Compartir
Publicidad
Publicidad

Mi Gran Premio de Austria 2014: Nico Rosberg continúa su racha

Mi Gran Premio de Austria 2014: Nico Rosberg continúa su racha
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Lo sé, Nico Rosberg no ganó en Canadá, pero en este campeonato más que nunca, y en Mercedes concretamente, lo fundamental es superar a tu compañero de equipo en cada carrera. Eso es lo que acabará dando el título de Campeón del Mundo a Rosberg o Hamilton, y hay que reconocer que estamos en una fase en la que el piloto alemán está consiguiendo un colchón que le permite afrontar las carreras con una mentalidad mucho más acorde a sus virtudes como piloto.

Lo más sorprendente de la carrera fue seguramente ver como Williams aguantó el ritmo de carrera de los Mercedes durante buena parte de la carrera, haciendo pensar a muchos que de haberse arriesgado un poco más con la estrategia, podrían incluso haberle disputado la victoria. Yo no soy tan optimista en ese sentido. De haberse arriesgado a replicar la estrategia de Mercedes, probablemente Williams hubiera sufrido mucho con las gomas, como ellos mismos han reconocido. Y tampoco es ningún misterio que es uno de los equipos que más están sufriendo en ese sentido. ¿Y qué hubieran conseguido en caso de no tener esos hipotéticos problemas de degradación? Pues probablemente, no mucho más de lo conseguido finalmente, pues lucharle la victoria a los Mercedes no parece a día de hoy factible.

Buena prueba de ello es que pese a escoger una estrategia presumiblemente conservadora, pero que les permitió hacer los stints que tenían previamente calculados, y por lo tanto aprovechar las gomas de la mejor forma posible, buena parte de la carrera vieron como Fernando Alonso con su Ferrari les iba comiendo terreno vuelta a vuelta. Y no nos engañemos: por muy buena carrera que hiciera Alonso el domingo (ahora vamos a ello), que un Williams sufra para mantener la distancia con un Ferrari, hace pensar que no hubieran estado para lucharle la victoria a los Mercedes. Pero vaya, entiendo que haya quien pida haber sido más agresivo con la estrategia, que una posible victoria bien lo merecía, al menos con uno de los dos coches. Eso sí: si en Williams, con datos en la mano, tenían tan claro desde el primer momento que no podían disputarle la victoria a Mercedes, habrá que confiar un poco en los conocimientos de los ingenieros, ¿no?

Valtteri Bottas

Mercedes sigue mandando

Porque Mercedes, nos guste o no, sigue con su campeonato particular. Parecía que Hamilton podía tener una carrera complicada remontando, pero una salida extraordinaria lo puso en la lucha por la victoria desde la primera vuelta. Ahora bien: Rosberg volvió a mostrar unos nervios de hierro, y manejó la carrera como si el que llevara detrás no fuera, nuevamente, su compañero de equipo con ganas de poner fin a eso de acabar por detrás de él. El único momento complicado que tuvo Rosberg, y que para mí fue un error del box de Mercedes, fue llamarle para hacer su primera parada y reincorporarse a la pista a la estela de Button. Bien podría haber aguantado una vuelta más en pista para eliminar el factor Button, y aún así hubiera logrado materializar un undercut a los Williams. Pero no, entró en ese momento, y al salir perdió tiempo tras el McLaren de Button, que bien podría haberle costado la posición con Hamilton, y probablemente, la victoria final.

Y entonces, ¿por qué Hamilton no salió por delante de Rosberg cuando entró en la vuelta siguiente? Pues hay dos factores importantes. Uno de ellos, mérito del propio Rosberg: fue capaz de quitarse de encima a Button con relativa rapidez, tirándose decididamente en la primera frenada que pudo. Cierto es que Button no opuso ninguna resistencia, pues tenía claro que esa no era su carrera. La otra, fue que la parada de Hamilton fue 1 segundo más lenta que la suya. Y no solo esta diferencia en boxes se produjo en la primera parada, sino que en la segunda de ambos volvió a existir la misma diferencia. Son detalles que, ante tanta igualdad, acaban marcando la diferencia exacta entre ganar o acabar segundo.

Carrerón de Fernando Alonso, decepción de Red Bull en casa

Ahora le toca el turno a la soberbia carrera de Fernando Alonso. Tuvo problemas de graining con los superblandos con los que empezó la carrera, pero fue montar los blandos, y el asturiano se marcó la mejor carrera del año con diferencia, firmando dos stints absolutamente espectaculares, girando en muchos momentos más rápido que los Mercedes y los Williams. Debe ser muy frustrante ser consciente de haber firmado una de las mejores actuaciones del año, y que el premio sea un discreto quinto puesto final. Por poner un “pero” a Ferrari, quizás si no hubiera distanciado tanto su segunda parada de la de los Williams, podría haber estado algo más cerca. En cualquier caso, tener que ahorrar gasolina en el tramo final de carrera acabó con cualquier posibilidad de cazar por lo menos a Massa, cosa que parecía que tenía hecho.

Fernando Alonso

Del desastre de Red Bull en casa, poco más se puede añadir de todo lo leído ya. Definitivamente, éste no está siendo el año de Sebastian Vettel. La desgracia se está cebando con el tetracampeón, y tampoco él parece acabar de sentirse cómodo con las exigencias de estos nuevos monoplazas. Ahora bien, insinuar que sus actuaciones en este 2014 devalúan los 4 títulos conseguidos por el alemán, es de auténtico chiste. Vettel fue capaz de llevar un cochazo a un nivel superior, y ese mérito no lo puede desmerecer nunca nadie. Que ahora tenga problemas en adaptarse a otro tipo de conducción, nos está mostrando otros aspectos o incluso carencias de Sebastian, pero nunca pueden poner en duda lo gran piloto que puede llegar a ser con un coche a su gusto. Hay pilotos más versátiles para hacerlo notablemente bien con casi cualquier coche, pero sin ser capaces de llegar nunca a ser excelentes con ninguno de ellos, y otros que les cuesta más sacar rendimiento a coches que no les hacen sentir cómodos, pero que a la que se sienten cómodos con un monoplaza son pilotos especialmente rápidos. Vettel esté probablemente en este segundo grupo, como también lo esté seguramente Raikkonen.

Para terminar, me gustaría hacer una mención al Red Bull Ring. Además de ser un circuito precioso plásticamente, es todo un placer ver un trazado en el que cualquier mínimo error de pilotaje se paga caro. Y todo esto solo con 9 curvas. No se necesitan grandes diseños ni curvas de radios imposibles. Se trata de circuitos con carácter. Sin más. Ojalá lo tengamos muchos años más en el calendario.

Nos leemos después de Silverstone por aquí, o durante la espera en mi twitter (@smarcusf1).

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos