Compartir
Publicidad
Publicidad
Bicis eléctricas, apps y coches. Ford se reinventa como fabricante
Industria

Bicis eléctricas, apps y coches. Ford se reinventa como fabricante

Publicidad
Publicidad

Solo el más fuerte sobrevive. Es una idea generalmente aceptada como buena, sin embargo la especie que sobrevive es en realidad la que mejor sabe adaptarse. Es algo que también podríamos aplicar a las grandes empresas, de cierto modo también son entidades "vivas". Nacen, crecen y a veces mueren o se unen a otras para perdurar o crear una nueva entidad mejor adaptada al mercado. Así es la ley de la evolución.

El ser fuerte no te garantiza la supervivencia, ni en el reino animal ni en el de la economía. Para las grandes empresas (con menos agilidad y flexibilidad que una PYME) puede resultar muy difícil percibir, aceptar o identificar los cambios en la sociedad y en los rivales. Si la empresa no innova y se adapta a la realidad, si sigue con lo de siempre o lo que mejor sabe hacer, está destinada a desaparecer. Y Ford no quiere que eso le ocurra. Es más, tiene un plan para reinventarse.

Img 6336

A veces a las grandes corporaciones les cuesta reinventarse y adaptarse a los tiempos. Algunas siguen entre nosotros desde hace varios siglos, como Peugeot (fundada en 1810 con la conversión de su molino de grano familiar en empresa procesadora de algodón), mientras que otras que parecían indestructibles ya no existen. El caso más famoso es el de la Eastman Kodak Company, màs conocidad como Kodak.

Kodak se declaró en bancarrota en 2012, es decir, 124 años después de su fundación. A lo largo del Siglo XX fue uno de los líderes en el campo de la fotografía y dominó el mercado de los carretes de películas, pero no supo dar el salto a la era de la fotografía digital. Lo cual no deja de ser curioso, pues Kodak inventó la primera cámara digital en 1975 (pesaba 3,6 kg y tomaba fotos en blanco y negro de 100 x 100 px).

Dsc 0001

No perder de vista qué se vende

Kodak finalmente se mantuvo en sus trece y siguió fabricando carretes de películas, sin realmente apostar por la fotografía digital. Los dirigentes lo veían como un mercado pequeño y sólo para profesionales. Kodak no supo ver que en realidad no era un fabricante de películas, sensores para cámaras digitales y cámaras en general, sino un proveedor de recuerdos. La gente no compraba un carrete Kodak por el carrete en sí, lo hacían porque era un medio para capturar momentos, recuerdos, etc. ¿Qué tiene esto que ver con Ford? Pues que los actuales dirigentes de Ford ya no ven la compañía como un fabricante de automóviles sino como un proveedor de soluciones para la movilidad. Ford no vende coches, vende movilidad.

Los actuales dirigentes de Ford ya no ven la compañía como un fabricante de automóviles sino como un proveedor de soluciones para la movilidad

La compañía fundada en 1903 es sin duda una de las más importante de la historia del automóvil. El fabricar en serie el Ford T a partir de 1908 popularizó el automóvil, pero sobre todo fue la solución de movilidad que necesitaban los Estados Unidos en aquel momento. Un caballo, con o sin carruaje, seguía siendo muy caro y poco práctico, mientras que sólo los más pudientes tenían acceso al automóvil. Henry Ford sencillamente le dio movilidad al país. Desde el esfuerzo militar en la Primera Guerra Mundial hasta las migraciones tras la crisis de 1929, el automóvil fue la solución de movilidad de ese país, como lo fueron antes el caballo y el ferrocarril.

Smart Mobiltity Plan

Ford Ceo Mark Fields At Ces 2015 100495918 H Mark Fields, CEO de Ford, en el CES 2015 explicando la nueva orientación de la marca.

En la actualidad, las necesidades de movilidad personal, la congestión del tráfico en las grandes ciudades, la calidad del aire en las mismas, una clase media cada vez más numerosa en países superpoblados (India, China) supone un reto importante para la humanidad y la industria del automóvil. Además, como escribía Bill Ford Jr, en el Wall Street Journal, este reto es también un negocio potencial de 130.000 millones de dólares.

Ford no quiere dejar pasar esa oportunidad ni convertirse en otro Kodak. Así, ha puesto en marcha 25 experimentos y programas pilotos en todo el mundo, bajo el nombre de Smart Mobility Project, para recoger información y hábitos de consumo, experimentar con nuevas soluciones y quizá dar con la o las soluciones del futuro. Y es que a diferencia de ahora, no hay una solución que sirva para todos. Cada región y cada franja de la población necesita una solución de movilidad diferente.

Smart Mobiltity Plan

El automóvil ha sido la solución hasta ahora, pero en el futuro se necesitará algo más que el automóvil. Como lo explicaba Allan Hall (manager de comunicaciones y desarrollo de tecnología para Ford) en Road & Track, "necesitaremos un completo portfolio de soluciones". Ese completo abanico de soluciones puede ser desde un monociclo eléctrico hasta el car-sharing, pasando por un servicio de bicis eléctricas, coches autónomos o de control remoto.

Ford también se interesa mucho por la conectividad y las apps. Por ejemplo, pondrá en marcha en Lisboa una experiencia piloto con una App que diga a los taxistas de forma predictiva (y en tiempo real) en qué zona de la ciudad y a qué hora se necesitan más coches.

El ábanico de posibilidades y proyectos en los que está Ford, en algunos va de la mano de Google, es enorme y dispar. Y es que de momento, en Ford solo tienen claro que deben adaptarse e innovar. En un principio no van a dejar de ser fabricantes de automóviles, solo será una vertiente más de la movilidad. De hecho, la importancia que tendrán en el futuro las flotas de coches son un mercado al que aspira Ford. Aunque ya no conduzcamos por necesidad, alguien tendrá que fabricar los coches para las empresas de car-sharing y a término los automóviles autónomos. Y no solamente habrá negocio en la fabricación, también en el mantenimiento de esas flotas, por ejemplo.

Incluso en el automóvil, Ford no deja de lado las innovaciones y busca adaptarse de cara a futuras necesidades. De ahí que Ford se vaya a gastar 4.500 millones de dólares de aquí a 2020 para desarrollar su gama de coches eléctricos. El precio de la gasolina está por los suelos en Estados Unidos y las ventas de coches eléctricos caen, pero Ford sabe que no siempre será así.

Obviamente, Ford no es la única compañía que se prepara para un futuro de la movilidad muy diferente, BMW y Mercedes son otros grupos que siguen un camino paralelo al de Ford, pero sí es la empresa que más habla de ello.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos