Compartir
Publicidad

El Fisker EMotion podría retrasar aún más su llegada: las baterías en estado sólido tienen la culpa

El Fisker EMotion podría retrasar aún más su llegada: las baterías en estado sólido tienen la culpa
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mostrado en el CES de Las Vegas 2018, el Fisker EMotion tenía fijada su llegada como modelo de producción en 2020. Pero la fecha de su estreno podría retrasarse aún más según las palabras de Henrik Fisker. El motivo de este aplazamiento lo encontraríamos en el perfeccionamiento de las baterías en estado sólido, una tecnología aún en desarrollo y por la que también han apostado otros fabricantes.

Todavía no sabemos dónde se fabricará el Fisker EMotion, la factoría se anunciará en la segunda mitad de 2018, y hay quien duda de que el proyecto del fabricante estadounidense salga finalmente adelante. No obstante, Henrik Fisker, en una entrevista concedida a Inside EVs, no contempla que su coche eléctrico de altas prestaciones no llegue al mercado.

De hecho, las palabras del presidente de Fisker Automotive aseguran que el desarrollo del nuevo retoño sigue adelante y las baterías en estado sólido han sido las principales protagonistas en estas últimas declaraciones.

La variante de producción se hará esperar aún más

Fisker Emotion

"Tenemos más de veinte meses por delante para desarrollar la mecánica de la variante de producción del Fisker EMotion, aunque podríamos aún retrasar más su lanzamiento para incorporar nuestras baterías en estado sólido desde el principio", ha comentado Henrik Fisker para Inside EVs.

El mandatario asegura que sus científicos han hecho grandes avances en lo que toca a esta tecnología, que se ha convertido en la piedra angular del futuro de los coches eléctricos, al otorgar un rango de autonomía mayor respecto a las baterías de ion litio. Sin embargo, Fisker expone que "todavía hay muchos puntos que deben resolverse" y que "no es tarea sencilla hacerla llegar al mercado, por ello estamos trabajando duro para hacerlo posible".

"Nuestras baterías de estado sólido necesitan menos refrigeración que las baterías de ion litio tradicionales. Actualmente estamos probando nuestras baterías de estado sólido y estamos evaluando su costo", ha añadido Henrik Fisker. Esta tecnología destaca por el uso de celdas flexibles que, según el presidente de Fisker Automotive, será aplicable a otras esferas y no sólo a alimentar los propulsores de los coches eléctricos.

En la diferenciación está la clave

Fisker Emotion

El Fisker EMotion apunta al Tesla Model S como principal rival, aunque ya analizamos en su momento que las estrategias de ambos modelos difieren en varios aspectos. Entre ellas se destacaba la Ultracarga y las propias baterías en estado sólido, además de una producción mucho más limitada y de que, a pesar de contar con sistemas con una autonomía de nivel 4, no dejará de lado el placer de la conducción pura.

Sin embargo, el principal escollo para ver al Fisker EMotion a priori no será la conducción autónoma, al menos así se desprende de las palabras de Henrik Fisker, si no la mencionada nueva generación de baterías. Una tecnología que ya están valorando tanto Porsche, aún sin fecha de estreno, como Toyota, que ha fijado su llegada en modelos de serie para 2022. Parece que Fisker tiene margen.

Gracias a ella, el Fisker EMotion ha anunciado una autonomía real que supera los 640 km y la posibilidad de cargar esta batería en sólo 9 minutos, una cifra que nadie ha puesto encima de la mesa hasta la fecha. Y es que al sedán eléctrico no le queda otra que diferenciarse, ya que llegará al mercado cuando el Posrche Mission E ya estará en el mercado (se estima para 2019), así como el Audi e-tron, que llegará este verano, o el propio Jaguar i-Pace recién estrenado esta primavera. Ninguno de ellos equipa baterías de estado sólido, eso sí.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos