Compartir
Publicidad
Publicidad

Takata, arruinada, ultima su venta milmillonaria mientras Mitsubishi repite una llamada a revisión

Takata, arruinada, ultima su venta milmillonaria mientras Mitsubishi repite una llamada a revisión
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No será el último capítulo de una pesadilla de terribles consecuencias, pero sí se acerca el final. Una historia de 19 muertes y millones de vehículos equipados con airbags mortales cuya trazabilidad es casi nula. Takata, declarada en bancarrota el pasado mes de junio, ultima los detalles para su venta a la estadounidense Key Safety Systems (KSS) por 1.600 millones de dólares.

Mientras tanto, Mitsubishi ha hecho su segunda llamada a revisión por los airbags defectuosos de la compañía japonesa. No te lo pierdas: la primera llamada tuvo lugar en 2015 y las partes defectuosas fueron reemplazadas por otras exactamente iguales de Takata.

KSS, una piedra angular para liquidar su deuda

Kss

Hace tan solo nos días se acordaron los términos de la compra de activos de Takata Corp. por parte de la empresa tecnológica estadounidense KSS. La deuda del fabricante japonés, que ha supuesto la mayor bancarrota jamás vivida en el país nipón, asciende a los 8.000 millones de euros, y la compra se efectuará por 1.370 millones de euros.

Esto supone un buen respiro para Takata. En febrero de este año se declaró culpable en un tribunal federal de Estados Unidos de defraudar a compañías de automóviles y a ciudadanos estadounidenses por instalar airbags defectuosos en unos 42 millones de vehículos solo en Estados Unidos; 100 en todo el mundo.

takata

Tiene hasta febrero de 2018 para saldar su cuenta con el Departamento de Justicia estadounidense: 850 millones de dólares a los 19 fabricantes que instalaron sus airbags en automóviles, y otros 125 millones a las víctimas.

El resultado han sido 19 muertes, 180 heridos, llamadas a revisión masivas y la incertidumbre de qué vehículo monta un dispositivo peligroso y cuál no, por lo que el número de víctimas podría seguir aumentando. Recordemos que los dispositivos fabricados por Takata tienden a romperse en determinadas condiciones de humedad, lanzando partículas metálicas a modo de metralla.

KSS planea tomar las operaciones viables de Takata, mientras que las operaciones restantes serán reorganizadas para continuar produciendo millones de airbags de repuesto. Pero antes, la venta debe ser aprobada por el Tribunal de Quiebras de los Estados Unidos en Delaware, así como por los reguladores.

takata

KSS es una empresa tecnológica con sede en Michigan, especializada en productos avanzados de seguridad y diseñados para los mercados automotrices y no automotrices: seguridad pasiva y activa, tecnología autónoma y productos para la industria aeroespacial son algunas de sus áreas.

Otra llamada a revisión... como de risa para el Lancer

lancer

Y mientras se gestionan los aspectos legales de un desastre que cumple 12 años, las llamadas a revisión siguen su curso. El mes pasado Volkswagen llamaba a revisión a 4,86 millones de coches en China por potenciales problemas con los dispositivos de inflado, y ahora es Mitsubishi por segunda vez.

La compañía japonesa ha llamado a revisión en Estados Unidos a 66.000 unidades Lancer y Lancer Evolution fabricadas entre 2004 y 2006, que ya habían sido llamadas a revisión en 2005.

El problema es que las partes defectuosas fueron sustituidas por piezas idénticas, igual de defectuosas y procedentes de Takata.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos