Compartir
Publicidad

Homologación WLTP: ahora el Gobierno estudia conceder a los fabricantes de coches una moratoria de "uno o dos años"

Homologación WLTP: ahora el Gobierno estudia conceder a los fabricantes de coches una moratoria de "uno o dos años"
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después del revuelo que ha causado en la industria automovilística el nuevo ciclo de homologación Worldwide harmonized Light vehicles Test Procedure, más conocido por sus siglas WLTP, tiene toda la pinta de que el Ministerio de Industria va a ceder a las presiones de los fabricantes.

Según informa Europa Press, el Departamento anunciará en las próximas semanas si concede una prórroga de uno o dos años a la aplicación del WLTP, que sustituye al anterior ciclo NEDC.

Una medida destinada a evitar la pérdida de competitividad

Ciclo de homologación RDE de emisiones NOx

El objetivo de esta decisión radica en conceder más tiempo a las marcas para que implementen el nuevo ciclo; esto es, para que homologuen todos sus coches y los adapten, de forma que no arrojen consumos elevados con respecto a los anunciados antes del 1 de septiembre.

¿Problema? El impuesto de matriculaciones se aplica en función de los gramos de CO₂ que emiten los vehículos por kilómetro, siendo el mínimo exigido 120 gr/km, algo que los fabricantes han admitido que es casi imposible de alcanzar.

También se busca "una transición ordenada" y "atraer la inversión" a las fábricas españolas. Será hasta el 31 de diciembre la fecha límite en la que las marcas podrán seguir vendiendo los modelos que aún no estén homologados con el WLTP.

antigua Homologación NEDC

Así que desde el 1 de enero de 2019 los fabricantes que aún no han hecho los deberes puede que tengan un respiro de hasta dos años para adaptarse al nuevo cambio de fiscalidad, al igual que se ha aceptado en otros países europeos una moratoria hasta 2020, dicen fuentes ministeriales.

Una nueva homologación que no está exenta de manipulaciones

Qué es el WLTP y por qué te interesa

Desde el 1 de septiembre de 2017 entró en vigor una nueva serie de normas para medir los consumos y las emisiones con resultados más cercanos a la realidad. El nuevo protocolo de mediciones WLTP irá asociado al RDE (Real world Driving Emissions), una prueba en carretera.

Las primeras consecuencias de esta nueva norma será un notable aumento del consumo medio homologado de muchos coches, sumando el factor tiempo pues para el 1 de septiembre de 2018 los fabricantes deben haber adaptado sus motores a la nueva norma para no perder competitividad.

Muchos fabricantes se han quejado de no tener tiempo para homologar todos sus coches, entre ellos Volkswagen, que ha advertido de que sus motorizaciones diésel pueden morir en Australia debido a los ajustados plazos para cumplir con la norma.

Sin embargo, se trata de un nuevo ciclo que no se libra de las trampas. Hace unas semanas la Comisión Europea alertó de que están utilizando trucos para que los resultados de las pruebas de emisiones de CO₂ sean más altos y contaminen más. La teoría es que si establecen los niveles de referencia para 2020 absurdamente altos, no tendrán que ajustarse el cinturón.

Ante esta llamada de atención, la Comisión propone que los estándares de emisiones sean calculados de acuerdo a los propios valores de la norma WLTP, y no según los fabricantes.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio