456 litros), un Renault Kadjar (4,44 metros y 472 litros) o un Honda HR-V (4,29 metros y 470 litros).

Mitsubishi ASX 2017, prueba toma de contacto
Mitsubishi ASX 2017, prueba toma de contacto

Al volante del 160 DI-D 4x2

Una vez en marcha, el ASX sigue siendo uno de esos SUV que no te desanima a la hora de conducirlo fuera de ciudad o autovía, puesto que aunque tiene una puesta a punto que favorece bastante la comodidad, cumple perfectamente en zonas de curvas y dinámicamente no defrauda para un coche de su altura -porque, con 1.380 kilogramos, no es especialmente pesado-. No es necesario pararlo demasiado a la hora de afrontar tramos revirados, así que resulta gratificante de conducir. En parte, seguro, por su suspensión independiente: McPherson delante y multibrazo detrás. Si le buscamos las cosquillas, mostrará su lado subvirador.

La dirección no es tan precisa como nos gustaría para una conducción alegre, pero no tiene mal tacto y ha mejorado con respecto al ASX original, ya que entonces era más blanda y se sentía más desconectada (el de 2013 en adelante no lo conduje). Punto a favor, pues. Eso sí, no esperes sistemas de asistencia como en el Outlander, porque éste ASX carece de asistente de ángulo muerto o similares. Lo que sí puede equipar es el control de crucero, el asistente de arranque en pendiente o los sensores de aparcamiento (y cámara de marcha atrás, según versión).

También me ha resultado un paso adelante el nuevo motor 160 DI-D, que ya no es propio como el anterior 180 DI-D sino desarrollado por PSA. Este bloque de 1.6 litros (antes el diésel pequeño era un 1.8 litros) ofrece 114 CV a 3.600 RPM y 270 Nm desde 1.750 RPM. ¿Se queda corto para un coche así? Pues lo cierto es que no (sólo está disponible en versión 4x2). Empuja con fuerza suficiente y también recupera correctamente. Es un motor muy apañado, la verdad. Su ficha técnica anuncia un 0-100 km/h en 11,2 segundos y una velocidad punta de 182 km/h, pero al volante se siente más rápido de lo que cabría esperar. Además, puede remolcar hasta 1.400 kilogramos.

Mitsubishi ASX 2017, prueba toma de contacto

Comparado con el anterior 1.8 litros, este nuevo motor resulta más refinado (no suena tan agrícola) y, además, tiene un carácter menos 'de la vieja escuela'. Me explico. Si bien sigue estando bastante vacío a bajo régimen, y empieza a subir de vueltas con fuerza a partir de unas 1.500 RPM, ya no tiene la patada que tenía el anterior, ya que es un poco más progresivo y no llega todo el empuje tan de golpe y porrazo. Aunque ofrece la potencia máxima a 3.600 RPM, tanto la rumorosidad como la cantidad de empuje disponible a partir de las 3.000 vueltas no invitan a llevar la aguja por encima de este punto.

Su personalidad es parecida al 1.8 litros, pero tiene un tacto un poco más moderno. Menos tosco, vaya. Además, homologa un consumo inferior (4,6 litros), aunque en la práctica rondamos un consumo de ordenador de unos 6 litros, con una ruta que contaba con algo de off-road y tramos en carreteras secundarias con pendientes pronunciadas. Por otro lado, el tacto de la palanca de cambios manual de seis marchas sigue teniendo un toque mecánico, recorridos no muy largos y es menos rudo que en el 1.8.

Si tienes pensado salir algo de la carretera, el ASX tiene una altura libre al suelo de 18 centímetros, así que puede moverse sin problema por caminos, incluso bacheados o con pequeños obstáculos. Ahora bien, con los neumáticos Bridgestone Dueler HP Sport en dimensiones 255/55 R18 que equipaba nuestra unidad 4x2, la capacidad de tracción supone un pequeño problema en cuanto el suelo está resbaladizo (barro) o se combina una marcada pendiente con un terreno suelto (tipo arena).

Mitsubishi ASX 2017, prueba toma de contacto
Mitsubishi ASX 2017, prueba toma de contacto

Tres niveles de equipamiento

La gama del Mitsubishi ASX 2017 cuenta con tres acabados en España, denominados Challenge, Motion y Kaiteki, de menor a mayor equipamiento. Veamos por encima qué ofrece cada uno de ellos.

  • Challenge: Ya de serie el ASX incluye llantas de aleación de 16 pulgadas, climatizador automático, audio CD/MP3 de 4 altavoces, volante multifunción y pomo en cuero, sensores de luz y lluvia, faros antiniebla, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, retrovisores eléctricos y calefactables, sensores de aparcamiento traseros o sistema de monitorización de presión de neumáticos, entre otras cosas.
  • Motion: El acabado intermedio suma llantas de 18 pulgadas, molduras negras en pasos de rueda, acceso y arranque sin llave, equipo de sonido de seis altavoces con pantalla táctil de 6,1 pulgadas, cámara de marcha atrás, barras de techo, conectividad Bluetooth o cristales traseros oscurecidos.
  • Kaiteki: El tope de gama viene equipado con tapicería de cuero, navegador con pantalla táctil de 7 pulgadas, faros delanteros Xenón Super-HID, techo panorámico de cristal, asientos delanteros calefactables o ajustes eléctricos del asiento del conductor. La versión 4x4 de 150 CV, también suma el cambio automático y las levas en el volante.
Mitsubishi ASX 2017, prueba toma de contacto

Precios Mitsubishi ASX 2017

La relación completa de precios (PVP) para la gama ASX 2017, impuestos y transporte incluídos, pero sin promociones ni campañas (Mitsubishi ofrece hasta 5.200 de descuento, por financiación entre otras cosas), es la siguiente:

  • ASX Challenge 160 MPI 117 CV 2WD: 21.100 euros
  • ASX Challenge 160 DI-D 114 CV 2WD: 23.550 euros
  • ASX Motion 160 MPI 117 CV 2WD: 22.100 euros
  • ASX Motion 160 DI-D 114 CV 2WD: 24.550 euros
  • ASX Motion 160 DI-D 114 CV 4WD: 27.050 euros
  • ASX Kaiteki 160 MPI 117 CV 2WD: 25.700 euros
  • ASX Kaiteki 160 DI-D 114 CV 2WD: 28.150 euros
  • ASX Kaiteki 220 DI-D 150 CV 4WD Automático : 34.200 euros

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio