Se acabó lo de llevar el patinete eléctrico en el tren o el autobús en Cataluña. Al menos de momento

Se acabó lo de llevar el patinete eléctrico en el tren o el autobús en Cataluña. Al menos de momento
6 comentarios

Hace un mes, el incendio de un patinete provocó el pánico en el vagón de un tren de cercanías en Sant Boi de Llobegrat, en Barcelona. Su batería de litio salió ardiendo de forma espontánea y obligo a parar el convoy para evacuar el vagón.

El incidente del patinete eléctrico se saldó con cinco heridos y daños materiales en el tren, que pertenecía a Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC). Pero no fueron las únicas consecuencias porque ahora, la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) ha prohibido los patinetes eléctricos en todo el transporte público.

Durante los próximos seis meses

Patinete 5

Mucha gente complementa a diario sus desplazamientos en transporte público con un Vehículo de Movilidad Personal (VMP), es decir, con un patinete, generalmente eléctrico. De esa forma, es posible completar los recorridos más allá del trayecto que cubre el tren o el autobús.

La mayoría de patinetes eléctricos pueden plegarse para facilitar su transporte y, aunque tienen el inconveniente del peso, es relativamente cómodo llevarlos encima y no ocupan mucho espacio. De hecho, una buena parte de sus usuarios se los lleva hasta su lugar de trabajo o el gimnasio.

Patinete 3

Esa facilidad para aparcarlos y llevarlos encima son algunas de las ventajas que han hecho que este tipo de vehículos sean tan populares. Aunque, por supuesto, tienen sus riesgos, hasta el punto de que el Reglamento General de Circulación (RGC) los ha tenido en cuenta en su última actualización, que entrará en vigor el próximo 2 de enero de 2023 e incluye nuevas señales para estos vehículos. También tendrán un certificado obligatorio y otros requistos para circular.

De la misma forma, la experiencia de los últimos años con los patinetes eléctricos ha hecho que la Autotitat del Transport Metropolità (ATM) también ponga en marcha una normativa específica para regular su uso. En este caso, para prohibirlos directamente en los trenes y autobuses de Cataluña.

Patinete 1

De momento, se trata de un prohibición con carácter temporal; en principio, estará vigente durante seis meses, según cuenta La Vanguardia, el plazo que la ATM necesitaría para redactar una normativa permanente que podría alargar la prohibición de forma definitiva o introducir restricciones en el uso de los VPM eléctricos.

Hasta entonces, queda descartada la posibilidad de viajar en tren, metro o autobús con un patinete eléctrico a cuestas para evitar situaciones como la que se vivió el pasado 17 de noviembre con el incendio del patinete en el cercanías a la altura de Sant Boi de Llobregat.

Patinete 8

Hasta ahora, no había ninguna ley que regulase su uso de los VPM eléctricos en el transporte público. Puede que dentro de seis meses la normativa definitiva sea más laxa, pero, hasta entonces, todos los que utilizan el patinete eléctrico como complemento al transporte público en Cataluña deben buscar una alternativa.

Esta normativa no afecta al resto de dispositivos con batería que lleva prácticamente todo el mundo encima, como el móvil, una tablet, un ordenador portátil, un libro electrónico, unos auriculares portátiles o una videoconsola. También deberían estar exentas las sillas de ruedas eléctricas.

Temas