Compartir
Publicidad
Publicidad

Volkswagen se plantea una marca de bajo coste

Volkswagen se plantea una marca de bajo coste
Guardar
51 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En el camino de conseguir la estrategia 2018 de Volkswagen (la que le permitiría dominar el mercado mundial en ese año), el imperio de Wolfsburg necesita expandirse más allá. Ahora se está considerando una marca de bajo coste, y no, no estoy hablando ni de SEAT, ni de Škoda. Sería una nueva, y para mercados emergentes.

En declaraciones de Ulrich Hackenberg (líder de I+D) a Auto Motor und Sport, el directivo dice que hay un nicho de mercado interesante entre 5.000 y 7.000 euros para berlinas compactas. Como para lograr esos precios hay que quitarle al coche muchas cosas, no podrían llamarlo “Volkswagen”, sino otra cosa.

La jugada ya la conocemos. Por ejemplo, General Motors ha sacado para eso a Baojun, y Nissan desempolvará Datsun, para vender coches peores —seamos francos, lo son— a precios de derribo. Hay mercados que crecen mucho, con una clase media/baja que quiere coche, y muchas cosas son superfluas.

Se ponen de ejemplo los Polo y Vento para el mercado de la India, que cuestan en torno a 7.000 euros, obviamente menos equipados que sus homólogos en Europa. En el otro lado del globo, en Sudamérica, también encontramos ejemplos de coches bastante asequibles, pero eso tiene un peaje.

Por ejemplo, el Gol Sedán que se vende en Perú tiene importantes lagunas. Cito de la página oficial: “El Gol Sedan es un auto que incorpora elementos de seguridad, desarrollados para el cuidado de sus ocupantes. Barras de protección lateral en las puertas. Cierre centralizado y doble airbag como opcional.”

Según la página de Latin NCAP, el Volkswageng Gol Trend 1.6, sin airbags, saca una puntuación de 5,75 puntos sobre 16 en protección de adultos. Entrando en harina, protección “pobre” para la cabeza del conductor, “débil” en su torso, “marginal” en sus piernas, etc. ¿Coche seguro? De eso nada.

Volkswagen Gol Sedán

La marca de Wolfsburg pone empeño en cuidar su imagen medioambiental en Europa, Estados Unidos… así como la seguridad. Es inconcebible vender en Europa un coche que no sacaría más de 1 estrella NCAP, pero en Sudamérica se hace, y en China e India se hará, aunque el escudo sea diferente.

Por si no resulta suficientemente obvio, los “volksbaraten” para mercados emergentes tendrán el equipamiento de seguridad opcional en casi cualquier aspecto, porque ahí se va buena parte del precio. Sus competidores chinos de precio similar tampoco serán mejores en ese sentido.

Vale, no puedo criticar a VAG por vender coches a precios irrealistas, si se mete más equipamiento, pues por narices el coche es más caro, esto es de cajón. Pero si quieren competir con coches basura, deberán fabricar algo parecido, y aunque se le cambie el escudo, la mona se queda igual aunque se vista de seda.

Volkswagen Citi Golf
Volkswagen Citi (Golf), vendido en Sudáfrica hasta 2009

Fabricar barato o no fabricar, he aquí la cuestión

Durante décadas, Volkswagen ha estado vendiendo coches sin las más elementales medidas de seguridad, al igual que todos sus competidores. Los avances han ido apareciendo, primero en la gama alta, y después democratizándose a escalones inferiores. Ahora eso no se puede hacer en mercados de primera división como el nuestro.

Seguramente el Gol —de origen brasileño— es muchísimo mejor que el Beetle original, o que el primer Golf, que se vendió en Sudáfrica hasta 2009 como Citi. Pero en aras de la corrección política y la imagen, ahora nadie se compraría en Europa un coche con una seguridad activa o pasiva deficiente. Toda la prensa del motor se lo comería sin aliñar.

Los fabricantes de primer nivel, como Volkswagen, tienen dos opciones en esos mercados emergentes. O fabrican también coche peores, para poder vender muy barato, o se niegan y pierden una cuota de mercado (como hacen en mercados desarrollados). Seguro que hay gente en Europa dispuesta a comprar un Volkswagen nuevecito por 5.000 euros, hasta que le digan que contra el primer árbol se mata.

Volkswagen Santana Vista

¿Y qué tal fabricar coches más que amortizados para ahorrar costes? Tarde, la idea ya se emplea. El Passat/Santana que se dejó de fabricar en Europa en 1988 está aguantando en el mercado chino, fabricado por FAW en colaboración con Volkswagen, hasta este año. Está amortizado muchísimas veces ya.

El consumidor de mercados emergentes, pero con más poder adquisitivo, tampoco es tonto, y ve el agravio comparativo entre los modelos pensados para mercados desarrollados como el Tiguan, y el Santana Vista, donde el más joven en Europa ya tiene 24 añitos cumplidos.

El día que un fabricante consiga producir masivamente, con beneficios, a precio de coche chino, pero muy por encima en seguridad, equipamiento o prestaciones, se lo van a quitar de las manos. Pero a día de hoy, vender muy barato tiene sus desventajas, en VAG y en cualquier otro gran constructor (ni qué decir de los pequeños).

En Motorpasión | Volkswagen y China: simbiosis total

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos