Hacen falta más puntos de carga y más producción de energía. Una posible solución con luces y sombras: los árboles solares

Hacen falta más puntos de carga y más producción de energía. Una posible solución con luces y sombras: los árboles solares
4 comentarios

La empresa londinense SolarBotanic Trees acaba de presentar su prototipo de estación de carga solar con forma de árbol, al que ha denominado “Energy Tree”, y que pretende servir en un futuro para recargar vehículos eléctricos mientras proporciona sombra. Además, puede hacer las veces de acumulador de energía.

Cada “árbol energético” de SolarBotanic (cuyo diseño está inspirado en los árboles reales) mide unos 5 m de alto y otros tantos de diámetro, cuenta con nanotecnología fotovoltaica en forma de hojas en 3D, utiliza células solares de película fina resistente a las inclemencias del tiempo y tiene una capacidad de generación de energía de 5 kw.

Esculturas solares para cargar coches eléctricos… y alimentar hogares

Estos árboles solares llevan en desarrollo casi cinco años y, según Solar Botanic, son flexibles y están diseñados para funcionar en cualquier estación, gracias a su “combinación de nanohojas y cintas piezoeléctricas”. Además, aseguran que un solo árbol "puede producir suficiente energía para alimentar una casa de tres habitaciones".

Aunque esto último dependerá de muchos factores, como por ejemplo los equipos que albergue dicha casa y sus necesidades energéticas.

La empresa SolarBotanic, con sede en Reino Unido, ha desarrollado sus “árboles energéticos” a través de Co-Innovate -un programa de apoyo a pequeñas y medianas empresas que colabora con la Universidad Brunel de Londres-, el Centro de Tecnología de Fabricación (MTC) de Coventry y la Universidad de Sheffield, quien está siendo la encargada de realizar las distintas pruebas de campo con los primeros prototipos.

Si los planes de SolarBotanic Trees se cumplen, su árbol solar de primera generación podría estar disponible a principios de 2023, y la empresa afirma que “será asequible una vez que se produzca en masa”. En este sentido, afirman que el árbol solar puede conectarse y formar parte de una red local, o puede usarse para alimentar la red principal.

Arbol2

Por el momento en la web de la empresa se especifica que está prevista una nueva ronda de financiación para el inicio de la producción comercial y que todavía “se están llevando a cabo negociaciones con los principales socios de la cadena de suministro para la fabricación, la logística de la instalación y la asistencia técnica”.

El mercado objetivo de la empresa será en primer lugar "la carga rápida de vehículos eléctricos para hogares, empresas y aparcamientos comerciales" según apuntan en un comunicado, en un concepto similar al que ya presentó en su día la Start-up Smartflower (en este caso la forma es de “flor” y tiene una potencia de 4 kw).

Arbol3

Si la empresa consigue aumentar el rango de potencia de estos árboles energéticos, dotarlos de una garantía ampliada y venderlos a un precio asequible/razonable, estaremos ante una solución práctica y original para cualquier propietario de un coche eléctrico o híbrido enchufable.

Respecto a las placas solares convencionales estos árboles ganan algunos enteros como, por ejemplo, que ocupan menos espacio al ser estructuras verticales. Por supuesto, también en términos de diseño.

Aunque en este punto, sobre gustos no hay nada escrito. Y es que muchos verán estas estaciones de carga como un aspecto más de "las ciudades hipertecnológicas y desnaturalizadas del futuro", en las que los árboles de verdad, con una eficiencia probada como "pulmones del ecosistema" podrían tener como sustitutos a este tipo de esculturas artificiales.

Cargar

Por otra parte, en el contexto global en el que nos encontramos, sumidos en la transición hacia la movilidad eléctrica, que hacen falta más cargadores y una mayor producción de energía es un hecho.

Quizá los árboles y las estructuras artificiales de doble propósito como estos cargadores solares puedan convivir en armonía. Al menos, utilizan energía limpia para funcionar.

Por el momento, las reinas de las estaciones de carga para los hogares son las tipo wallbox, que se alimentan de la red eléctrica y no de la luz solar: aunque son “menos estéticas” y no sirven como acumuladores... son más pequeñas y bastante más potentes. En definitiva, más prácticas.

¿Y en espacios públicos como por ejemplo centros comerciales? Aquí este tipo de sistema sustentado por energía limpia quizá tendría más oportunidades de éxito, igual que en espacios privados de tipo residencial, por ejemplo. Veremos si en próximas fases el proyecto consigue echar raíces.

Temas
Inicio