Publicidad

Fisker abandona por completo el desarrollo de baterías de estado sólido para sus coches eléctricos

Fisker abandona por completo el desarrollo de baterías de estado sólido para sus coches eléctricos
7 comentarios

Fisker se ha dado por vencido en la carrera de las baterías de estado sólido.  Así lo ha confirmado su CEO, Henrik Fisker, en una extensa entrevista a la cabecera The Verge. Las baterías de estado sólido tendrán que esperar, al menos por el momento:

"Es el tipo de tecnología en la que, cuando sientes que estás a un 90 % te das cuenta de que el último 10 % es mucho más difícil que el primer 90 %", ha dicho Fisker.

¿A siete años vista?

Fisker Ev

La start-up ha abandonado "completamente" el desarrollo de esta tecnología al no ver que pueda materializarse tras varios años en la palestra. De hecho, el primer modelo de la marca, el SUV eléctrico Fisker Ocean, monta baterías de iones de litio convencionales.

Según ha reconocido el CEO, a las baterías de estado sólido le faltan "al menos seis años, si no más" para poder ser fabricadas en masa.

Fisker Ocean

Desde Fisker han hecho el cálculo basándose en la suposición de que, una vez se dé con la batería de estado sólido viable, se necesitarían tres años para fabricarla a gran escala y otros tres para ponerla a prueba en test de durabilidad.

Eso como mínimo, asegura.

Hasta hace poco la marca estadounidense seguía anunciando su intención de que el superdeportivo EMotion equiparía baterías de estado sólido. Pero el lanzamiento del modelo se ha ido retrasando precisamente por no conseguir materializar esta tecnología.

China, en lo más alto de la innovación

Nio Et7

En este escenario, la única gran compañía automotriz que ha puesto fecha al estreno de baterías de estado sólido es Toyota, que tendrá un prototipo este año. Claro que hará falta una década para que consiga hacerlas escalables.

Lo cierto es que de momento China lleva la delantera, pues ha presentado hace poco su buque insignia, el Nio ET7, equipado con baterías de estado semisólido; es decir, con electrolito híbrido de solidificación interna.

No se comercializará hasta 2022, pero la nueva batería de 150 kWh ofrecerá 1.000 km de autonomía en el ET7 con una sola carga. Si se consiguen estas cifras con una batería de estado semisólido, ¿qué ofrecerá una de electrolito totalmente sólido?

También hemos visto avances en la UE, donde la compañía suiza Blackstone Research ha recibido una subvención para desarrollar baterías de estado sólido a través de técnicas de impresión en 3D, y de hecho ya ha comenzado a operar en las instalaciones de su fábrica en Döbeln, Alemania.

En Motorpasión | Contra prejuicios y luchas de intereses. Así de complicado e improbable fue la creación de los Toyota GT86 y Subaru BRZ

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio