Limitar el uso de los coches eléctricos y hasta de las lavadoras: el drástico plan de Suiza en caso de emergencia energética

Limitar el uso de los coches eléctricos y hasta de las lavadoras: el drástico plan de Suiza en caso de emergencia energética
18 comentarios

En el contexto actual de crisis energética que atraviesa Europa, Suiza está estudiando aprobar una serie de medidas restrictivas que limitarían el uso de electricidad para garantizar el suministro básico “en caso de emergencia grave”, e incluyen restricciones a la circulación para los coches eléctricos.

En línea con las que también preparan otros países como Alemania, las medidas que estudia el Consejo Federal Suizo, aún en fase de borrador, se dividen en cuatro fases de escalada y están estudiadas, según el texto, “para evitar cortes de energía” en un caso extremo. Las repasamos.

Límites al uso del coche eléctrico e incluso de las lavadoras

Chuttersnap Xjlshl0hiik Unsplash

En el borrador de la "Ordenanza sobre Restricciones y Prohibiciones en el Uso de Energía Eléctrica", que se encuentra al final de su fase de consulta, ​​se recogen restricciones y prohibiciones de uso de la electricidad, cuotas y los cortes de energía que adoptará el país en caso de experimentar una emergencia grave en cuanto a escasez de energía.

Estas medidas, que se han propuesto en cooperación con el sector empresarial, los cantones y otros círculos interesados, vendrían a complementar las que el Consejo Federal lleva imponiendo desde el pasado mes de febrero para mejorar la seguridad del suministro eléctrico.

Entre otras, la implementación de reservas de energía hidroeléctrica, la creación de centrales eléctricas de reserva o el aumento del voltaje de la red de transmisión.

Suiza depende en gran medida de la energía hidroeléctrica para satisfacer sus necesidades, ya que esta fuente representa aproximadamente el 60 % de la energía del país y su producción se ralentiza notablemente los meses de invierno. Pero también importa electricidad de sus vecinas Francia y Alemania: si estos países sufren cuellos de botella, Suiza también lo notará.

En este contexto, y como sucede en el resto de una Europa preocupada por su seguridad energética tras quedar en evidencia su dependencia de Rusia desde el pasado mes de febrero, en la actualidad son varios países del Viejo Continente los que tratan de avanzar a marchas forzadas para tratar de diversificar sus suministros y evitar los posibles (y temidos) apagones.

Suiza Night

La “Ordenanza sobre Restricciones y Prohibiciones en el Uso de Energía Eléctrica” suiza, que incluye medidas para los ámbitos público y privado, se divide en cuatro fases de la escalada. Y en la tercera, encontramos las restricciones a la movilidad eléctrica.

Según el borrador, "el uso privado de automóviles eléctricos solo estará permitido para viajes absolutamente necesarios (por ejemplo, ejercer la profesión, ir de compras, visitar al médico, asistir a eventos religiosos, asistir a citas judiciales)".

Además, el gobierno suizo recoge en el borrador la limitación de la temperatura de los edificios públicos “a no más de 20º” y también estudia pedir a los ciudadanos “que limiten la temperatura de sus lavadoras a no más de 40º”. Asimismo, y en caso de entrar en una fase crítica, se pedirá a las empresas suizas que cierren dos horas antes de su horario habitual.

Zurich

Otras medidas recogidas en el texto para restringir el uso de energía son la posible prohibición de conciertos, representaciones teatrales y eventos en la próxima primavera si la situación empeora. El plan energético suizo también incluye medidas como el apagado de las escaleras mecánicas e incluso la prohibición de la minería de criptomonedas.

Próximamente, veremos si sale o no adelante. De ser así, solo entraría en vigor si se declarase una emergencia energética grave en el país.

Mientras tanto, otros países europeos como Francia o Alemania también han puesto en marcha ya un plan de ahorro energético para contener el consumo eléctrico y asegurarse el suministro. Por ejemplo en Alemania, las piscinas privadas ya no se pueden calentar con gas o electricidad, y las oficinas solo pueden calentarse a un máximo de 19º.

Temas