Publicidad

Las apuestas online en la Fórmula 1 y en MotoGP: retrato de un virus que va camino de epidemia
Fórmula1

Las apuestas online en la Fórmula 1 y en MotoGP: retrato de un virus que va camino de epidemia

Publicidad

Publicidad

13 de mayo de 1998. Un padre de Peterborough, localidad al norte de Londres, lleva a su hijo a participar en el Nacional de karting del Reino Unido. Allí, un piloto de 13 años muy agresivo y de un talento descomunal le deja prendado. Está tan convencido de que un día será campeón del mundo de Fórmula 1 que se acerca al padre del chaval y se lo lleva a un salón de juego para apostar 200 libras a que su hijo ganará el mundial en menos de diez años. El 2 de noviembre de 2008, Lewis Hamilton se convierte en el más joven campeón del mundo de Fórmula 1.

Gran Bretaña siempre ha sido la casa de las apuestas, pero desde el desenlace de esta única e irrepetible historia real hasta la actualidad el auge de las apuestas deportivas ha sido exponencial e internacional. Apostar se ha democratizado, con todo lo negativo que ello conlleva, y la ola ha afectado también, como no podía ser de otra forma, a las carreras de Fórmula 1 y motociclismo.

Este estudio se enmarca en el reportaje-documental que nuestros compañeros de Xataka publican acerca del auge de las apuestas deportivas en España. Un reportaje que se puede seguir también en Twitter con el hashtag #AlertaApuestas y que da inicio a una serie de investigaciones llamada DeepStories.

Las casas de apuestas llegan a la Fórmula 1

Kvyat Gasly Australia 2019

Lo primero que encuentra el apostante al ingresar en una casa de apuestas es un suculento bono. La empresa te "regala" una cantidad que suele rondar entre los 50 y los 200 euros simplemente por registrarte, pero con una trampa. Primero tienes que hacer una apuesta previa por un importe prefijado, habitualmente elevado. Posteriormente, ese bono solo puede reapostarse en cuotas disparatadas, por lo que difícilmente el usuario llega a percibirlo.

Una vez registrado, las opciones para apostar son prácticamente infinitas. Desde el ganador de la carrera hasta el primer piloto en abandonar o el piloto que más posiciones recuperará. Aquí también existen las famosas apuestas combinadas, pero con opciones limitadas. Es posible apostar, por ejemplo, a primer y segundo clasificado, pero únicamente si la casa de apuesta te permite esa opción.

Pol Espargaro Catar 2019

Más a largo plazo, el apostante puede pronosticar quien será campeón del mundo de Fórmula 1 o MotoGP, cuántas carreras ganará cada piloto o que equipo se llevará el premio gordo a final de temporada. Incluso existen promociones que, si haces una apuesta lo suficientemente alta por cierto piloto, te devuelven micro bonos por cada victoria que consiga, siempre para reapostar en cuota elevadas.

Hasta ahora, la Fórmula 1 se había mantenido al margen de las casas de apuestas gracias a su matusalénico mandamás Bernie Ecclestone. El británico siempre rechazó la entrada del juego en la Fórmula 1, no porque fuese un buen samaritano, sino porque consideraba que le restaba glamour a la competición.

Ecclestone Liberty Media

Sin embargo, con la venta de la Fórmula 1 al grupo americano Liberty Media por 8.000 millones de dólares, la veda se ha abierto para las casas de apuestas. El pasado mes de noviembre la Fórmula 1 anunció su primer acuerdo de patrocinio con una compañía de apuestas a cambio de 100 millones de dólares en cinco años.

El director gerente de operaciones de la Fórmula 1, Sean Bratches, declaraba que este patrocinio "es una mejora para el aficionado. Tienes que encontrar el equilibrio sobre cómo servir esto a los fans. Ésta es una oportunidad que sirve a ambas partes". Ahora la Fórmula 1 tendrá que comenzar una nueva batalla similar a la del tabaco a principios de siglo, cuando algunos equipo cambiaron los cigarrillos y el alcohol por, precisamente, las casas de apuestas.

Davidson Honda 555

De momento no entra en los planes mostrar carteles promocionales de casas de apuestas mientras que los coches estén en pista, aunque todo apunta a que acabará en una batalla legal y política de la Fórmula 1 contra los distintos gobiernos de sus Grandes Premios. En el primer país visitado en este 2019, Australia, es ilegal hacer publicidad de casas de apuestas, por lo que no hemos podido ver nada de este nuevo patrocinador.

Lo que si hemos podido ver es la llegada de la primera casa de apuestas a una escudería. Tras la quiebra de Force India y la compra de sus restos por Lawrence Stroll, el equipo ha sido rebautizado como Racing Point, aunque con el prefijo SportPesa delante. Esta compañía es una casa de apuestas con sede en Kenia fundada en 2014 y es el primer salón de juegos online que patrocina a un equipo de Fórmula 1.

Sportpesa Racing Point Perez

Racing Point solo ha sido la primera, pero después de que Liberty Media abriese las puertas de la Fórmula 1 al juego, la guerra entre escuderías ya ha empezado para atraer patrocinadores de dos nichos: las críptomonedas y, efectivamente, las casas de apuestas. En MotoGP el vínculo de momento es menor, pero el nuevo poseedor de los derechos televisivos, DAZN, ya ha anunciado la entrada de patrocinadores en sus retransmisiones, entre los que se encuentran dos casas de apuestas.

En 2018 había 3.150 locales de apuestas deportivas distribuidos por toda España y sus ingresos crecen a un ritmo del 20% anual. De los 229 millones de euros de margen neto de juego -los ingresos de los operadores de juego restando los premios entregados a los ganadores- logrados en 2012 se ha pasado a los 699 de 2018, lo que convierte a las apuestas en uno de los pocos negocios que no retrocede con la crisis económica. Las apuestas deportivas ya suponen algo más del 50% del sector en España.

Se calcula que en España hay 1,6 millones de jugadores, encuadrados mayoritariamente en un perfil de un varón joven de entre 18 y 35 años y apasionado del deporte. Euskadi, Navarra y La Rioja son las zonas con más volumen de juego, en parte por su mayor tradición, mientras que los asturianos son los menos lanzados a las casas de apuestas.

Stroll Melbourne 2019

Según los últimos datos, el fútbol se come el 72% del pastel, y los deportes de motor ocupan la cuarta posición por detrás del tenis y del baloncesto. Entre la Fórmula 1 y MotoGP movieron cerca de diez millones de euros en España el pasado 2018, un porcentaje bajo en relación a los más de 200 millones movidos entre casas apuestas físicas y online.

Las apuestas son un virus que se expande por los barrios pobres y entre los más jóvenes, y los deportes de motor no están al margen. Quizá Nigel Currie, fundador de la consultora NC Partnership que lucha contra las apuestas, dio con la clave: "la Fórmula 1 y MotoGP son deportes complicados de regular debido a su carácter tan internacional y, por tanto, a la oposición de demasiados gobiernos".

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir