Compartir
Publicidad
Publicidad

Mercedes-Benz Vision GLK Freeside, las imágenes oficiales

Mercedes-Benz Vision GLK Freeside, las imágenes oficiales
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Lo normal cuando bautizas un coche que todavía no ha sido presentado es que te equivoques y eso es lo que ha sucedido con el Mercedes-Benz Vision GLK Freeside, que cambia algo su nombre respecto al que os dimos esta misma mañana. Más o menos es lo mismo, pero diferente. Cosas de la vida.

Hablando del coche en sí, las letras que componen su nombre no son fruto de la casualidad, ya que se conjugan en ellas varios aspectos dentro de la filosofía de Mercedes-Benz. Mis predicciones no iban mal encaminadas, ya que la G deriva de su parecido físico con la Clase G, todo un exponente en el mundo del off-road dentro de la casa alemana. De su hermano mayor provienen esas líneas tan rectangulares y tan afiladas, un diseño que en la Clase G de Mercedes no ha varidado desde sus inicios, alla por 1979.

Por otro lado, la L sería un antagonista con la G, ya que evoca el lujo de la marca de la estrella, un lujo que se puede apreciar en su interior (aunque seguramente se verá reducido en la versión de producción) y resulta complicado de entender visto desde el punto de vista de un aficionado a meterse en barrizales. Por último, la K hace referencia a los modelos más compactos (en alemán Kompaktheit) de Mercedes-Benz, y muestra de ello es su longitud total, 4,52 metros, muy por debajo de otros compañeros de marca y menor también que la de su máximo rival, el BMW X3.

En lo referente a sus motorizaciones, en la nota de prensa sólo hablan del bloque montado en el prototipo de preproducción, el motor CDI 2.2 de 170 CV con tecnología Bluetec, similar al que ya se presentó hace casi un año en el Mercedes Vision C 220 Bluetec. Se trata de un motor de cuatro cilindros sobrealimentado por un turbo de dos etapas y en el que se ha trabajado tanto en la reducción de consumos como en la reducción de emisiones. Para ello, la tecnología Bluetec unida al uso del AdBlue consiguen que sus emisiones cumplan con la futura normativa Euro6, prevista para 2015. El AdBlue no es más que una solución acuosa de urea que convierte las partículas de óxido de nitrógeno en nitrógeno y agua cuando se inyecta en la línea de escape.

Mercedes-Benz Vision GLK Freeside

Como novedades, presenta la asociación de la caja de cambios 7G-Tronic a un motor de cuatro cilindros, nunca vista hasta el momento en un Mercedes-Benz. Además, es nuevo también el sistema de tracción integral 4Matic, similar a la del Mercedes Clase C 4Matic, pero adaptada para mejor el rendimiento en terrenos difíciles. Este rendimiento se ve aumentado al pulsar el botón G del salpicadero, que cambia los parámetros de la caja de cambios, del tacto del pedal del acelerador y del ESP, haciendo que su comportamiento fuera del asfalto no se vea comprometido.

Aquí se hecha en falta algo en lo que también pecan sus congéneres, la falta de una reductora. En las imágenes del interior no se aprecia ninguna palanca de accionamiento, así que es de suponer, y si es cierto que es un modelo de preproducción casi finalizado, que una vez llegue al mercado tampoco cuente con ella. Un fallo no demasiado entendible si lo quieren vender como un coche apto para rutear fuera de la carretera. No es necesaria para ir por un camino roto, pero nunca sabes lo que te puedes encontrar.

Mercedes-Benz Vision GLK Freeside

En su interior, la comodidad y el entretenimiento para el pasajero están presentes a partes iguales. Para lo primero, cuenta con un climatizador con tres zonas independientes, el Thermotronic, mientras que para lo segundo cuenta con el Command Aps en la consola central y dos monitores situados en la parte trasera.

Por último, una aportación de un servidor. ¿Hace falta otro coche de estas características en el mercado? Rotundamente no, su segmento esta más que saturado ya, por el hecho de ser el segmento de moda, tanto por la sensación de seguridad que otorga un coche de este tamaño como por el status social que otorga a su conductor. ¿Le hacía falta a Mercedes-Benz sacar un modelo así? Rotundamente sí, ya que dentro de las marcas Premium, todo el pastel se lo llevaban sus vecinos de Munich con el BMW X3. Y eso es un pedazo de pastel demasiado dulce y sabroso como para dejar que tu vecino lo disfrute él solo.

De momento, que le quite ciertos clientes a BMW lo veo difícil, ya que si buscas un coche así también buscas la marca, pese a quien le pese. Pero donde sí se llevará su tajada es en los nuevos clientes, esos que prefieren tener algo distinto al resto pero con el mismo sabor, ahí si que acertará Mercedes-Benz. Hay que reconocer que puede ser difícil que lo consiga, más que nada por su apuesta tan arriesgada en diseño, fuera de lo común en su segmento, donde prima más darle un aspecto más rudo en detrimento de líneas más refinadas, pero esto va por gustos y con una estrella en el frontal, muchos de sus potenciales compradores lo mirarán con ojos diferentes.

Fuente | Mercedes-Benz
En MotorPasion | Más imágenes del Mercedes-Benz GLK Freeside Concept

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos