Compartir
Publicidad

Ni a Trump ni a Washington les gusta Trumpchi: China lo tendrá difícil para aterrizar en EE.UU

Ni a Trump ni a Washington les gusta Trumpchi: China lo tendrá difícil para aterrizar en EE.UU
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Parece que los creadores del Trumpchi están encontrando algunos obstáculos para hacer negocios con Estados Unidos. Hablamos del fabricante chino Guangzhou Automobile Group (GAC Group), últimamente muy presente en los asuntos de FCA y los tejemanejes de Sergio Marchionne.

El plan del gigante chino de entrar en el mercado estadounidense en 2019 ha chocado con las reticencias de Washington, que describe la normativas comerciales de China como "manifiestamente injustas y un ejemplo desafortunado de las políticas comerciales rapaces de China". Ni qué decir tiene el apego de Donald Trump al país asiático.

Demócratas y republicanos unidos contra China

Gac Trumpchi Ga5 Interior Interior del Trumpchi GA5.

GAC Group aterrizó en el Salón de Detroit con una enorme variedad de vehículos listos para rodar por el mercado estadounidense en 2019, aunque el fabricante chino llevaba al menos cinco años preparando el camino a los Estados Unidos. Destacan el SUV GS8, que pretende salir a la venta en Estados Unidos en 2019, el concept Enverge o el sedán GA4.

Esto sin olvidar la marca de coches Trumpchi (imagen de portada y superior), perteneciente a GAC Group, que busca su hueco en 14 países (probablemente, este nombre no dure mucho). Es de hecho, es la marca china de coches que más creció en 2016, con 1,7 millones de unidades vendidas. Y quiere hacerse sitio en el país de las oportunidades, claro.

Los planes de GAC Group de aterrizar en el cortijo de Trump en 2019 se llevarán a cabo posiblemente a través de una sociedad con Fiat Chrysler. El CEO de FCA, Sergio Marchionne, ya ha confirmado que FCA y GAC se han asociado para entregar modelos Jeep al mercado chino, y mientras a FCA le ayudan a meterse en el primer mercado automovilístico del mundo, a GAC le ayudan a entrar en el mercado estadounidense.

Sin embargo estos planes chocan de lleno con Washington, y por supuesto con Trump. Tal y como informa Reuters, un senador demócrata de Nueva York sostiene que las reglas del comercio automotriz chino son "manifiestamente injustas y un ejemplo desafortunado de las políticas comerciales rapaces de China".

Desde América del Norte se considera injusto que los automóviles fabricados en China enviados a Estados Unidos solo enfrenten un arancel de 2,5 %, mientras que los coches fabricados en Estados Unidos y enviados a China reciben un arancel de 25 %. Esta canción nos suena.

Trump por su parte continúa su obsesiva batalla proteccionista contra el país comunista y alinea su política económica y comercial con los demócratas, al menos en la esfera automotriz. "Hemos ayudado a construir China a base de los déficits comerciales que tiene con este país", decía Trump recientemente.

Para el magnate, China es el culpable de la pérdida de empleos en su país y el principal inventor del calentamiento global (tuiteado en 2012), una mentira para restar competitividad al país de las libertades. Ahora, el conflicto con Corea del Norte puede ser una potente arma para presionar a China en asuntos comerciales.

Este vídeo va de regalo:

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos