Una naviera noruega se niega a llevar coches eléctricos e híbridos en sus barcos por miedo a que salgan ardiendo

Una naviera noruega se niega a llevar coches eléctricos e híbridos en sus barcos por miedo a que salgan ardiendo
26 comentarios

Después de que el incendio de un patinete provocase el pánico en el vagón de un tren de cercanías, Cataluña decidió cortar por lo sano y prohibió los patinetes eléctricos en todo el transporte público.

El motivo de la prohibición fue el riesgo de que las baterías de litio de los vehículos de movilidad personal salgan ardiendo y la dificultad que supone controlar un fuego de este tipo.

Solo unas semanas después, el mismo motivo ha llevado a una naviera noruega a prohibir el transporte de coches eléctricos en sus barcos. El objetivo es evitar que se produzca un desastre como el del barco Felicity Ace y los cientos de coches que acabaron en el fondo del mar por culpa de un incendio incontrolable.

Ni eléctricos, ni híbridos, ni de hidrógeno

Havila Krystruten 5

Hace poco menos de un año, el carguero Felicity Ace salió ardiendo en pleno océano Atlántico. En su interior viajaban cerca de 4.000 vehículos que acabaron en el fondo del mar unas semanas después, cuando el barco se hundió.

Fue imposible apagar el fuego, que permaneció activo durante varios días. El foco fueron las baterías de litio de varios de los coches eléctricos que se encontraban a bordo y ya sabemos lo complicado que es controlar un incendio de este tipo en tierra firme, por lo que en alta mar fue directamente inviable.

Con el incendio y posterior hundimiento del Felicity Age se perdieron cerca de 4.000 coches, entre los que había decenas de Porsche, Bentley y Lamborghini. Por suerte, los pocos miembros de la tripulación pudieron ponerse a salvo enseguida, pero la pérdida material fue millonaria.

Havila Krystruten 1

Y es que hace falta mucho tiempo y mucha agua para apagar el incendio de cualquier vehículo eléctrico con baterías de litio. Un patinete eléctrico puede suponer un gran problema, de ahí que Cataluña los haya prohibido en el metro o los trenes de cercanías, pero un coche eléctrico con unas baterías mucho más grandes puede convertirse en una auténtica pesadilla. Y en el medio del mar todavía puede ser peor.

Ya hay quien plantea prohibir la entrada de coches eléctricos a los aparcamientos públicos por este motivo y una naviera noruega acaba de vetar este tipo de vehículos en sus barcos.

Se trata de la compañía Havila Krystruten y sus barcos cubren varios trayectos por las costas de Noruega. En algunos de ellos se puede viajar con el coche a bordo, pero, a partir de ahora, no podrán subir los modelos que sean 100% eléctricos, híbridos y de pila de combustible de hidrógeno.

Baterias

Es una decisión llamativa, sobre todo, si tenemos en cuenta que Noruega es el líder mundial en coches eléctricos, pero la empresa no quiere exponerse al riesgo de que un modelo electrificado salga ardiendo en su bodega:

“Havila Kystruten ha solicitado una evaluación externa sobre el transporte de automóviles y vehículos de motor a bordo de los cruceros costeros de la empresa. Proactima AS ha llevado a cabo el análisis de riesgo y Havila Kystruten ha decidido permitir únicamente vehículos de motor que utilicen combustibles fósiles en puertos seleccionados a lo largo de la ruta costera. Esto significa que los coches eléctricos, híbridos y de hidrógeno no se pueden transportar a bordo”.
Havila Krystruten 6

La propia empresa aclara que, de acuerdo a este informe de seguridad, su tripulación está preparada para hacer frente a un posible incendio en vehículos que se alimentan con combustibles fósiles, pero no podría manejar un posible incendido de modelos electrificados.

“Un posible incendio en coches eléctricos, híbridos o de hidrógeno requerirá esfuerzos de rescate externos y podría poner en riesgo a las personas a bordo y a los barcos. Nos tomamos la seguridad muy en serio y, naturalmente, este es un riesgo que no estamos dispuestos a correr bajo ninguna circunstancia”.

Paradójicamente, Havila Kystruten utiliza cuatro barcos híbridos que pueden moverse en modo completamente eléctrico o con motores alimentados con gas natural líquido. Cuando funcionan exclusivamente en modo eléctrico, estos barcos recurren a las que, según la naviera, son “los paquetes de baterías más grandes jamás instalados en un barco de pasajeros”.

Hyundai Ioniq 5 2

Cada uno de estos cuatro barcos utiliza un paquete de baterías suministrado por la empresa Corvus que pesa 86 toneladas y tiene una capacidad de 6,1 megavatios hora. Es inevitable preguntarse qué pasaría si estas baterías salen ardiendo en medio de los fiordos noruegos, pero la naviera ha dejado claro que lo tienen todo bajo control:

“Lo más importante para nosotros es garantizar la seguridad. Nuestros barcos están construidos con sus propios paquetes de baterías y se instalan de acuerdo con los requisitos actuales de seguridad contra incendios en los barcos. Esto significa que nuestras baterías están separadas en salas aisladas e ignífugas, con sistemas específicos de protección contra incendios”.
Volkswagen Id 4

No obstante, Havila es consciente de lo importante que es para muchos noruegos poder viajar con su coche en estos cruceros, por lo que está trabajando para buscar soluciones que minimicen el riesgo de transportar vehículos eléctricos en el futuro.

Mientras tanto, su decisión marca un precedente y vuelve a poner sobre la mesa el riesgo de incendio de las baterías de litio de los coches eléctricos, un problema para que el todavía no existe solución, más allá de que los bomberos se armen de paciencia, como hemos visto en varias ocasiones.

Temas