Publicidad

La defensa de Ghosn tacha de "golpe de estado" el caso y acusa a la Fiscalía de recopilar pruebas falsas

La defensa de Ghosn tacha de "golpe de estado" el caso y acusa a la Fiscalía de recopilar pruebas falsas
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El que fuera presidente de la alianza Renault-Nissan, Carlos Ghosn, se enfrentará en abril a uno de los primeros juicios que tendrá que atender en Tokio después de haber sido acusado de no haber declarado retribuciones económicas de Nissan, de transferir pérdidas personales a la compañía y de abuso de confianza.

En un intento desesperado por paralizar un caso que se ha vuelto mediático y en el que el Estado francés ha querido presentarse como acusación, los abogados de Ghosn han solicitado al tribunal de Tokio que desestime los cargos, argumentando que es inocente y que se trata de una conspiración de Nissan.

Una estrategia que se ve por dónde va

La defensa del exejecutivo defiende incluso que la Fiscalía nipona recopiló pruebas falsas y atacan punto por punto la validez de la investigación que ya estaba en marcha el 19 de noviembre de 2018, cuando Ghosn fue arrestado.

Según explica Autonews Europe, uno de los elementos centrales de la defensa es el argumento de que los fiscales conspiraron ilegalmente con algunos ejecutivos de Nissan y funcionarios del gobierno para enmarcar a Ghosn en un "golpe de estado" destinado a sacarlo del poder y evitar una mayor integración de Nissan con su socio de la alianza francesa Renault.

Una estrategia que se ha seguido desde el principio, puesto que Ghosn ya defendía su inocencia en un vídeo que publicó en Youtube en abril de este año, y en el que aseguraba ser víctima de una conspiración por parte de Nissan

También acusan a los fiscales de entregar ilegalmente poderes procesales y de investigación a los empleados del fabricante, quienes luego supuestamente reunieron pruebas contra Ghosn a instancias de ellos. La cosa va más allá e incluso acusan a Nissan de enviar a empleados para registrar las residencias del expresidente y llevarse documentación sensible.

El equipo de defensa de Ghosn ha presentado por otro lado una apelación para que la firma nipona comparta 6.000 correos electrónicos que supuestamente oculta.

Nissan

Ghosn está siendo investigado por varios delitos de fraude fiscal, dos basados en la ocultación de ingresos, y otros dos por desviar fondos para cubrir pérdidas personales y en beneficio propio a través de un concesionario en Omán, que habría empleado supuestamente en bienes de lujo, como la compra de un yate.

Él, que niega toda la lista de cargos, se enfrenta a 15 años de prisión y una multa de hasta 1,4 millones de dólares si es declarado culpable de los cuatro cargos.

Hace un mes, Nissan y Ghosn acordaron pagar un total de 16 millones de dólares a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos para dar por finalizadas las acusaciones referentes a la ocultación de 140 millones de dólares en compensaciones a Ghosn.

En Motorpasión | El poder de los lobbies en Bruselas. Así están decidiendo si salvan el diésel o el aire que respiras

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir