Honda ya "no será una compañía automovilística nunca más", dice su CEO. La marca de coches ya trabaja en alternativas de futuro

Honda ya "no será una compañía automovilística nunca más", dice su CEO. La marca de coches ya trabaja en alternativas de futuro
24 comentarios

Honda tiene una larga tradición de independencia y excelencia técnica. Desde los Honda Civic hasta las dos generaciones de NSX  pasando por los primeros modelos de pila de combustible, Honda nunca ha esperado a nadie y ha seguido su propio camino. Y ahora está a punto de emprender uno nuevo, que le alejará para siempre del automóvil tal y como lo conocemos.

En una entrevista con Automotive News, el CEO de Honda, Toshihiro Mibe lidera una revolución interna que hará que en 20 años, no reconozcamos la Honda de hoy. “Honda ya no será una compañía automovilística dentro de 20 años”, asegura Mibe.

Honda abandonará los motores de combustión y se centrará en los coches eléctricos, tanto de batería como de pila de combustible de hidrógeno. Al mismo tiempo, Mibe, considera que Honda fabricará menos coches que en la actualidad. Y es que está convencido que vamos hacia un futuro de pago por uso, un futuro de movilidad multimodal en el que el coche privado ya no será la norma.

La independencia de Honda, que no forma parte de un gran grupo industrial ni tiene acuerdos o participaciones cruzadas con otros fabricantes a diferencia del resto de marcas niponas que giran al rededor de Nissan o de Toyota, tampoco es una prioridad para Mibe.

De momento, Honda está colaborando en temas de coches eléctricos y de pila de combustible con General Motors, pero están dispuestos a colaborar con cualquiera si en Honda lo ven viable, incluyendo compañías tecnológicas. Y no, Honda no está hablando con Apple, se apresuró a aclarar Mibe.

Toshihiro Mibe
Toshihiro Mibe, CEO de Honda.

El mensaje de Mibe no es nuevo. Todos los grandes grupos industriales, de Ford al grupo Renault pasando por Volkswagen hablan de un futuro en el que el modelo de negocio no será el coche privado, como en la actualidad, sino los servicios de movilidad.

Estos pueden ser desde coches en régimen de suscripción hasta patinetes eléctricos de alquiler pasando por taxis autónomos, en algunos casos inclusos voladores. Pero es un futuro todavía distante, pero en el que todos creen. Qué tiene de nuevo entonces el discurso de Mibe.

Como explica Takaki Nakanishi, analista de automoción en el Nakanishi Research Institute de Tokio: “si Mibe lo puede hacer o no es una cosa, pero se ha comprometido a intentarlo. Y eso es muy diferente de los otros líderes de la industria del automóvil nipona”.

La capacidad de dar un giro a 180º de las grandes empresas niponas

Honda Jet 2600
HondaJet 2600.

Mibe, como muchos CEO, está una operación de comunicación. El mensaje que quiere transmitir a los accionistas es que Honda va por buen camino y sabrá negociar este punto de inflexión en el que la industria está sometido. En el fondo no está diciendo nada nuevo, especialmente cuando se trata de un fabricante nipón.

No podemos olvidar que los fabricantes japoneses no son simplemente fabricantes de un único tipo de producto. Y esa diversificación es lo que les ha permitido sobrevivir a cambios de tendencia y de liderazgo en otras industrias.

Eco House 1
Eco House de Toyota.

La industria nipona está llena de marcas que creemos que han desaparecido y sin embargo siguen siendo líder en otro campo. Por ejemplo, en los años 80 y a principios de los años 90 Olympus era una reputada marca de cámaras de fotos. Hoy, ya no fabrican cámaras, pero resulta que Olympus es uno de los líderes mundiales en la fabricación de instrumentos médicos y el líder de las cámaras endoscópicas gastrointestinales. Está presente en 40 países y tiene más de 30.000 empleados.

Otro ejemplo. Toshiba, que hasta hace unos años inundaba el mercado con sus ordenadores portátiles, sus televisores y equipos de música, que hoy ya no vemos, no ha desaparecido. Fabrican semiconductores y centrales eólicas. No es el mismo público que antes, pero a Toshiba y a sus accionistas les da igual. Siguen generando ingresos, puestos de trabajo y están entre los líderes de su segmento.

Agroalimentaria Mitsubishi
Algunos de los productos del sector agroalimentario de Mitsubishi.

Muchas de las marcas japonesas forman parte de inmensos conglomerados de empresas. Uno de los ejemplos más famosos es Mitsubishi. Vale, fabrican coches y la rama de automoción forma parte de la Alianza Renault-Nissan. Pero es que los coches son una parte ínfima de Mitsubishi Corporation.

La firma de los tres diamantes explota minas, yacimientos de gas natural, fabrica centrales eólicas y centrales eléctricas sostenibles, con granjas solares por ejemplo. Está presente hasta en la industria agroalimentaria (marcas de bebidas, noodles, piscifactorías, plantaciones de cereales, café, nueces, y un largo etc).

Otro grupo que sin hacer mucho ruido se ha diversificado mucho es Toyota. Además de los coches, Toyota también construye casas y edificios en Japón desde 1976, es armador naval, está presente en el sector de la robótica y es el mayor fabricante de carretillas elevadoras y de toda clase de maquinaria para el sector de la logística. Y, como curiosidad, Toyota sigue incluso fabricando máquinas de coser.

Honda no es diferente de los otros conglomerados nipones. Honda fabrica motos, por supuesto, y cortacéspedes. Son quizá sus dos otros productos más famosos. Honda también fabrica jets privados, en Estados Unidos, y motores de avión, el turbofan HF120, en colaboración con GE Aviation. En Tokio, Honda está trabajando en diversos proyectos conectados y digitales de inteligencia artificial.

Sí, es probable que dentro de 20 años Honda ya no sea la Honda de hoy. Pero eso no significa que vaya a desaparecer.

En Motorpasión | Probamos el Honda e, un coche eléctrico de diseño que marca la referencia por tecnología y comportamiento

Temas
Inicio