No corras, porque ya ha volado: el Citroën Ami Buggy se agota en menos de 18 minutos

No corras, porque ya ha volado: el Citroën Ami Buggy se agota en menos de 18 minutos
4 comentarios

Este martes 21 de junio Citroën puso a la venta 50 unidades del Citroën My Ami Buggy, la versión playera del microcoche eléctrico del doble chevrón. Y han durado menos que un caramelo en la puerta de un colegio, pues han encontrado dueño en menos de 18 minutos.

En concreto, estos 50 My Ami Buggy se han agotado en 17 minutos y 28 segundos, según asegura la firma en un comunicado. Es decir que a las 00:18 del martes estaban ya todos vendidos.

Se lanzaron únicamente en Francia y podían configurarse desde la web oficial de esta versión. Citroën ha acertado de pleno llevando a producción este concept mostrado el año pasado, aunque iba sobre seguro, ya que hasta 1.800 clientes mostraron su deseo de adquirir esta variante.

Todo un éxito pese a costar 2.000 euros más que el Ami convencional

Citroën Ami Buggy Limited Edition 2022

El Citroën My Ami Buggy se basa en el Ami, que es un cuadriciclo ligero que puede conducirse sin carnet de coche. No obstante se distingue por elementos estéticos propios.

Por ejemplo carece de puertas, que son sustituidas por una estructura tubular con bisagras, y el techo es escamoteable, con una capota de lona que se inspira en los míticos Mehari o los 2CV descapotables. Esta capota es enrollable, impermeable y cuenta con tratamiento anti UV. Cuando se quita se guarda tras los asientos.

La guinda la ponen un alerón de techo y unas llantas de 14 pulgadas en color dorado con cubre bujes decorativos en color negro. Además, cada unidad va numerada y personalizada con el nombre del comprador.

Respecto al prototipo ha perdido las protecciones de los faros específicos, así como las presentes en las defensas. Tampoco encontramos la rueda de respuesto en el techo ni los acentos en amarillo (más allá de alguno en el interior).

Citroën My Ami Buggy Concept
Citroën My Ami Buggy Concept

En lo que se refiere a su mecánica, no hay cambios respecto al Ami convencional, como ocurre con el Cargo, destinado al transporte de mercancías.

Por tanto se mueve gracias a un motor eléctrico de 6 kW (8 CV), que toma su energía de una batería de 5,5 kWh con la que homologa una autonomía máxima de 75 km. Como buen cuadriciclo ligero, su velocidad máxima está limitada a 45 km/h.

El precio del Citroën My Ami Buggy era de 9.790 euros. Es decir, 2.000 euros más caro que la variante normal y el Ami Cargo (7.600 euros). Lo que no ha sido impedimento para que haya volado en minutos. De momento, Citroën no adelanta que tenga planeado ampliar la producción.

El Ami también goza de buena cuota, pues desde que se lanzó en Europa el año pasado ha cosechado más de 21.000 unidades vendidas.

Temas
Inicio