Compartir
Publicidad

Uber se enfrenta a la justicia británica: insiste en que solo es un nexo entre conductores y pasajeros

Uber se enfrenta a la justicia británica: insiste en que solo es un nexo entre conductores y pasajeros
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El modelo de Uber puede que esté en la cuerda floja estos días en el Reino Unido. La compañía estadounidense se enfrenta a una sentencia emitida por el Tribunal de Empleo de Londres -donde ha recuperado la licencia para operar- relativa a la situación laboral de sus empleados. El juez ha considerado que operaban como empleados y no como autónomos, y ahora Uber tiene dos días para recurrir la sentencia y demostrar que no es un empleador.

Y es que el pago de nóminas a los 50.000 conductores que tiene en el país le supondría un duro golpe económico y un vuelco en la denominada economía colaborativa. Ya hay movilizaciones en marcha por parte de los conductores en Glasgow y Londres.

¿Salario mínimo, permiso parental y vacaciones?

Los dos conductores que encabezan las protestas en Londres, James Farrar y Yaseen Aslam, reivindican desde hace años ser tratados como trabajadores de la empresa, y por ende, tener acceso al salario mínimo, al pago de vacaciones y al permiso de paternidad y maternidad. Farrar y Aslam representan a otros 150 conductores que han presentado demandas similares.

Para Farrar, el hecho de que Uber haya apelado la decisión es una maniobra para ganar tiempo, y teme que si la compañía sale victoriosa, su modelo de negocio se expandirá a toda la economía.

Por su parte, Uber ha dicho en un comunicado: "Casi todos los taxistas y conductores privados han trabajado por cuenta propia durante décadas, mucho antes de que existiera nuestra aplicación". "Si los conductores fueran clasificados como trabajadores, inevitablemente perderían algo de la libertad y flexibilidad que conlleva ser sus propios jefes".

El argumento de Uber es que los jueces han malinterpretado la relación entre la empresa y los conductores, según recoge el Financial Times, y ha argumentado ante el Tribunal de Apelación que no es un empleador, sino "simplemente un agente que conecta a los conductores con pasajeros", por lo que los servicios no se realizan para Uber sino para el pasajero.

La audiencia durará dos días, pero es probable que el Tribunal de Apelación se reserve su decisión durante varias semanas. El fallo determinará el futuro de empresas que han levantado mucha polémica por las condiciones de sus trabajadores, como Deliveroo o Glovo, y se espera que siente un precedente.

En noviembre de 2017, un tribunal rechazó el argumento de la compañía de que sus conductores trabajan por cuenta propia y no son empleados asalariados, pero de momento, nada ha cambiado en el modelo de negocio de Uber.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio