Compartir
Publicidad
Publicidad

Estados Unidos (y sus coches) reducirán mucho su sed

Estados Unidos (y sus coches) reducirán mucho su sed
Guardar
125 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estados Unidos, ¡quién te reconoce! El Gobierno de Barack Obama ha impulsado la primera reglamentación federal, de obligado cumplimiento, para que los fabricantes de turismos, todoterrrenos y pick-up ligeros reduzcan las emisiones y los consumos. Este país es uno de los más sedientos del Planeta.

A partir de los modelos 2012, los consumos medios de la gama deberán equivaler a 8,4 l/100 km (gasolina), traducido a sistema europeo. El DOT (Departamento de transporte), la NHTSA (Administración de seguridad vial y autopistas) y la EPA (Agencia de protección ambiental) se han puesto a acuerdo en esta materia.

El consumo medio se irá reduciendo año tras año hasta 2016, cuando el objetivo de consumo medio será de 6,9 l/100 km. Eso equivale a un descenso del consumo medio del 5% anual. Así, el país norteamericano adopta el ejemplo europeo: todos los fabricantes deben reducir sus emisiones medias.

2012 Ford Focus

No obstante en EEUU se levantará la mano a fabricantes de “poco” volumen, con menos de 400.000 unidades, es decir, casi todos los europeos. Dicho sea de paso, estos fabricantes ya llevan inercia en reducir consumos y emisiones, pues su principal mercado es el europeo y aquí ya se han aplicado el cuento.

Las cifras asustan. Se habla de un ahorro potencial de 3.000 dólares en combustible en la vida útil de cada vehículo y que el país deje de consumir 1.800 millones de barriles de petróleo (cada barril son 115 litros (US dry barrel), echad cuentas).

Se dejarían de emitir 960 millones de toneladas de dióxido de carbono, el equivalente a retirar de la circulación 50 millones de turismos, todoterrenos y pick-up ligeros de sus carreteras en 2030. Desde luego se han marcado unos objetivos muy ambiciosos. Ahora bien, ¿podrán alcanzarlos?

2011 Chevrolet Volt

La industria norteamericana del automóvil, cuando se lo propone, puede hacer maravillas. El principal escollo es convencer a la población de que no pierde virilidad sexual por tener un cuatro cilindros en línea, o un híbrido, o un diesel de bajas emisiones (Clean Diesel).

Hay muchas formas de bajar los consumos: híbridos, motores flexibles (E85, GNC...), vender más motores diesel, sacar modelos de muy bajo consumo, mejorar aerodinámica, pesos, transmisiones con relaciones largas, coches eléctricos (emisiones cero), reducir las cilindradas, sobrealimentar…

Hace tiempo que se han mentalizado que el caballo grande, ande o no ande, no es el camino a seguir. Los coches eficientes ganan mucho protagonismo en dicho país, sobre todo después de haber visto los surtidores a más de cuatro dólares el galón (para ellos un precio altísimo). Los tiempos cambian, para ellos también.

2011 Ford Mustang GT

Hasta coches como el Ford Mustang se están volviendo eficientes, y se pueden permitir el “lujo” de tener pocos modelos con motores más gastones, si a cambio venden muchos modelos que emitan poco, de lo contrario, las matemáticas no van a salir. No es el fin de facto de los muscle car, pero deberán adaptarse.

No es descabellado pensar en un Camaro o un Charger con esquemas semihíbridos, o adaptados a E85 de serie, o con motores de alta potencia específica (más de 100 CV por litro). Desde luego los coches de gran volumen son quienes más van a notarlo, serán los más afectados.

Europeos, japoneses y coreanos parten con una envidiable ventaja. Ya saben hacer coches eficientes, y si encima se los demanda el mercado, lo tienen muy fácil para cumplir con esta regulación. Los tres grandes de Detroit (Chrysler, GM y Ford) ya pueden ir espabilando, más rápido que de costumbre…

Fuente | NHTSA
En Motorpasión | Motores americanos: se acabó el caballo grande, ande o no ande

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos