Compartir
Publicidad

Por fuera una camper off-road, por dentro un apartamento ‘neoyorquino’: así transforma Yama Nomad una Sprinter

Por fuera una camper off-road, por dentro un apartamento ‘neoyorquino’: así transforma Yama Nomad una Sprinter
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las furgonetas camperizadas están en pleno auge. De Citroën a Nissan, muchos son los fabricantes que se adentran en este mercado para no dejar a la Volkswagen California y al Mercedes-Benz Marco Polo copar todas las ventas.

Sin embargo, son productos de grande serie y personalizables hasta cierto punto. Y una de las ventajas de la "#vanlife" es justamente crear la camper de tus sueños. Es justo lo que han hecho en Yama Nomad con una Mercedes Sprinter de tracción integral. Por fuera es una camper off-road, por dentro es como un apartamento neoyorquino.

Yama Nomad es una pequeña empresa de Calgary (Canadá) que alquila, vende y crea a medida furgonetas camperizadas. Su última creación se llama Christopher Wallace y toma por base un Mercedes-Benz Sprinter Larga (batalla de 4325 mm) y tracción a las cuatro ruedas. Y lo que la hace diferente es la decoración interior y su equipamiento, siguiente un estilo muy en boga actualmente al otro lado del charco que busca su inspiración en elementos retro.

Cuenta con un suelo de azulejos, las paredes azulejo blanco, techo de madera tratada y pintada en blanco y un sofá que sirve tanto como zona de estar durante el día como de cama adicional por la noche. Una mesa y sillas giratorias en la cabina delantera conforman una zona para comer o trabajar, mientras que los armarios superiores ofrecen un amplio espacio de almacenamiento.

Una cocina de estilo rústico

Yama Nomad Camper 04
Yama Nomad Camper Sprinter 12

Pero es realmente en la zona de cocina en la que Yama Nomad se distingue del resto de sus rivales. El fregadero blanco rústico con un grifo desplegable contrasta con los armarios de color verde azulado y dorado. La encimera de nogal personalizada agrega calidez al diseño, mientras que las paredes de azulejos blancos rematan el toque rústico. La nevera de carga superior es de 75 litros y hay suficientes cajones como para almacenar todos los utensilios y suministros de cocina.

Al otro lado de la cocina nos encontramos con una ducha completamente equipada, con inodoro de compostaje, azulejos negros y una claraboya. De hecho, esta camper cuenta con tragaluces en casi toda su extensión para proporcionar luz natural. Por otra parte, cuenta con luces LED regulables.

Yama Nomad Camper Sprinter cama

Diseñada para dos, cuenta con una habitación en la parte trasera. Sí, llegados a este nivel, podemos llamar esa zona una habitación. Cuenta con una cama doble, una pequeña estantería, luces de lectura y, cómo no, un tragaluz.

Paneles solares y baterias de iones de litio

Como suele ser habitual en las camper, debajo de la cama estaría el trastero-maletero-garaje en el que cabe todo el equipaje y hasta dos bicicletas y un par de tablas de snow. Por si no fuera suficiente, hay una baca en el techo de la camper. Por último, cabe destacar que dispone de paneles solares y una batería de iones de litio para ser autosuficiente en energía una vez estacionados.

Obviamente, este tipo de creación no es de las más económicas, pues una conversión de este tipo cuesta entre 70.000 y 100.000 dólares canadienses (de 48.000 a 67.800 euros), aunque Yama Nomad propone una conversión básica por 24.000 euros.

Alternativamente, también se puede alquilar (mínimo para una semana) entre 200 y 300 dólares canadienses al día. Sin duda sería una manera diferente de descubrir Canadá y su inmensa naturaleza salvaje.

Fotos | Yama Nomad

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio