Compartir
Publicidad
Marruecos lleva años trabajando en ser la nueva potencia de la fabricación de coches en competencia con España
Industria

Marruecos lleva años trabajando en ser la nueva potencia de la fabricación de coches en competencia con España

Publicidad
Publicidad

En pocos años Marruecos se ha convertido en un actor importante en la fabricación mundial de automóviles. Es ya el segundo país con mayor producción de vehículos de Africa, aunque Sudáfrica sigue liderando el continente. Es un país a tener muy en cuenta por su proximidad y sus lazos con Europa, especialmente con España y Francia.

Con el crecimiento económico y la ampliación de la Unión Europea, España se impuso como uno de los mayores productores mundiales de automóviles. De hecho, es el tercer fabricante europeo y el octavo productor mundial de automóviles con más de 2.848.000 unidades en 2017. Pero las oportunidades de fabricar a bajo coste con mano de obra cualificada se han agotado en el entorno europeo y los fabricantes han puesto la mirada en Marruecos. ¿Puede Marruecos ser una nueva potencia del motor?

Marruecos potencia industria motor Vista aérea de la primera fase de Tanger Med.

Tanger Med es el nombre de la zona franca del puerto de Tánger, en Marruecos. Situado a 45 km de Tánger, a 20 km de Ceuta y a tan sólo 14 km de la bahía de Algeciras, es el nuevo motor económico del país. Construido con el dinero de la venta de Maroc Telecom a la francesa Vivendi, el puerto movió en 2017 más de 50 millones de toneladas y más de 4 millones de contenedores. En su segunda fase, que debería empezar a funcionar en 2019, el puerto tendrá capacidad para mover más de 9 millones de contenedores. Ningún puerto español tiene esa capacidad.

Marruecos, primer fabricante de turismos de África

Marruecos potencia industria motor

Las zonas francas de los puertos, libres de muchos impuestos para favorecer el comercio o la industria, se usan para favorecer su crecimiento. España tiene las suyas y en los años 50 y 60 ayudaron al desarrollo del país, como las zonas francas de Barcelona y de Vigo. Ambas fueron clave en la creación de las fábricas de SEAT y Citroën, respectivamente. Tánger Med, siguiendo ese modelo, es también la puerta de entrada de la inversión del sector de la automoción y la puerta de salida de sus exportaciones.

Marruecos es el segundo fabricante de vehículos de África y el primer fabricante de turismos, por delante de Sudáfrica

Con 345.000 vehículos fabricados en 2016 y 376.000 unidades en 2017 (+9 % con respecto a 2016), Marruecos es el segundo productor africano de automóviles, por detrás de Sudáfrica. Y exporta el 85 % de su producción. Así, el automóvil se ha convertido en el primer sector exportador del país, tras décadas de liderazgo de los fosfatos.

Marruecos potencia industria motor Los Dacia y Renault fabricados en Marruecos, listos para embarcar en el puerto de Tanger Med.

Es más, si miramos los datos de la OICA, Marruecos ya fabrica más turismos que Sudáfrica. De los 376.000 vehículos fabricados en Marruecos en 2017, 341.802 unidades fueron turismos. Sin embargo, de los 589.951 vehículos fabricados en Sudáfrica en 2017, sólo 321.358 unidades fueron turismos. Las 268.593 unidades restantes fueron vehículos industriales. Además, Sudáfrica experimentó un ligero descenso en su producción (-1,51 %). Vamos, que Marruecos va camino de ser el primer productor africano de vehículos.

¿Quién fabrica allí?

Marruecos potencia industria motor La fábrica de Renault de Tanger es la joya de la corona de la industria automovilística marroquí.

Renault fue el primero en apostar por Marruecos. Si bien su factoría de Casablanca produce desde 1999 el Kangoo y el Dacia Logan en CKD (por Completely Knocked Down, es decir, los coches fabricados en Europa o Asia son enviados desmontados para evitar aranceles y ser montados in situ), posee en Tánger desde 2012 una factoría completa. Allí produce los Dacia Dokker, Sandero y Lodgy (éste último en exclusiva). La mayoría de la producción es destinada a la exportación y se venderá como Dacia o Renault, según los mercados.

La factoría Renault de Tánger fabrica algo más de 300.000 unidades al año, pero el mercado local es de unos 160.000 coches al año. 2017 fue un año récord con 168.693 matriculaciones y Dacia matriculó algo más de 42.000 coches. Es evidente, la vocación de esa factoría es de exportar.

Marruecos potencia industria motor Firma del acuerdo entre el reino de Marruecos y el grupo PSA. La factoría de PSA entrará en funcionamiento en 2019.

El grupo PSA, por su parte, está levantando una factoría en Kenitra en la que espera fabricar a partir de 2019 más de 90.000 coches y 2000.000 motores, éstos últimos para abastecer las factorías europeas. Las marcas francesas son obviamente las primeras en invertir en Marruecos, pero no son las únicas. O al menos, no se quedarán solas mucho tiempo.

Los fabricantes que invierten en Marruecos lo tienen claro, estamos ante una industria claramente exportadora, como lo es en España o Francia.

En diciembre de 2017, el fabricante chino BYD (primer fabricante mundial de vehículos eléctricos) firmó un acuerdo con el país africano para la implantación de una fábrica de coches eléctricos cerca de Tánger. El acuerdo prevé también la creación de otras tres factorías: una fábrica de camiones y autobuses eléctricos, una de trenes y una de baterías. Aunque en el caso de BYD, se desconoce la fecha de puesta en marcha de la primera de esas fábricas. Para BYD, Marruecos será su puerta de entrada a Europa.

¿Por qué es atractivo?

Marruecos potencia industria motor

La zona franca de Tanger Med es atractiva por su fiscalidad. Las empresas que se instalen allí no tiene la obligación de pagar el Impuesto de Sociedades los cinco primeros años para luego tributar el 8,75% durante los veinte ejercicios siguientes. Eso sí, siempre y cuando entorno al 90 % de su producción sea exportada.

Pero la fiscalidad favorable de las zonas francas de Marruecos no es suficiente para justificar el auge de la automoción en el país africano. Se debe también a una estrategia diferente de la de sus vecinos y rivales.

Argelia, por ejemplo, ve como su producción crece, pero se mantiene en niveles muy bajos con respecto a Marruecos debido a la obligación de tener un socio local para la producción, lo que se conoce como “clausula de 51/49”. Instaurada en Argelia en 2009, obliga al inversor extranjero a tener un socio local con el 51 % de las acciones de la empresa. Es decir, monta una fábrica, pero al final no será el dueño de ella ni tendrá el control. ¿Por qué esa obligación? Porque Argelia impone cuotas de importación, que casi siempre son muy inferiores a la demanda con el objetivo de "obligar" a instalar fábricas.

Marruecos Dacia Lodgy El Dacia Lodgy se fabrica en exclusiva en Marruecos.

Es algo similar a lo que ocurre en China. Sin embargo, con 24 millones de turismos matriculados en 2017, el mercado interior del país asiático es un pastel apetecible para que los fabricantes extranjeros se arriesguen en China con este tipo de clausulas. En Argelia no ocurre lo mismo. En 2016, fueron 257.000 los coches nuevos matriculados..

Mientras la producción de turismos en Marruecos supera las 300.000 unidades, en Argelia en 2017 han sido de 60.606 coches

Así, mientras la producción de turismos en Marruecos supera las 300.000 unidades, en Argelia en 2017 han sido de 60.606 coches (frente a las más de 42.000 unidades de 2016). Y hablamos de modelos CKD para evitar aranceles, como los SEAT Ibiza, León y Arona y otros modelos del grupo VAG ensamblados en Relizane. Es decir, es una producción con poco valor añadido en suelo argelino y que apenas precisa de proveedores locales.

Marruecos potencia industria motor

Marruecos, a la inversa no obliga a tener un socio marroquí, pero sí pide que haya un mínimo de integración local, es decir, que no se importe todo lo necesario para la fabricación. De ahí que no solamente, Marruecos haya atraído a los fabricantes de automóviles, sino también a la industria de los proveedores.

Y ya no es solo una cuestión de voluntad del gobierno del país, sino que hoy en día la industria (y especialmente la del automóvil) trabaja con flujo tendido o “just in time” (como se le conoce en la jerga de la industria). La fábrica no tiene stock de las piezas necesarias para la producción, éstas van llegando justo a tiempo a la línea de montaje para poder fabricar el producto. El resultado es, con un estrecho marítimo de por medio que puede dificultar el transporte, una industria auxiliar que se instala a proximidad de las factorías de automóviles en territorio marroquí.

Marruecos potencia industria motor

Así, los últimos en incorporarse a la larga lista de la industria auxiliar automóvil presente en Marruecos, y que incluye gigantes como Delphi, Lear o Exco Automotive, se una la italiana Sogefi (filtros para motores) y la japonesa Asahi AGC (fabricante de lunas).

Esta industria auxiliar supone un 65 % de integración de componentes locales para PSA (se ha comprometido en el acuerdo firmado con el reino de Marruecos), mientras que Renault se ha comprometido a alcanzar ese mismo 65 % (a excepción de los motores) en 2023. Y no es solo la industria extranjera, la local también empieza a beneficiarse de esa tendencia. Afrique Câbles, del grupe Ynna, es ahora proveedora de las baterías de los Dacia/Renault y Maghreb Steel ha obtenido la certificación de Renault para proveer algunos de los aceros necesarios en los coches.

Marruecos potencia industria motor

Marruecos es también atractivo por los bajos costes salariales. Por ejemplo, en la factoría de Renault, la media es de 500 euros -si incluímos a los altos sueldos de los directivos- (algunas fuentes hablan de sueldos que van desde los 250 euros a los 1.000 euros). La situación es tal que con el sueldo de un operario en Francia, se contratan a diez en Tánger. Frente a Rumanía, Renault sigue ganando. Con el sueldo de un obrero rumano en Pitesti, sede histórica de Dacia, se contratan a tres operarios en Marruecos.

¿Puede Marruecos hacer daño a Europa? ¿Y a España?

Tanger Med

Frente a sus rivales directos, Marruecos juega con ventaja. La inestabilidad política en Túnez ahuyenta los inversores, mientras que en Argelia no tienen claro que quieran abandonar la clausula del 51/49. Esta clausula debería, en principio, eliminarse para poder cumplir con el tratado de libre comercio firmado con la Unión Europea y que entraría en vigor en 2020. Sin embargo, parece ser que no se eliminará del todo y que se mantendrá en sectores que consideren estratégicos. Y el automóvil podría ser uno de esos sectores que consideren estratégicos.

Así, la estabilidad política del reino de Marruecos y la voluntad de abrir el país al capital extranjero mediante incentivos fiscales (en lugar de ponerle trabas como cuotas o clausulas tipo 51/49 a la argelina), hacen que la industria esté en pleno auge y fase de crecimiento.

Si el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Marruecos llega a ser total (el actual está en vigor desde marzo de 2000 y es ya bastante exhaustivo), no sería extraño que la inversión en la producción de automóviles en Marruecos siga creciendo. Actualmente, la inversión se centra en modelos low cost con poca tecnología y con poco valor añadido y donde los márgenes de beneficios por coche son muy pequeños. El escenario más probable es que se abran nuevas factorías.

Marruecos potencia industria motor

Así, las fábricas europeas que producen modelos de poco valor añadido sí podrían ver su producción peligrar e irse a Marruecos. Y es que en este tipo de producción, es decir, la de un producto donde hay poca tecnología que recortar, reducir el coste de la mano de obra permite aumentar los márgenes de beneficio de cada coche. Recordemos que en la zona franca de Tánger Med el salario medio mensual es de 300 euros.

Pero también puede ser algo positivo. Por ejemplo, los componentes más importantes y de más valor añadido podrían venir de Europa. Actualmente, los motores para la fábrica Renault de Tánger proceden de España y entran en Marruecos sin pagar aranceles (gracias al acuerdo de marzo de 2000). Y ahí está la clave para que España (y Europa) no pierda su posición privilegiada: invertir en I+D y tener las competencias para fabricar componentes y automóviles de alto valor añadido.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio