La fabricación de coches, amenazada por la escasez de semiconductores: habrá menos producción y precios más caros

La fabricación de coches, amenazada por la escasez de semiconductores: habrá menos producción y precios más caros
26 comentarios

La escasez mundial de semiconductores para vehículos (chips) se ha convertido en un problema para la industria automotriz desde finales de 2020. SEAT se ha visto afectado recientemente por cuellos de botella en el suministro de semiconductores; y es que debido a la COVID-19, los principales fabricantes de semiconductores reasignaron su producción a otros sectores, como la electrónica de consumo.

De momento Honda ya ha anunciado que reducirá la producción de vehículos desde este mismo mes. Y pinta que 2021 va a ser todo un reto.

Así nos afecta ya la escasez de chips

Chip

Según ha publicado la cabecera asiática Nikkei, Honda se ha quedado sin semiconductores utilizados en los sistemas de control de vehículos.

A medida que aumenta la demanda de teléfonos móviles, memorias, sensores, tablets y ordenadores por el teletrabajo y el confinamiento, los fabricantes de estos componentes se centran en satisfacerla, desviando los suministros que también necesita la esfera automotriz.

Según Nikkei, Honda empezará reduciendo la producción en unas 4.000 unidades este mes, pero los expertos vaticinan que a partir de febrero la situación se volverá más insostenible, afectando a decenas de miles de vehículos solo en Japón.

La pandemia de coronavirus hizo que la demanda y la producción de automóviles cayera durante la primera mitad de 2020. En ese momento, los fabricantes de automóviles recortaron temporalmente los pedidos de semiconductores y los proveedores de chips modificaron los planes de producción.

Ahora, cuando la demanda se está reactivando más de lo previsto-sobre todo en China- proveedores como Samsung Electronisc, NXP Semiconductors, SMIC o TSMC (el mayor fabricante del mundo y que cuenta con Apple y Qualcomm entre sus clientes), no dan abasto.

Honda Swindon

En este punto nos encontramos con una demanda muy concentrada, por lo que cualquier incidencia en Asia afecta a toda la cadena de valor. A esto se suma que los coches cada vez precisan de más electrónica.

En Alemania, Volkswagen también anunció el mes pasado que recortará la producción en China, América del Norte y Europa debido a la escasez de chips.

A esta carencia hay que añadir un probable aumento de precios. El proveedor holandés de chips para automóviles NXP Semiconductors ha advertido que debe aumentar los precios de todos los productos debido a un "aumento significativo" en los costos de los materiales y a una "severa escasez" de chips.

Otros fabricantes de chips en Taiwán, incluidos UMC y VIS, también han aumentado los precios de producción, y en el caso de DB HiTek de Corea del Sur, los precios han subido hasta un 20 % a pesar de que sus fábricas funcionan al 100 % de su capacidad, explica Gizmochina.

Electronica

Por lo tanto, se espera que la escasez de suministro en el mercado provoque un aumento en los precios de los sistemas de memoria y semiconductores, una posible disminución de la producción de vehículos y un aumento de precio de los mismos a lo largo de 2021.

En este escenario, la Unión Europea quiere ponerse las pilas y a finales de 2020 anunció que emplearán parte de los fondos europeos de recuperación de la COVID-19 para impulsar esta industria en el Viejo Continente.

En Motorpasión | El Emelba 7 fue un SEAT Ibiza transformado en Chrysler Voyager y que sorteó el Corte Inglés

Temas
Comentarios cerrados
Inicio