Renault quiere dividir sus operaciones entre coches eléctricos y gasolina. Y solo hay una certeza: los eléctricos se fabricarán en Francia

Renault quiere dividir sus operaciones entre coches eléctricos y gasolina. Y solo hay una certeza: los eléctricos se fabricarán en Francia
6 comentarios

El Grupo Renault está ultimando la separación de las actividades de motores de combustión y las de movilidad eléctrica del fabricante. “El vehículo eléctrico es otra tecnología, es un negocio muy específico y merece un perímetro organizativo especial. Nos permitirá mostrar al mundo que fabricamos muy buenos coches eléctricos”, explicó el CEO del grupo, Luca de Meo.

El objetivo, revalorizar el grupo Renault. La desaparición pura y simple de sus actividad es Rusia y de la marca Lada, le ha dejado tocado. Supuso una pérdida de 2.200 millones de euros para Renault.

Y sobre todo, necesita recuperar fondos para seguir con el plan Renaulution de electrificación del grupo. Pero para ello ha de dejar entrar socios externos en la producción de coches de gasolina vía una nueva empresa creada ex profeso para ello.

Es también un movimiento de seguridad para la marca. Con el fin del motor de combustión en 2035 en Europa, ese área de negocio está prácticamente condenada en nuestro continente.

Así, separando el desarrollo y la producción de los dos tipos de vehículos en dos entidades separadas, los malos resultados de una entidad no afectarán a la otra.

Financiar los coches de gasolina para que a su vez alimenten los coches eléctricos

Reanult Austral

Separar las dos actividades permitirá sobre todo a Renault financiar los coches eléctricos con la venta de los coches de gasolina y diésel en el mundo. Y es que Renault, como casi todos los fabricantes menos Tesla, sigue vendiendo en su inmensa mayoría coches de gasolina, híbridos y diésel.

El problema es que para que poder poner en marcha esa estrategia necesita ayuda, necesita financiación. La solución pasaría entonces por dejar entrar en el capital de la entidad de coches gasolina a diversos socios.

Entre esos posibles socios de Renault en el área de los motores de combustión interna, se perfilan dos grandes nombres. El primero es el del gigante chino Geely, y el segunda no sería otro que Aramco, la petrolera de Arabia Saudí.

Renault 5 eléctrico

El fabricante francés tiene previsto exponer los detalles de la división de sus actividades en dos entidades durante una jornada dedicada a los inversores, pues de momento no hay nada oficial. Pero sí sabe que la entidad eléctrica, con sede en Francia, seguiría siendo controlada por Renault, con unos 10.000 empleados. Y podría salir a bolsa en el segundo semestre de 2023.

En cambio, la segunda entidad, que incluye los centros de motores y transmisiones para vehículos de gasolina e híbridos en España, Portugal, Rumanía, Turquía y América Latina, se repartiría entre Renault (40%), Geely (40%) y el grupo petrolero Aramco.

Renault Austral

A falta de conocer los derechos a voto, Geely estaría en pie de igualdad con Renault, con Aramco actuando de árbitro. Es decir, las fábricas Renault de Valladolid y Palencia, por ejemplo, estarían controladas en parte por Geely. Y el precedente de una asociación entre Renault y Geely, en Asia, podría causar cierto nerviosismo en las factorías Renault que no estén dedicadas a la electrificación.

Renault bajo la tutela de Geely en Asia

Geely Product Range

En China, Geely fabrica y vende modelos locales bajo la marca Renault, mientras que en Corea del Sur, el gigante chino posee el 34 % de Renault Korea Motors (la antigua Renault Samsung Motors) desde hace poco.

Allí, a medida que la gama actual se vaya retirando, Geely aportará una nueva gama de coches híbridos y térmicos desarrollados sobre la plataforma global del Grupo Geely (desarrollada en realidad por Volvo Cars). Estos coches se venderán Corea del Sur, pero también serán exportados. Es decir, Renault venderá en Corea del Sur modelos Geely bajo la marca Renault.

En cuanto a Aramco es la mayor empresa del mundo por capitalización bursátil, con un valor estimado de 2.200 millones de dólares. Según Le Monde, Aramco estaría trabajando con Renault en el campo de los combustibles sintéticos para motores de combustión. De hecho, la petrolera tiene un centro de investigación y desarrollo cerca de París, centrado en temas de energía, transporte y medio ambiente.

Nissan Juke

Mientras, Nissan parece quedarse fuera de la ecuación, confirmando así el poco entendimiento que hay entre las dos marcas de la Alianza. Recordemos que Renault posee el  43,4% de Nissan, el cual a su vez tiene el 15% de Renault.

El problema es que el japonés no tiene derechos de voto, mientras que el estado francés posee el 15 % del grupo y el 22 % de los derechos de voto. Una situación que nunca ha gustado en Nissan.

Y con la separación de las actividades del grupo en dos, ¿dónde quedarán las acciones de Nissan? ¿En la división de eléctricos o bien en la de motores de combustión? ¿También podría ser una manera para Renault de, en el fondo, librarse de Nissan?

Y es que Renault, aunque tenga la mayoría simple en Nissan y use alguna plataforma en común con el japonés, com para el nuevo Renault Austral, no está cómoda con la situación actual.

Tras la marcha de Carlos Ghosn y la reorganización de la Alianza, Renault se ha quedado limitada básicamente a Europa, Sudámerica y el norte de África. El resto de los mercados del mundo, para Nissan.

Sea como fuere, se avecina una pequeña tormenta en la alianza entre Renault y Nissan.

Temas
Inicio