Compartir
Publicidad

Una cantera para la Fórmula 1 gracias a una marca de bebidas energéticas, ¿buena o mala?

Una cantera para la Fórmula 1 gracias a una marca de bebidas energéticas, ¿buena o mala?
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A todos nos han dicho alguna vez que lo importante no es ganar, sino participar. ¡Mentira! Seamos realistas, todos queremos ganar sea a lo que sea, hasta a las canicas. No estamos programados para aceptar la derrota y mucho menos para ver cómo a nuestro compañero de equipo le dan un asiento en Red Bull cuando tu rendimiento ha estado a la altura pero tú has tenido mala suerte. Pero bueno, si eres uno de los pupilos de Helmut Marko, es algo a lo que estás expuesto.

La llegada de Red Bull revolucionó la Fórmula 1 tal y como se conocía en ese momento. De base, en su segundo año, ya tenían dos equipos. La posibilidad de tener un filial en la que formar a sus pilotos antes de llegar al equipo era una ventaja, pero también un reto.

El Red Bull Junior Team nació en el año 2001 con el objetivo de buscar los futuros Campeones del Mundo de Fórmula 1. Talentos ocultos de todo el mundo pueden recibir ayuda profesional para continuar con su entrenamientos en todas las área relevantes del mundo del motor. Para ello, desde la organización se les facilita la presencia en diversas categorías y se asumen los costes de su carrera deportiva. Es una especie de mecenazgo moderno.

Christian Klien Red Bull

Eso sí, a los pilotos que entran en el programa se les gestiona la carrera deportiva en su totalidad. Es decir, los pupilos tienen que seguir las directrices que se les marcan y conseguir objetivos, especialmente eso, obtener resultados. Para ello, por el camino, se les somete a mucha presión para que rindan al máximo nivel.

El primer piloto en llegar a la Fórmula 1 con el método Red Bull fue Christian Klien en 2004 pero no fue hasta 2008 en Monza cuando uno de esos pilotos logró subir a lo más alto del podio. Lo consiguió Sebastian Vettel con Toro Rosso, en el Gran Premio Italia. El piloto alemán ha sido hasta hace poco el mayor orgullo del Red Bull Junior Team. Cuatro Campeonatos del Mundo junto a Red Bull en el que batió todos los récords establecidos y en el que tanto el equipo Red Bull como el propio Vettel consiguieron auparse al más alto nivel.

Demasiada presión

Jaime Alguersuari Box Toro Rosso

Pero no todo han sido luces en los últimos años dentro del programa. Una de las figuras más relevantes del equipo Red Bull y encargado del programa de jóvenes pilotos es Helmut Marko. Un antiguo piloto de carreras que llegó a ganar las 24 Horas de Le Mans en 1971 con un Porsche 917. En el Gran Premio de Francia de 1972 tuvo un fuerte accidente en el que perdió la visión de un ojo y que puso fin a su carrera deportiva.

En más de un ocasión- y en casi todas de ellas estando ya fuera del programa- hay pilotos que han criticado que la presión a la que les sometía era excesiva. En especial, señalaban a Marko como el protagonista de una historia de terror en la que ellos eran los protagonistas que no conseguían triunfar por culpa de sus exigencias.

El piloto que más ha hablado de ello ha sido Jaime Alguersuari. El catalán llegó al programa de jóvenes pilotos en 2006 y fue uno de los pocos afortunados que consiguieron llegar a la Fórmula 1 de la mano de Red Bull. El 1 de julio de 2009 debutaba en el equipo Toro Rosso en el GP de Hungría como compañero de Sébastien Bourdais.

Tras cuarenta y seis grandes premios como parte de la escudería de Faenza, Red Bull decidió dar por finalizada su etapa en la F1, y Alguersuari puso fin a su contrato con Red Bull.

Jaime Alguersuari: "Nunca había agua clara allí, nunca te decían nada bueno si lo hacías bien, no había buenas caras, no había feeling. De todas maneras, de aquella gente me podía esperar lo peor porque veía las maneras. Pero no me imaginaba un futuro sin Red Bull y ahora sin explicación no continúan conmigo".

Durante sus años dentro del equipo Jaime tuvo varios enfrentamientos directos con Helmut Marko pero quizá el más sonado fue durante el GP de Corea 2011 cuando supuestamente obstaculizó a Sebastian Vettel. El consejo de Red Bull no aceptó que Alguersuari no dejase pasar al alemán y las cámaras- divinas cámaras- captaron la discusión que tuvo lugar en el garaje del equipo Toro Rosso.

Sebastian Vettel, la gran estrella

Vettel Victoria Red Bull

La historia de Sebastian Vettel junto a Red Bull empieza como la del resto. Un joven con habilidades al volante al que Helmut Marko daba caza para su programa en 2002. Después de pasar por varias categorías de promoción, consiguió debutar en la Fórmula 1 junto al equipo BMW Sauber en el GP de Estados Unidos de 2007 tras un fuerte accidente de Robert Kubica en Canadá.

Consiguió una sorprendente octava posición, después de haber salido séptimo, sumando los primeros puntos de su carrera deportiva. A pesar de ser piloto de pruebas de BMW, el equipo le permitió sustituir a Scott Speed en el GP de Hungría de ese mismo año. De hecho, terminó la temporada junto a los de Faenza, que no tardaron en anunciar su incorporación al equipo de forma oficial en 2008. Ese mismo año llegó su primera victoria junto a Toro Rosso- y la única hasta el momento para los de Franz Tost-, lo que le dio el pase directo a Red Bull.

El equipo que Sebastian Vettel formó junto a Christian Horner y gracias a los coches de Adrian Newey, les aupó a la élite internacional. Cuatro Campeonatos del Mundo de Constructores y cuatro de Pilotos, todo un logró tan solo al alcance de unos pocos elegidos.

Vettel fue el primer gran triunfo de Helmut Marko. No era raro ver al expiloto charlando alegremente junto al alemán durante los Grandes Premios. A decir verdad, es interesante analizar la forma en la que los pilotos se relacionan con el Doctor. Sorprende ver la tranquilidad con la que lo hacía Vettel y con la que Verstappen le abraza a ahora que contrasta con el respeto y la seriedad con la que lo hacen el resto de sus pupilos, como Carlos Sainz.

Max Verstappen, una joya en bruto

Verstappen Marko Victoria Espana

Como ya os contábamos esta semana, Verstappen era el nuevo reto de Helmut Marko. Su apuesta por subirle a Red Bull podría salirle a la perfección o ser un fracaso absoluto. Su victoria en el GP de España le dio la razón que los especialistas le habían puesto en entredichos en las semanas previas al gran día.

Siempre es más fácil hablar a posteriori, pero Max Verstappen ha conseguido llegar hasta lo más alto con tan solo 18 años y que aún tiene toda una carrera deportiva por delante para seguir sumando victorias y quién sabe si títulos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos