Publicidad

Líbano prohíbe a Carlos Ghosn salir del país tras la alerta roja de la Interpol: Japón le quiere de vuelta

Líbano prohíbe a Carlos Ghosn salir del país tras la alerta roja de la Interpol: Japón le quiere de vuelta
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Carlos Ghosn ahora es objetivo de la Interpol y también el prófugo más odiado por Japón. Tras su intervención pública hace un par de días desde Líbano, su tierra natal, el expresidente de Nissan tiene prohibido viajar al extranjero.

Un juez libanés ha ordenado la retirada del pasaporte francés con el que entró en el país tras la alerta roja emitida por la Interpol (la Organización Internacional de Policía Criminal) a petición del Gobierno japonés, que quiere a Ghosn de vuelta para ser juzgado por varios delitos financieros.

Líbano y Japón, en un brete

Ghosn Y Japon

Según informa la cabecera Nikkei Asian Review, la prohibición de viajar se mantendrá hasta que Líbano reciba documentos de Japón sobre la acusación de Ghosn y tome una decisión sobre su contenido.

La orden se emitió probablemente por consideración al Gobierno japonés, que ha estado presionando a Beirut para que extradite a Ghosn. Aunque no pesa sobre él una orden de arresto internacional, podría representar un riesgo si el brasileño viaja a otro país.

Sin embargo, Líbano ya aseguró hace unos días que no extraditaría al exdirectivo de 65 años, ya que ingresó en el país "legalmente", y es poco probable que vaya a entregarlo a Tokio. No obstante, la situación ha puesto en un aprieto diplomático al Ejecutivo libanés, que enfrenta una situación social y política complicada.

Si Ghosn es finalmente juzgado en Líbano, implicaría una estrecha cooperación entre los ministerios de justicia de Japón y el Líbano, ya que ambos países son signatarios de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción.

En una entrevista concedida a France 24, Ghosn ha asegurado estar listo para cooperar con la justicia libanesa y con la francesa, y está a la espera de noticias por parte de Japón acerca de su expediente.

"El único motivo de mi arresto fue por no haber declarado unos ingresos que ni siquiera se habían pagado y que ni siquiera se decidieron en el consejo de administración de Nissan", ha declarado. Y ha añadido: "Nadie me pidió explicaciones sobre esos 11 millones de euros".

A partir de ahí, Ghosn asegura que comenzó su privación de libertad y se le empezaron a imputar otros cargos adicionales.

carlos ghosn

Según Ghosn, lo peor fue la tenacidad de los fiscales durante los interrogatorios, que le presionaban para que confesara: "La amenaza siempre fue directa hacia mi familia".

Durante la entrevista, Ghosn ha vuelto a resaltar que escapó de Japón porque consideró que allí no enfrentaría un juicio justo, que se trata de un complot, y cree que la decisión del Líbano de retirarle el pasaporte es un procedimiento normal del que sus abogados ya le habían advertido: no está preocupado.

"Cuando los fiscales están convencidos de que uno es culpable, existen muy pocas posibilidades de demostrar lo contrario, pero tengo muchas razones para afirmarlo. Lo que digo se basa en hechos", ha aseverado.

Aunque Ghosn ha puesto en el punto de mira a Nissan y a fiscales y autoridades japonesas como partes involucradas en el supuesto complot, no ha querido señalar directamente al Gobierno nipón para evitar tensiones con Líbano, ha dicho, pero espera que la prensa investigue los hechos.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha declarado que esta situación debería haberse abordado hace meses durante el consejo de administración de Nissan, de donde no debería haber salido.

Japón calificó de "inadmisible" la conferencia que dio Ghosn tras su fuga, y ha asegurado que tomará todas las medidas para que se haga justicia.

En Motorpasión | Los coches que serán novedades de 2020, marca por marca

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios