Publicidad

Para desbancar al coche eléctrico puro y ser el combustible del futuro, el hidrógeno se enfrenta a muchos retos

Para desbancar al coche eléctrico puro y ser el combustible del futuro, el hidrógeno se enfrenta a muchos retos
63 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

La movilidad está en medio de un impás: de los combustibles fósiles hemos pasado a las baterías de iones de litio de los coches eléctricos, para posteriormente darnos cuenta de que necesitamos también alternativas al litio y a la electricidad. Aquí es donde el hidrógeno juega un papel importante a través de las pilas de combustible, y lo ha demostrado.

Los mejores ejemplos los encontramos en el Toyota Mirai y en su camión de hidrógeno, en el Nikola Tre, en el Hyundai Nexo o en el Mercedes-Benz GLC, que aterrizó a finales de 2018 en Alemania. Pero tienen muchos retos que superar.

Las ventajas del hidrógeno frente a la electricidad

Recarga rápida: con el hidrógeno el tiempo para una recarga completa es casi el mismo que el de combustible.

Autonomía: la pila de combustible permite autonomías de hasta 600 km: la primera generación de pila de combustible de Hyundai llegaba casi a los 430 km, mientras que esta segunda generación, con el Nexo, se queda muy cerca de los 600 km.

Desventajas

Puntos de recarga: al igual que ocurre con la infraestructura de recarga de coches eléctricos en España, las hidrolineras son muy, muy escasas. Mientras que en Alemania y California hay más de medio centenar, en Reino Unido se han construido alrededor de 20 y en Francia 15. Pero en España solo hay seis.

Coste por kilo de hidrógeno: el precio del hidrógeno se sitúa entre los 9,5 y 10 euros por kilogramo, lo que equivale a unos 100 km de autonomía.

Coste del vehículo: aunque cada vez disminuyen más los costes de producción, los coches impulsados por hidrógeno aún son caros. La culpa la tienen los materiales que precisa la pila de combustible para su fabricación (como el platino), algo que comparte con las baterías de iones de litio.

Recordemos que en las pilas de combustible, la electricidad es generada directamente por combinación química y entre los productos de la reacción se obtiene agua por combinación del hidrógeno y el oxígeno. De esta manera se produce la energía eléctrica, que permite impulsar al coche mediante un circuito eléctrico.

El Toyota Mirai, que aún no se vende en España, ronda los 60.000 euros en Europa. Sin embargo, hace unos meses la firma nipona aseguró que podrá vender coches de hidrógeno al mismo precio que un híbrido en 2025. ¿Cómo? Aseguran que a través de una tecnología más eficiente y sustancialmente más barata de producir.

Los avances de las marcas

Algunas consultoras prevén un avance imparable de este gas inodoro e incoloro y apuntan a que podría suponer una quinta parte de la energía final total consumida para 2050.

Los camiones que dicen 'hola' al Tesla Semi

Nikola Tre

Dos años después de que la compañía Nikola presentara su propuesta de camión eléctrico, el Nikola One, anunció un camión impulsado por hidrógeno para Europa: Nikola Tre. Se trata de un camión diseñado específicamente para el mercado europeo y que podría estar listo para producción en 2022 o 2023, aunque empezará a probarse en 2020 en Noruega.

Esta propuesta eléctrica alimentada por hidrógeno (pila de combustible) cuenta con un diseño más convencional que los Nikola One y Two y, además, ofrecerá varias configuraciones, con tracción 6x4 o 6x2, con potencias de entre 500 y 1.000 CV, y autonomías que variarán entre los 500 y los 1.200 kilómetros.

Toyota Camion Hidrogeno

Por su parte, el camión de Toyota equipado con dos motores de Toyota Mirai ya comenzó a hacer satisfactorias pruebas entre los puertos de Los Ángeles y Long Beach.

La motorización tal y como está configurada actualmente es capaz de producir unos más que generosos 675 CV y 1.800 Nm de par motor para mover 36.000 kg de peso. Con los tanques de hidrógeno cargados al máximo la autonomía máxima actual asciende a 320 km, además del aporte eléctrico de una batería de 12 kWh pero que es demasiado pequeña para aportar autonomía por sí misma.

Hyundai Nexo

nexo

Hyundai fue la primera marca en vender en septiembre de 2018 el primer coche en España impulsado por hidrógeno. Fue el Nexo, que parte de los 69.000 euros y tiene una autonomía de 666 km.

El fabricante surcoreano se anticipaba así a este nuevo SUV con concepts como el Hyundai FE Fuel Cell Concept, que ya prometía 800 km de autonomía y el Hyundai Next-Generation Fuel Cell Concept, con el que encontramos similitudes de diseño.

Toyota Mirai

Toyota Mirai Whec16 03

Toyota ha logrado ser el primer fabricante en comercializar a nivel global un coche propulsado por esta tecnología como es el Mirai, que hace reaccionar el llamado hidrógeno verde (H2) con el oxígeno del aire produciendo la energía eléctrica encargada de accionar al motor que mueve al coche.

La producción del Mirai -con una autonomía de 550 kilómetros- se limita a 3.000 unidades anuales, pero para 2025 esperan que esa cifra sea 10 veces mayor. En Japón, Toyota logró colocar 1.034 de sus Mirai durante 2016.

El Mercedes-Benz GLC de hidrógeno y enchufable

Mercedes Benz Glc F Cell 2018 012

Este modelo de la firma de la estrella es el primer híbrido enchufable de hidrógeno. Con una cuota de 800 euros al mes, este SUV de pila de combustible, y por tanto alimentado por hidrógeno, tiene una batería que se puede recargar de manera externa, como en un híbrido enchufable. Y tiene 486 km de autonomía.

La marca de Daimler anunció en noviembre las primeras entregas de este GLC de hidrógeno a determinados clientes del mercado alemán, que incluyen desde ministerios u organizaciones (NOW y H2 Mobility), hasta grandes compañías como Deutsche Bahn, la principal empresa ferroviaria de Alemania.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir